¿Buscáis a Jesús el Nazareno, el crucificado? No está aquí, ha resucitado

Pasado el sábado, María Magdalena, María la madre de Santiago y Salomé compraron perfumes para ir a embalsamarlo. El primer día de la semana, muy de madrugada, al salir el sol, fueron al sepulcro. Iban diciéndose: «¿Quién nos rodará la losa de la puerta del sepulcro?». Levantaron los ojos, y vieron que la losa había sido removida; era muy grande. Entraron en el sepulcro y, al ver a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca, se asustaron. Pero él les dijo: «No os asustéis. Buscáis a Jesús nazareno, el crucificado. Ha resucitado. No está aquí. Ved el sitio donde lo pusieron. Id, decid a sus discípulos y a Pedro que él irá delante de vosotros a Galilea. Allí lo veréis, como él os dijo».

Marcos 16, 1-8

Comentario del Evangelio

Hoy es un día gran día para todos. Jesús ha resucitado!!!! Es un día de fiesta, es nuestra esperanza y nuestra fe. La resurrección de Jesús es el sentido de nuestras vidas.

Jesús es la gran esperanza; para todos. Para las personas que tienen grandes problemas, que pasan hambre, no tienen trabajo o se sienten solas…

En un día como hoy debemos recordar que por muy mal que nos vayan las cosas, que aunque tengamos muchos problemas, Jesús está siempre con nosotros. Es nuestro gran amigo.

Que seamos nosotros pequeñas luces de esperanza para los demás, y que aprendamos todas las cosas buenas que Jesús nos enseña.

Para hacer vida el Evangelio

• Escribe lo que piensan las personas de la Resurrección de Jesús.

• ¿Qué es para nosotros la Resurrección? ¿Cómo debemos vivir los cristianos en nuestras vidas que Jesús venció a la muerte?

• Escribe un compromiso para vivir todos los días la resurrección de Jesús.

Oración

Gracias, Padre, porque nos has regalado tu presencia en nuestras vidas. Desde niños nos elegiste y nos hiciste de los tuyos, más tarde te elegimos y decidimos seguirte. Resucítanos, Padre, alégranos el corazón, quítanos este gesto serio de cristianos tibios y píntanos un gesto de felicidad; la que nos da el sabernos cuidados por Ti ya que tienes nuestro nombre tatuado en la palma de tu mano.