La misa del Domingo: misa con niños

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Todos hemos visto alguna vez como al principio de un ejército, se levanta un estandarte que simboliza la fuerza y la unión de los soldados.

En este 4º domingo de cuaresma, contemplamos la cruz como el máximo estandarte del amor que Dios nos tiene.

Nos invita a seguirle. A no olvidarle. A elegir entre Jesús y otros “dioses pequeños”. Dios siempre permanecerá fiel incluso hasta morir.

Que el Señor, que es la luz de nuestras vidas, sea también el TODO de nuestro vivir. Levantemos nuestros ojos y renovemos nuestro amor hacia Él. Su cruz será para nosotros la luz.

 

2. PENITENCIAL

2.1. ¿Cómo tenemos nuestras almas? ¿Y nuestros corazones? ¿Los alimentamos con la oración diaria? Señor, ten piedad

2.2. Hagamos un examen de conciencia ¿En qué hemos faltado al Señor? ¿Y a los que nos rodean? Cristo, ten piedad

2.3. ¿Qué es para nosotros la cruz? ¿La llevamos en el pecho? ¿Hemos guardado un lugar preferente en nuestras casas para ella? Señor, ten piedad

 

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas de hoy intentan llevarnos a la luz. En la primera veremos como el pueblo, a pesar de sus pecados, cuenta con otra oportunidad por parte de Dios. En la segunda, San Pablo, nos recuerda que nuestra salvación viene como consecuencia de haber sido salvados en Cristo. Finalmente, el Evangelio, nos recuerda que Dios nos ama con locura. Tan sólo nos pide que, en la cruz, seamos capaces de descubrir lo mucho y cómo Él nos ama.

 

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Para que nunca olvide que la Salvación que Dios nos trajo, la debe de llevar –sea como sea- a todos los hombres y mujeres del mundo. Roguemos al Señor.

4.2. Para que nos fiemos más de Dios. Para que los hombres descubran el amor tan gigantesco que Dios nos manifestó al dejar crucificar a su hijo en la cruz. Roguemos al Señor.

4.3. Para que seamos conscientes de nuestros errores. Para que, con una buena confesión, nos preparemos bien a la próxima Semana Santa. Roguemos al Señor.

4.4. Para que hagamos de cada eucaristía una gran fiesta. Para que demos gracias a Dios por lo mucho que nos quiere y nos perdona. Roguemos al Señor.

4.5. Por nuestros difuntos. Por los que no miran a la cruz. Por los que maldicen el nombre de Dios. Para que vuelvan a descubrir la luz de Dios. Roguemos al Señor.

 

5. OFRENDAS

5.1. Hoy, con el nombre de JESÚS, queremos poner nombre al AMOR de Dios. Que nos preparemos con devoción a los próximos días santos que se acercan: JESUS EN LA CRUZ

5.2. Con esta CORONA DE ESPINAS queremos simbolizar las dificultades que a veces tenemos para ser buenos cristianos. Que nunca nos falte el auxilio del Espíritu Santo para seguir adelante.

5.3. Con esta cruz de madera damos gracias a Dios porque ha querido salvarnos a todos los hombres. Porque su amor no tiene límites ni conoce fronteras. ¡Gracias, Señor!

5.3. Con el pan y el vino, acercándonos a Jueves Santo, damos gracias a Dios por haberse quedado con nosotros en el altar. Que la comunión nos dé fuerzas para distinguir entre el bien y el mal.

 

6. ORACIÓN FINAL

TE ADMIRAMOS, SEÑOR

Por lo mucho que nos amas

y, además, nos perdonas.

Por estar junto a nosotros,

cuando te abandonamos

TE ADMIRAMOS, SEÑOR

Tu eres la verdad, frente a la mentira

Tú eres la luz, ante la oscuridad

Tú eres el amor, frente al odio

TE ADMIRAMOS, SEÑOR

Tu generosidad no tiene límites

Tu cruz abraza a todos los hombres

Tú fuiste enviado para nuestra salvació

TE ADMIRAMOS, SEÑOR

No permites que nadie nos perdamos

No quieres que nos condenemos

No deseas que nos caigamos

TE ADMIRAMOS, SEÑOR

Tu cruz, Señor, es nuestra salvación

Tu cruz, Señor, es tu mucho amor

Tu cruz, Señor, es redención

Anuncio publicitario