Madre de la Divina gracia

Oración a María

Querida Madre.
Acompáñame todos los días.
Ayúdame a portarme bien
y ser un buen hijo, servicial y atento
para lo que necesiten mis papás.
Quiero ser un buen hermano,
que no discuta ni me pelee tan fácil
por cosas que no son importantes.
Dame una manito en las cosas de la escuela
y ayúdame a tener siempre
una sonrisa para todos los que me rodean.
Ayúdame a vivir haciendo el bien,
como le enseñaste a tu hijo Jesús.
Ayúdame a ser como El y quererle con el alma y la vida.

– Le cuento a la Virgen

MADRE DE LA DIVINA GRACIA. Sólo Dios es la fuente de Gracia, por donde pasa va derramando gracia tras gracia . Aunque sea un grado (así de poquito) de este fabuloso regalo «vale más que todos los universos creados y por crear» Cuándo pienso que a ti María, te LLENO de gracia, me emociono, porque no es que te dio una gran cantidad grandota de gracia, como a otros santos, sino que te puso full, repleta sin que hubiera espacio para un poquito más. Con razón todo el que se acerca a ti se siente feliz y le dan ganas de portarse bien, tu eres la mamá de LA DIVINA GRACIA y te la pasas pidiendo a tu Hijo gracia para nosotros. 

– Le pido por todos

– Dile a Dios que gracias por inventar los sacramentos para regalarnos su gracia.

– Enséñanos a vivir en gracia de Dios o sea portándonos bien. 

– Ayúdanos a recordar y celebrar que el día de nuestro Bautizo nacimos a la Vida de la Gracia. 

– «Ruega por nosotros para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas y gracias de Dios».

–  Pienso y rezo

Ahora cierro los ojos y el corazón para pensar y rezar un misterio del Rosario que corresponda al día de hoy. 1 Padrenuestro, 10 Avemarías y el gloria.