¿Qué me quiere decir hoy Jesús? – Domingo V de Pascua

Hoy, Jesús se compara a sí mismo con un árbol a nosotros con sus ramas, y a nuestras buenas obras con los frutos que dan las ramas. Además, agrega que Dios es quien cuida de esas ramas y que cuando es necesario, las poda para que den más frutos.

Como una rama no puede dar frutos sin el árbol al que pertenece, nosotros no podemos desarrollar y dar todo lo bueno que hay en nosotros, sin alimentarnos de las palabras y el ejemplo de Cristo.

¿Cómo mantenernos unidos a Cristo? Los sacramentos, la oración y la lectura de su palabra, nos ayudan a «vivir con AMOR», que es el mejor fruto que podemos dar a los ojos de Dios.

A veces ocurren cosas dolorosas en nuestras vidas que debemos aceptar aunque no las entendamos, porque así como la poda ayuda a la rama a deshacerse de lo que le estorba para dar más frutos, de la misma manera el dolor enfrentado con fe, suaviza nuestros defectos y engrandece nuestras virtudes.

¿Qué estorba en nuestras vidas para dar más frutos? Los pecados como: el egoísmo (querer todo para mí y sólo interesarme por mí), el materialismo (pensar que las cosas me harán feliz y no mi relación con Dios y con los demás a través de mis buenas obras), el orgullo (creer que yo sólo puedo y que no necesito de nadie, ni de Dios para ser feliz).

Nuestro Padre espera de nosotros que demos muchos frutos… ¡entre más frutos demos, mejores cristianos seremos! ¿Qué frutos estoy dando en mi casa, en la escuela, con mis amigos? ¿Me esfuerzo por quitar eso que me estorba para dar más frutos?