Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/11/17

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: SEÑOR, TÚ ERES MI PAZ Y MI CONSUELO.

Señor, tú eres mi paz y mi consuelo
al acabar el día su jornada,
y, libres ya mis manos del trabajo,
a hacerte ofrenda del trabajo vengo.

Señor, tú eres mi paz y mi consuelo
cuando las luces de este día acaban,
y, ante las sombras de la noche oscura,
mirarte a ti, mi luz, mirarte puedo.

Señor, tú eres mi paz y mi consuelo,
y aunque me abruma el peso del pecado,
movido por tu amor y por tu gracia,
mi salvación ponerla en ti yo quiero.

Señor, tú eres mi paz y mi consuelo,
muy dentro de mi alma tu esperanza
sostenga mi vivir de cada día,
mi lucha por el bien que tanto espero.

Señor, tú eres mi paz y mi consuelo;
por el amor de tu Hijo, tan amado,
por el Espíritu de ambos espirado,
conduce nuestra senda hacia tu encuentro. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

Salmo 125 – DIOS, ALEGRÍA Y ESPERANZA NUESTRA.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres.

Que el Señor cambie nuestra suerte
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares.

Al ir, iban llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelven cantando,
trayendo sus gavillas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

Ant 2. Que el Señor nos construya la casa y nos guarde la ciudad.

Salmo 126 – EL ESFUERZO HUMANO ES INÚTIL SIN DIOS.

Si el Señor no construye la casa,
en vano se cansan los albañiles;
si el Señor no guarda la ciudad,
en vano vigilan los centinelas.

Es inútil que madruguéis,
que veléis hasta muy tarde,
los que coméis el pan de vuestros sudores:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

La herencia que da el Señor son los hijos;
una recompensa es el fruto de las entrañas:
son saetas en mano de un guerrero
los hijos de la juventud.

Dichoso el hombre que llena
con ellas su aljaba:
no quedará derrotado cuando litigue
con su adversario en la plaza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Que el Señor nos construya la casa y nos guarde la ciudad.

Ant 3. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.

Cántico: HIMNO A CRISTO, PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS. Cf. Col 1, 12-20

Damos gracias a Dios Padre,
que nos ha hecho capaces de compartir
la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,
y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,
por cuya sangre hemos recibido la redención,
el perdón de los pecados.

Él es imagen de Dios invisible,
primogénito de toda creatura;
pues por medio de él fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;
todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,
y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud.
Y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas:
haciendo la paz por la sangre de su cruz
con todos los seres, así del cielo como de la tierra.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.

LECTURA BREVE   Ef 3, 20-21

A aquel que tiene sumo poder para hacer muchísimo más de lo que pedimos o pensamos, con la energía que obra en nosotros, a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, en todas las generaciones por los siglos de los siglos. Amén.

RESPONSORIO BREVE

V. Sálvame, Señor, y ten misericordia de mí.
R. Sálvame, Señor, y ten misericordia de mí.

V. No arrebates mi alma con los pecadores.
R. Ten misericordia de mí.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Sálvame, Señor, y ten misericordia de mí.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo.

PRECES

Invoquemos a Dios, que envió a su Hijo como salvador y modelo supremo de su pueblo, diciendo:

Que tu pueblo, Señor, te alabe.

Te damos gracias, Señor, porque nos has escogido como primicias para la salvación;
haz que sepamos corresponder y así logremos la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Haz que todos los que confiesan tu santo nombre sean concordes en la verdad
y vivan unidos por la caridad.

Creador del universo, cuyo Hijo, al venir a este mundo, quiso trabajar con sus propias manos:
acuérdate de los trabajadores que ganan el pan con el sudor de su rostro.

Acuérdate también de todos los que viven entregados al servicio de los demás;
que no se dejen vencer por el desaliento ante la incomprensión de los hombres.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Ten piedad de nuestros hermanos difuntos
y líbralos del poder del Maligno.

Llenos de fe invoquemos juntos al Padre común, repitiendo la oración que Jesús nos enseñó:

Padre nuestro…

ORACION

Llegue a tus oídos, Señor, la voz suplicante de tu Iglesia a fin de que, conseguido el perdón de nuestros pecados, con tu ayuda podamos dedicarnos a tu servicio y vivamos confiados en tu protección. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

Lectio: Miércoles, 8 Noviembre, 2017
Tiempo Ordinario
 
1) Oración inicial
Señor de poder y de misericordia, que has querido hacer digno y agradable por favor tuyo el servicio de tus fieles; concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que pos prometes. Por nuestro Señor.
 
2) Lectura
Del Evangelio según Lucas 14,25-33
Caminaba con él mucha gente y, volviéndose, les dijo: «Si alguno viene junto a mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío. El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío. «Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos y ver si tiene para acabarla? No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: `Éste comenzó a edificar y no pudo terminar.’ O ¿qué rey, antes de salir contra otro rey, no se sienta a deliberar si con diez mil puede salir al paso del que viene contra él con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz. Pues, de igual manera, cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.
 
3) Reflexión
• El evangelio de hoy habla del discipulado y presenta las condiciones para que alguien pueda ser discípulo o discípula de Jesús. Jesús está camino de Jerusalén, donde va a morir en la Cruz. Este es el contexto en que Lucas coloca las palabras de Jesús sobre el discipulado.
• Lucas 14,25: Ejemplo de catequesis. El evangelio de hoy es un ejemplo bonito de cómo Lucas transforma las palabras de Jesús en catequesis para la gente de las comunidades. Dice: “Caminaba con él mucha gente. Y volviéndose les dijo”. Jesús habla a grandes multitudes, esto es, habla a todos, inclusive a la gente de las comunidades del tiempo de Lucas y nos habla también a nosotros hoy. En la enseñanza que sigue, pone las condiciones para que alguien sea discípulo de Jesús.
• Lucas 14,25-26: Primera condición: odiar al padre y a la madre. Algunos le quitan fuerza a la palabra odiar y la traducen con “dar preferencia a Jesús por encima de los padres”. El texto original usa la expresión “odiar a los padres”. En otro lugar Jesús manda amar y honorar a los padres (Lc 18,20). ¿Cómo explicar esta contradicción? ¿Es una contradicción? En el tiempo de Jesús, la situación social y económica llevaba las familias a encerrarse en sí mismas y les impedía cumplir con la ley del rescate (goel), esto es, socorrer a los hermanos y hermanas de la comunidad (clan) que estaban amenazados de perder su tierra o de caer en la esclavitud (Cf. Dt 15,1-18; Lev 25,23-43). Encerradas en sí mismas, las familias debilitaban la vida de comunidad. Jesús quiere rehacer la vida en comunidad. Por esto, pide que se rompa la visión estrecha de la pequeña familia que se encierra en sí misma y pide que las familias se abran entre sí en la gran familia, en la comunidad. Este es el sentido de odiar el padre y la madre, la mujer, los hijos, los hermanos y hermanas. Jesús mismo, cuando los parientes de su pequeña familia quieren llevarlo de nuevo a Nazaret, no atiende su petición. Ignora u odia su petición y alarga la familia diciendo: “Mi hermano, mi hermana, mi madre son todos aquellos que hacen la voluntad del Padre” (Mc 3,20-21.31-35). Los vínculos familiares no pueden impedir la formación de la Comunidad. Esta es la primera condición.
• Lucas 14,27: Segunda condición: cargar la cruz “El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío.”. Para entender bien el alcance de esta segunda exigencia debemos mirar el contexto en que Lucas coloca esta palabra de Jesús. Jesús está yendo hacia Jerusalén donde será crucificado y morirá. Seguir a Jesús y llevar la cruz detrás de él significa ir con él hasta Jerusalén donde para ser crucificado como él. Esto evoca la actitud de las mujeres que “habían seguido a Jesús y le habían servido desde cuando estaba en Galilea. Muchas otras estaban allí, pues había subido con Jesús a Jerusalén” (Mc 15,41). Evoca también la frase de Pablo en la carta a los Gálatas: “Cuanto a mí, jamás me gloriaré a no ser en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo” (Gál 6,14)
• Lucas 14,28-32: Dos parábolas. Las dos tienen el mismo objetivo: llevar a las personas a pensar bien antes de tomar una decisión. En la primera parábola dice: “Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos y ver si tiene para acabarla? No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: ¡Éste comenzó a edificar y no pudo terminar!” Esta parábola no necesita explicación, habla por sí sola: que cada uno reflexione bien sobre su manera de seguir a Jesús y se pregunte si calculó bien las condiciones antes de tomar la decisión de ser discípulo de Jesús.
La segunda parábola: “O ¿qué rey, antes de salir contra otro rey, no se sienta a deliberar si con diez mil puede salir al paso del que viene contra él con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz”. Esta parábola tiene el mismo objetivo que la anterior. Algunos se preguntan: “¿Cómo es que Jesús se puso a usar un ejemplo de guerra?” La pregunta es pertinente para nosotros que conocemos las guerras de hoy. Sólo la segunda guerra mundial (1939 a 1945) causó 54 millones de muertos. En aquel tiempo, las guerras eran como la competitividad comercial entre las empresas de hoy que luchan para obtener más beneficios.
• Lucas 14,33: Conclusión para el discipulado. La conclusión es una sola: seguir a Jesús es una cosa seria. Hoy, para mucha gente, ser cristiano no es una opción personal, ni una decisión de vida, sino un simple fenómeno cultural. No se les pasa por la cabeza tomar una opción. Quien nace brasileño, es brasileño. Mucha gente es cristiana porque nació así y muere así, sin haber tenido nunca la idea de optar y de asumir lo que ya es por nacimiento.
 
4) Para la reflexión personal
• Ser cristiano es cosa seria. Tengo que calcular bien mi manera de seguir a Jesús. ¿Cómo acontece esto en mi vida?
• “Odiar a los padres”; Comunidad o familia. ¿Cómo combinas las dos cosas? ¿Consigues armonizarlas?
 
5) Oración final
Yahvé es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
Yahvé, el refugio de mi vida,
¿ante quién temblaré? (Sal 27,1)

Read Full Post »

¿Marionetas de la moda?

La industria de la moda no descansa: desfiles, pasarelas y revistas con bellas modelos presentando los últimos diseños y las tiendas donde se compra. Buscando originalidad, un fotógrafo ha retratado a sus modelos semejando dos marionetas. Las marionetas son muñecos -o muñecas- manejados mediante hilos, más o menos invisibles, por una mano secreta. Y así parece que están las chicas de la imagen, muñecas de trapo enganchadas a hilos que tiran de sus extremidades.

Esto nos da para pensar.

¿Querrá el autor transmitirnos que lo de la moda es un manejo secreto? ¿O es que se nos ocurre a nosotros por malpensados? La verdad es que se nos dicta lo que en cada estación «se lleva», lo que «es tendencia», lo que es «in» y lo que está «out», los complementos que hay que añadir, y se nos imponen las marcas. Y no sólo en el vestir; también nos dictan la opinión progre, lo que «se piensa ahora» y lo que «es anticuado», y qué se hace en tiempo de ocio y en los fines de semana.

Y nosotros nos hemos hecho a argumentarnos a nosotros mismos y a argumentar ante nuestros padres que «lo tienen todos», «van todos», «lo ves en toda la gente», «como todos», y «soy el único que…», «eso era en vuestro tiempo, ahora no lo cree nadie»… ¿Las chicas marionetas de la imagen serán el icono de algo que pasa? ¿Hay gente entre nosotros que, y tal vez sin darse cuenta, está engancha a hilos que otros manejan? Lo verás si ves a quienes le siguen el juego y le ríen las gracias siempre y sólo al popular de turno. Lo puedes ver en el chico o chica que porque «quiere gustar» se pliega a un tierno chantaje. Lo verás en los que el ‹finde› hacen lo que no pueden contar en casa porque no resisten parecer menos que el grueso del mogollón. ¿Tú te has dejado manipular? ¿Cuándo tiempo se deja manipular un joven?

Read Full Post »

El 28 de septiembre de 2015 el papa Francisco invitó a los jóvenes católicos a que se preparen para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará en Cracovia en julio de 2016, realizando una obra física y espiritual de misericordia al mes.

Queridos jóvenes: Cuando la Iglesia convoca un jubileo en el nombre de Cristo, estamos todos invitados a vivir un extraordinario tiempo de gracia. La Iglesia misma está llamada a ofrecer abundantemente signos de la presencia y cercanía de Dios, a despertar en los corazones la capacidad de fijarse en lo esencial…

La misericordia de Jesús se manifiesta sobre todo cuando Él se inclina sobre la miseria humana y demuestra su compasión hacia quien necesita comprensión, curación y perdón. Todo en Jesús habla de misericordia, es más, Él mismo es la misericordia… En tres parábolas de la misericordia (la oveja perdida, la moneda perdida y la del “hijo pródigo”) nos impresiona la alegría de Dios, la alegría que Él sien- te cuando encuentra de nuevo al pecador y le per- dona. ¡Sí, la alegría de Dios es perdonar! Aquí tenemos la síntesis de todo el Evangelio.

La misericordia de Dios es muy concreta y todos estamos llamados a experimentarla en primera persona. A la edad de diecisiete años, un día en que tenía que salir con mis amigos, decidí pasar primero por una iglesia. Allí me encontré con un sacerdote que me inspiró una confianza especial, de modo que sentí el deseo de abrir mi corazón en la Confesión. ¡Aquel encuentro me cambió la vida! Descubrí que cuando abrimos el corazón con humildad y transparencia, podemos contemplar de modo muy concreto la misericordia de Dios. Tuve la certeza que en la persona de aquel sacerdote Dios me estaba esperando, antes de que yo diera el primer paso para ir a la iglesia. Nosotros le buscamos, pero es Él quien siempre se nos adelanta, desde siempre nos busca y es el primero que nos encuentra. Quizás alguno de ustedes tiene un peso en el corazón y piensa: He hecho esto, he hecho aquello… ¡No teman! ¡Él les espera! Él es Padre: ¡siempre nos espera! ¡Qué hermoso es encontrar en el sacramento de la Reconciliación el abrazo misericordioso del Padre, descubrir el confesionario como lugar de la Misericordia, dejarse tocar por este amor misericordioso del Señor que siempre nos perdona!

Después de haberles explicado a ustedes en modo muy resumido cómo ejerce el Señor su misericordia con nosotros, quisiera sugerirles cómo podemos ser concretamente instrumentos de esta misma misericordia hacia nuestro prójimo.

A mí siempre me gusta asociar las Bienaventuranzas con el capítulo 25 de Mateo, cuando Jesús nos presenta las obras de misericordia y dice que en base a ellas seremos juzgados. Les invito por ello a descubrir de nuevo las obras de misericordia corporales: dar de comer a los hambrientos, dar de beber a los sedientos, vestir a los desnudos, acoger al extranjero, asistir a los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos. Y no olvidemos las obras de misericordia espirituales: aconsejar a los que dudan, enseñar a los ignorantes, advertir a los pecadores, consolar a los afligidos, perdonar las ofensas, soportar pacientemente a las personas molestas, rezar a Dios por los vivos y los difuntos. Como ven, la misericordia no es “buenismo”, ni un mero sentimentalismo. Aquí se demuestra la autenticidad de nuestro ser discípulos de Jesús, de nuestra credibilidad como cristianos en el mundo de hoy.

A ustedes, jóvenes, que son muy concretos, quisiera proponer que para los primeros siete meses del año 2016 elijan una obra de misericordia corporal y una espiritual para ponerla en práctica cada mes. Una de las obras de misericordia más evidente, pero quizás más difícil de poner en práctica, es la de perdonar a quien te ha ofendido, a quien te ha hecho daño, a quien consideramos un enemigo.

Queridos jóvenes, déjense tocar por la mirada misericordiosa de Jesús, una mirada que es capaz de cambiar la vida de ustedes y de sanar sus almas, una mirada que sacia la profunda sed que demora en sus corazones jóvenes: sed de amor, de paz, de alegría y de auténtica felicidad. ¡Vayan a Él y no tengan miedo! Vengan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “¡Jesús, confío en Ti!”. Déjense tocar por su misericordia sin límites, para que ustedes a su vez se conviertan en apóstoles de la misericordia mediante las obras, las palabras y la oración, en nuestro mundo herido por el egoísmo, el odio y tanta desesperación.

Papa Francisco

Read Full Post »

204. Ya no podemos confiar en las fuerzas ciegas y en la mano invisible del mercado. El crecimiento en equidad exige algo más que el crecimiento económico, aunque lo supone, requiere decisiones, programas, mecanismos y procesos específicamente orientados a una mejor distribución del ingreso, a una creación de fuentes de trabajo, a una promoción integral de los pobres que supere el mero asistencialismo. Estoy lejos de proponer un populismo irresponsable, pero la economía ya no puede recurrir a remedios que son un nuevo veneno, como cuando se pretende aumentar la rentabilidad reduciendo el mercado laboral y creando así nuevos excluidos.

Read Full Post »

Oración

Poema de San Juan de la Cruz (La fuente, selección)

¡Qué bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche!

Aquella eterna fuente está escondida, ¡qué bien sé yo donde tiene su manida, aunque es de noche!
En esta noche oscura de esta vida, ¡qué bien sé yo por fe la fuente fría, aunque es de noche!
Su origen no lo sé, pues no lo tiene, mas sé que todo origen de ella viene, aunque es de noche.
Sé que no puede ser cosa tan bella
y que cielos y tierra beben de ella, aunque es de noche.
Su claridad nunca es escurecida,
y sé que toda luz de ella es venida, aunque es de noche.
Sé que son tan caudalosas sus corrientes, que infiernos, cielos riegan, y las gentes, aunque es de noche.
La corriente que nace de esta fuente bien sé que es tan capaz y omnipotente, aunque es de noche.
Aquí se está llamando a las criaturas,
y de esta agua se hartan, aunque a oscuras, porque es de noche.

 

Mt 25, 1-13

«1Entonces será semejante el Reino de los cielos a diez doncellas que, tomando sus propias lámparas, salieron al encuentro del novio. 2Cinco de ellas eran necias y cinco sensatas. 3Las necias, en efecto, al tomar sus lámparas, no tomaron con ellas aceite. 4Pero las sensatas tomaron aceite en las alcuzas con sus propias lámparas. 5Como el novio tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

6Y a media noche, se oyó una voz: “¡Que llega el novio, salid a recibirlo!”. 7Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus propias lámparas. 8Y las necias dijeron a las sensatas: “Dadnos de vuestro aceite, que nuestras lámparas se apagan”. 9Pero las sensatas respondieron diciendo: “Por si no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor id a las tiendas y lo compráis vosotras mismas”.

10Mientras ellas iban a comprarlo llegó el novio y las [que estaban] preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. 11Más tarde llegan también las restantes doncellas, diciendo: “Señor, señor, ábrenos”. 12Pero él, respondiendo, dijo: “En verdad os digo: no os conozco”.

13Así pues, velad, porque no conocéis el día ni la hora». ¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO 

Nos situamos en el corazón del Discurso Escatológico (Mt 24-25), pórtico de entrada al relato de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús (Mt 26-28). Un trío de parábolas sobre la vigilancia (el ladrón [24,42- 44], el mayordomo [24,45-51], las doncellas [25,1-13]), prepara la parábola final de los talentos (25,14-30) y la gran visión del Juicio Final (25,31-46), con la que termina el discurso. Después, con el capítulo 26 comienza a relatarse la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Las tres parábolas sitúan a los oyentes/lectores del evangelio ante una disyuntiva, mediante la estrategia narrativa que muestra dos comportamientos: uno, el acertado; otro, el equivocado.

Desde la panorámica del Juicio Final, el aceite de las doncellas son las obras de misericordia y solidaridad. El texto nos pide reflexión sobre el comportamiento que se deriva de nuestra fe: la carta de Santiago nos advertirá que una fe sin obras es una fe muerta.

 

TEXTO

La estructura de este relato sigue el triple paso típico de un relato dramático: a) los vv. 1-5 son la exposición que facilita a los lectores los antecedentes de la historia; b) los vv. 6-9 forman el ‘corazón’ del texto y crean la tensión narrativa del drama; culminan en el breve diálogo entre las doncellas necias y las sensatas cuando se acerca el novio: al final, los lectores quedan expectantes sobre qué pasará con las doncellas necias, qué harán; c) los vv. 10-12 forman la escena final, con la conversación entre las doncellas necias y el novio. El v. 13 es una especie de estribillo que ya leíamos en 24,42. Muchos términos asemejan este texto a 7,21- 23, por lo que hay que tenerlo en cuenta.

 

ELEMENTOS INTERESANTES

• Hay un vistoso desencuadre entre la orden de velar (v. 13) y el hecho de que se durmieran todas las doncellas. La vigilia y el sueño están presentes de manera ejemplar en el episodio de Getsemaní (Mt 26,36-46), que conviene tener presente. También allí todos los discípulos se duermen. ¡Ojo con posturas maniqueas apresuradas!

• El lenguaje de la parábola es sumamente sugerente: la lámpara, con la insistencia en “propia”, sugiere la vida de cada uno, el proyecto personal de vida, y el aceite, necesario para que la lámpara sea tal, serían las opciones y compromisos que alimentan y conforman dicha vida. ¿Somos ‘dueños’ de nuestra propia vida? ¿quién manda en ella? ¿en dónde, cómo, con qué la alimentamos, la construimos? ¿qué ‘aceite’ hace brillar la ‘lámpara’ de nuestra vida?

• Notad que la diferencia no estriba en doncellas “buenas y malas”, sino en doncellas “sensatas e insensatas” (cf. Mt 7,24-27). Además, la respuesta del novio (“no os conozco”) al ruego de las doncellas insensatas (“Señor, Señor, ábrenos”) une especialmente el texto con Mt 7,21-23. El evangelista propone un lenguaje común para el final del primer discurso de Jesús y el final del último discurso. ¿Qué te sugiere? Jesús no (re)conoce a quienes somos discípulos suyos. ¿Por qué?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

Read Full Post »

Domingo XXXII del tiempo ordinario
12 de noviembre de 2017

Lecturas: Sabiduría 6: 13-17; Salmo 62; 1 Tesalonisenses4: 12-17; Mateo 25:1-13

La parábola de las diez muchachas / Hay que estar preparados

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a diez jóvenes, que, tomando sus lámparas, salieron al encuentro del esposo. Cinco de ellas eran descuidadas y cinco, previsoras. Las descuidadas llevaron sus lámparas, pero no llevaron aceite para llenarlas de nuevo; las previsoras, en cambio, llevaron cada una un frasco de aceite junto con su lámpara. Como el esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó un grito: ‘¡Ya viene el esposo! ¡Salgan a su encuentro!’ Se levantaron entonces todas aquellas jóvenes y se pusieron a preparar sus lámparas, y las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando’. Las previsoras les contestaron: ‘No, porque no va a alcanzar para ustedes y para nosotras. Vayan mejor a donde lo venden y cómprenlo’.

Mientras aquéllas iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban listas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron las otras jóvenes y dijeron: ‘Señor, señor, ábrenos’. Pero él les respondió: ‘Yo les aseguro que no las conozco’.
Estén pues, preparados, porque no saben ni el día ni la hora”.

(Mateo 25, 1-13)

Reflexión

Recordemos la oración que se dice al comenzar la celebración Eucarística:
Yo confieso ante Dios Padre todopoderoso y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y OMISION. Cuando nos confesamos fácilmente nos acusamos de los pecados de pensamiento de palabra y los de obra, pero ¿Cuáles son los de OMISION?

La parábola de las jóvenes necias nos dice claramente que ellas OMITIERON llevar el aceite necesario para toda la noche; por ese detalle no entraron a la boda.

Actividad

BUSQUEMOS EJEMPLOS DE PECADOS DE OMISION

Abajo encontraras varias frases. Señala con un X los que son pecados de OMISION
1.- ___Todos los meses voy con mis amigos a cantar y jugar con los niños que tienen cáncer.
2.- ___ Por llevar la contraria a mi mama no saque la basura.
3.- ___Por quedarme jugando no fui a dejar mis juguetes para los niños pobres.
4.- ___Tenía que dejar una ayuda al asilo, pero llovió torrencialmente y no fui.
5.- ___Una amiga necesita mi ayuda para salir bien en los exámenes, pero no tuve deseos de ayudarla por ver televisión.
6.- ___Debía hacer mis tareas escolares, pero no las hice por estar viendo la televisión y estar jugando con mis vecinos.

El pecado de OMISION destruye, daña y hiere y no hace nada para reconstruir, reparar y sanar.

Agrega otros pecados de omisión

Oración

Señor, sabemos que estar atentos a ti es estar atentos a quienes nos rodean. Concédenos sabiduría y luz para reconocer tu presencia en quienes están cerca de nosotros y en todos los acontecimientos de nuestra vida. Amén.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: