Oración de los fieles – Corpus Christi

Oremos al Padre Celestial que en su Hijo nos ha dado el pan de la vida y el amor y pidamos que nos conceda desear su pan y su reino.

DANOS NUESTRO PAN DE CADA DÍA

• “No solo de pan vive el hombre”. Padre, ayúdanos entender que tus Palabras son de vida, que la Iglesia sepa transmitir al mundo tu evangelio para que a nadie le falte el verdadero sentido de la vida. Que el egoísmo no venza al amor. Oremos.

• “Dadles vosotros de comer”. Que todos sepamos descubrir que el mandamiento fundamental de nuestra fe es el amor y que lo que realizamos con los hermanos más débiles lo estamos haciendo contigo. Que la indiferencia no ocupe nuestro corazón. Oremos.

• “Todos somos uno porque comemos del mismo pan”. Que todos los responsables de la sociedad, la política, la economía y busquen el bien común. Te pedimos hoy por todos los excluidos y descartados del mundo, que se establezcan políticas y acuerdos que favorezcan la dignidad y la igualdad de todos los hombres. Oremos.

• “Unidos en el cuerpo y en la sangre de Cristo”. Mira nuestra comunidad y ayúdanos a romper todo lo que nos separa y potenciar todo lo que nos une y nos solidariza en tus sentimientos, para que amándonos, como hermanos, seamos sacramento de tu presencia real en medio del mundo. Oremos.

• “Estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Te damos gracias Padre por el regalo de la Eucaristía que nos identifica y nos alimenta en nuestro vivir diario. Ayúdanos a saber celebrar con vida y gracia este tesoro, que nuestra vida sea eucarística y nos dejemos habitar por tu presencia sacramental. Oremos.

• Amaos unos a otros”. Ayúdanos a entender la dimensión social y caritativa de nuestra fe. Te pedimos por todos los que están involucrados en proyectos de justicia y caridad, especialmente por todos los que colaboran con Cáritas, para que sigan dinamizando nuestras comunidades en el sentir divino de ser para los demás y construir el Reino de Dios en el anuncio de la buena noticia a los más pobres. Oremos.

Te presentamos, Señor, todos estos deseos con la esperanza de que al comer tu cuerpo y tu sangre, movidos por tu amor, lleguemos nosotros a querer ser pan comido en medio del mundo. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro señor.

Anuncio publicitario