Virgen prudentísima

– Oración a María

Querida Madre.
Acompáñame todos los días.
Ayúdame a portarme bien
y ser un buen hijo, servicial y atento
para lo que necesiten mis papás.
Quiero ser un buen hermano,
que no discuta ni me pelee tan fácil
por cosas que no son importantes.
Dame una manito en las cosas de la escuela
y ayúdame a tener siempre
una sonrisa para todos los que me rodean.
Ayúdame a vivir haciendo el bien,
como le enseñaste a tu hijo Jesús.
Ayúdame a ser como El y quererle con el alma y la vida.

– Le cuento a la Virgen

VIRGEN PRUDENTISIMA. Se me fue la lengua y le dije una grosería a mi hermano , ¡oye, Andrés … el que lo dice lo es!! y pum…!!! también te sacudí un derechazo por las costillas, pero la verdad es que él empezó primero y yo respondo rápido, los dos quedamos mal, mamá se puso triste y tú también Virgencita; eso no lo aguanto yo, ¡quién me mandó a pelear! para la próxima voy a estar prevenido. Tú guardabas las cosas en tu corazón y nunca le dijiste una cosa fea a nadie, yo quiero aprender controlarme como tú, porque aquí donde me ves me acuerdo y … me pongo triste.

– Le pido por todos

– Te pido que mi hermano y yo no peleemos nunca más.

– Enséñanos a controlarnos y tener prudencia.

– Ruega a Dios para que la gente que dirige los países del mundo actúen con prudencia y piense en el bien de las personas, especialmente de los niños más necesitados.

–  Pienso y rezo

Ahora cierro los ojos y el corazón para pensar y rezar un misterio del Rosario que corresponda al día de hoy. 1 Padrenuestro, 10 Avemarías y el gloria.