Vísperas – Viernes VII de Pascua

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: VEN, CREADOR, ESPÍRITU AMOROSO

Ven, Creador, Espíritu amoroso,
ven y visita el alma que a ti clama
y con tu soberana gracia inflama
los pechos que criaste poderoso.

Tú que abogado fiel eres llamado,
del Altísimo don, perenne fuente
de vida eterna, caridad ferviente,
espiritual unción, fuego sagrado.

Tú te infundes al alma en siete dones,
fiel promesa del Padre soberano;
tú eres el dedo de su diestra mano,
tú nos dictas palabras y razones.

Ilustra con tu luz nuestros sentidos,
del corazón ahuyenta la tibieza,
haznos vencer la corporal flaqueza,
con tu eterna virtud fortalecidos.

Por ti, nuestro enemigo desterrado,
gocemos de paz santa duradera,
y, siendo nuestro guía en la carrera,
todo daño evitemos y pecado.

Por ti al eterno Padre conozcamos,
y al Hijo, soberano omnipotente,
y a ti, Espíritu, de ambos procedente,
con viva fe y amor siempre creamos. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Yo, el Señor, soy el que te salva y el que te rescata. Aleluya.

Salmo 134 I – HIMNO A DIOS POR SUS MARAVILLAS

Alabad el nombre del Señor,
alabadlo, siervos del Señor,
que estáis en la casa del Señor,
en los atrios de la casa de nuestro Dios.

Alabad al Señor porque es bueno,
tañed para su nombre, que es amable.
Porque él se escogió a Jacob,
a Israel en posesión suya.

Yo sé que el Señor es grande,
nuestro dueño más que todos los dioses.
El Señor todo lo que quiere lo hace:
en el cielo y en la tierra,
en los mares y en los océanos.

Hace subir las nubes desde el horizonte,
con los relámpagos desata la lluvia,
suelta a los vientos de sus silos.

Él hirió a los primogénitos de Egipto,
desde los hombres hasta los animales.
Envió signos y prodigios
-en medio de ti, Egipto-
contra el Faraón y sus ministros.

Hirió de muerte a pueblos numerosos,
mató a reyes poderosos:
a Sijón, rey de los amorreos;
a Hog, rey de Basán,
y a todos los reyes de Canaán.
Y dio su tierra en heredad,
en heredad a Israel, su pueblo.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Yo, el Señor, soy el que te salva y el que te rescata. Aleluya.

Ant 2. Bendito el reino que viene de nuestro padre David. Aleluya.

Salmo 134 II.

Señor, tu nombre es eterno;
Señor, tu recuerdo de edad en edad.
Porque el Señor gobierna a su pueblo
y se compadece de sus siervos.

Los ídolos de los gentiles son oro y plata,
hechura de manos humanas:
tienen boca y no hablan,
tienen ojos y no ven,

tienen orejas y no oyen,
no hay aliento en sus bocas.
Sean lo mismo los que los hacen,
cuantos confían en ellos.

Casa de Israel, bendice al Señor;
casa de Aarón, bendice al Señor;
casa de Leví, bendice al Señor;
fieles del Señor, bendecid al Señor.

Bendito en Sión el Señor,
que habita en Jerusalén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Bendito el reino que viene de nuestro padre David. Aleluya.

Ant 3. Cantemos al Señor, sublime es su victoria. Aleluya.

Cántico: CANTO DE LOS VENCEDORES Ap 15, 3-4

Grandes y maravillosas son tus obras,
Señor, Dios omnipotente,
justos y verdaderos tus caminos,
¡oh Rey de los siglos!

¿Quién no temerá, Señor,
y glorificará tu nombre?
Porque tú solo eres santo,
porque vendrán todas las naciones
y se postrarán en tu acatamiento,
porque tus juicios se hicieron manifiestos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Cantemos al Señor, sublime es su victoria. Aleluya.

LECTURA BREVE   Ga 5, 16. 22-23a. 25

Si vivís según el Espíritu, no daréis satisfacción a las apetencias de la carne. El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, comprensión, servicialidad, bondad, lealtad, amabilidad, dominio de sí. Si vivimos por el Espíritu marchemos tras el Espíritu.

RESPONSORIO BREVE

V. El Espíritu Santo. Aleluya, aleluya.
R. El Espíritu Santo. Aleluya, aleluya.

V. Os lo enseñará todo.
R. Aleluya, aleluya.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. El Espíritu Santo. Aleluya, aleluya.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Todos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús. Aleluya.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Todos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu, en compañía de María, la madre de Jesús. Aleluya.

PRECES

Bendigamos a Dios Padre, que con tanta generosidad ha derramado los dones del Espíritu Santo sobre todos los pueblos, y pidámosle que no cese nunca de derramar su gracia sobre el mundo; digamos:

Que la gracia del Espíritu Santo abunde, Señor, en el mundo.

Señor, tú que nos has dado a tu Elegido como luz de los pueblos,
abre los ojos de los ciegos y libra de toda esclavitud a los que viven en tinieblas.

Tú que ungiste a Cristo con la fuerza del Espíritu Santo, para que realizara la salvación de los hombres,
haz que sintamos cómo pasa de nuevo por el mundo, haciendo el bien y curando a todos.

Envía a tu Espíritu, que es la luz de los corazones,
para que confirme en la fe a los que viven en medio de incertidumbres y dudas.

Envía a tu Espíritu, que es descanso en el trabajo,
para que reconforte a los que se sienten fatigados y desanimados.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Realiza la esperanza de los que ya han muerto,
y haz que cuando venga el Señor obtengan una resurrección gloriosa.

Dirijamos ahora al Padre nuestra oración con las mismas palabras que Cristo nos enseñó:

Padre nuestro…

ORACION

Dios nuestro, que nos has abierto las puertas de la eternidad con la glorificación de tu Hijo Jesucristo y con la venida del Espíritu Santo, concédenos que, por la recepción de dones tan grandes, nuestra fe vaya más y más en aumento y nuestra entrega a ti sea cada día más completa. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Lectio Divina – 18 de mayo

Lectio: Viernes, 18 Mayo, 2018

Tiempo de Pascua

1) ORACIÓN INICIAL

¡Oh Dios!, que por la glorificación de Jesucristo y la venida del Espíritu Santo nos has abierto las puertas de tu reino; haz que la recepción de dones tan grandes nos mueva a dedicarnos con mayor empeño a tu servicio y a vivir con mayor plenitud las riquezas de nuestra fe. Por nuestro Señor.

2) LECTURA

Del santo Evangelio según Juan 21,15-19

Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.» Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas. «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras.» Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios. Dicho esto, añadió: «Sígueme.»

3) REFLEXIÓN

• Estamos en los últimos días de Pentecostés. Durante la cuaresma, la selección de los evangelios del día sigue la antigua tradición de la Iglesia. Entre Pascua y Pentecostés, la preferencia es para el evangelio de Juan. Así, en estos últimos dos días antes de Pentecostés, los evangelios diarios presentan los últimos versículos del evangelio de Juan. Luego retomamos el Tiempo Común, y volvemos al evangelio de Marcos. En las semanas del Tiempo Común, la liturgia diaria hace la lectura continua del evangelio de Marcos (desde la 1ª hasta la 9ª semana común), de Mateo (desde la 10º hasta la 21ª semana común) y de Lucas (desde la 22ª hasta la 34ª semana común).

• Los evangelios de hoy y de mañana presentan el último encuentro de Jesús con sus discípulos. Fue un reencuentro de celebración, marcado por la ternura y por el cariño. Al final, Jesús llama a Pedro y le pregunta tres veces: “¿Me amas?” Solamente después de haber recibido, por tres veces, la misma respuesta afirmativa, Jesús da a Pedro la misión de cuidar de las ovejas. Para que podamos trabajar en la comunidad Jesús no pregunta si sabemos muchas cosas. ¡Lo que pide es que tengamos mucho amor!

• Juan 21,15-17: El amor en el centro de la misión. Después de una noche de pesca en el lago sin pescar ni un pez, al llegar a orillas de la playa, los discípulos descubren que Jesús había preparado una comida con pan y pescado asado sobre las brasas. Terminada la comida, Jesús llama a Pedro y le pregunta tres veces: “¿Me amas?” Tres veces, porque fue por tres veces que Pedro negó a Jesús (Jn 18,17.25-27). Después de tres respuestas afirmativas, también Pedro se vuelve hacia el “Discípulo Amado” y recibe la orden de cuidar de las ovejas. Jesús no pregunta a Pedro si había estudiado exégesis, teología, moral o derecho canónico. Sólo le pregunta:”¿Me amas?” El amor en primer lugar. Para las comunidades del Discípulo Amado la fuerza que las sustenta y que las mantiene unidas no es la doctrina, sino el amor.

• Juan 21,18-19: La previsión de la muerte. Jesús dice a Pedro: En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras. A lo largo de la vida, Pedro y todos vamos madurando. La práctica del amor se irá estableciendo en la vida y la persona deja de ser dueña de sí misma. El servicio de amor a los hermanos y hermanas nos ocupará del todo y nos conducirá. Otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras. Este es el sentido del seguimiento. Y el evangelista comenta: “Con esto indicaba la clase de muerte con que Pedro iba a glorificar a Dios”. Y Jesús añadió: “Sígueme.”

• El amor en Juan – Pedro, ¿me amas? – El Discípulo Amado. La palabra amor es una de las palabras que más usamos, hoy en día. Por esto mismo, es una palabra muy desgastada. Pero es con esta palabra que las comunidades del Discípulo Amado manifestaban su identidad y su proyecto. Amar es ante todo una experiencia profunda de relación entre personas, donde existe una mezcla de sentimientos y valores como alegría, tristeza, sufrimiento, crecimiento, renuncia, entrega, realización, donación, compromiso, vida, muerte, etc. Este conjunto en la Biblia se resume en una única palabra en lengua hebraica. Esta palabra es Hesed. Es una palabra de difícil traducción para nuestra lengua. En nuestras Biblias generalmente se traduce por caridad, misericordia, fidelidad o amor. Las comunidades del Discípulo Amado tratan de vivir esta práctica de amor en toda su radicalidad. Jesús la revela a los suyos en sus encuentros con las personas, con sentimientos de amistad y de ternura, como, por ejemplo, en su relación con la familia de Marta en Betania: “Jesús amaba a Marta y a su hermana y a Lázaro”. Llora ante la tumba de Lázaro (Jn 11,5.33-36). Jesús encarnó siempre su misión como una manifestación de amor: “Habiendo amado a los suyos los amó hasta el fin” (Jn 13,1). En este amor Jesús manifiesta su profunda identidad con el Padre (Jn 15,9). Para las comunidades no había otro mandamiento que éste: “Actuar como actuaba Jesús” (1Jn 2,6). Esto implica “amar a los hermanos”(1Jn 2,7-11; 3,11-24; 2Jn 4-6). Siendo un mandamiento tan central en la vida de la comunidad, los escritos joaneos definen así el amor: “En esto conocemos el Amor: que el dio su vida por nosotros. Nosotros también debemos dar nuestra vida por nuestros hermanos y hermanas”. Por esto no debemos “amar sólo de palabra, sino dar la vida por nuestros hermanos”.(1Jn 3,16-17). Quien vive el amor lo manifiesta en sus palabras y actitudes y se vuelve también Discípula Amada, Discípulo Amado.

4) PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

• Mira dentro de ti y di cuál es el motivo más profundo que te lleva a trabajar en comunidad. ¿Es el amor o te preocupan las ideas?

• A partir de las relaciones que tenemos entre nosotros, con Dios y con la naturaleza, ¿qué tipo de comunidad estamos construyendo?

5) ORACIÓN FINAL

Bendice, alma mía, a Yahvé,
el fondo de mi ser, a su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Yahvé,
nunca olvides sus beneficios. (Sal 103,1-2)

Oración Buenos días

Oración para la mañana en la semana del 21 al 25 de mayo, con los materiales publicados por los salesianos.

Buenos días 7-11 septiembre. Infantil

Buenos días 21 al 25 de mayo. Ed Infantil

 

Buenos días 7-11 septiembre. Ed. Primaria

Buenos días 21 al 25 de mayo. Ed. Primaria

 

Historia del Corpus Christi

Buenos días 21 al 25 de mayo. Ed. Secundaria

 

Descargar

Buenos días 21 al 25 de mayo. Bachiller

Los hombros de María

Multitud de pueblos y de ciudades han visto en María, desde tiempos pretéritos, la fortaleza frente a la adversidad, la defensa ante la debilidad o el apoyo en período de lucha (física y espiritual).

Las palabras del ángel “nada hay imposible para Dios”, han cobrado fuerza en la vivencia de los creyentes que, antes, ahora y ojala mañana, han tenido de María: Dios da lo que se le pide, incluso, lo aparentemente imposible.

-Ella, en el camino de la fe, es un báculo sobre el que nos apoyamos para no ceder en la tentación del abandono.

-Ella, en el camino de la fe, es un buen cirineo que ayuda a llevar la cruz de la enfermedad, la prueba o  el desánimo.

-Ella, María, nos invita a mirar a Dios. A no ceder frente a la arbitrariedad de las cosas ni de los hombres.

 

El hombro de María, y no es palabrería barata, es  hombro para los hombres. Agua en período de sed; paz en meses de contienda; perdón en tardes de rencor; fe en época de incredulidad.

Miremos a María, en este ecuador del mes de mayo, y dejemos delante de su imagen este bastón. Quiere significar la fuerza y el apoyo (moral y espiritual) que, su presencia, supone en nuestra vida cristiana, parroquial, comunitaria, etc.

 

ORACIÓN

HOMBRO PARA EL HOMBRE
María;
Eres refugio en medio de la tormenta
Luz, en medio del cortocircuito de muchos días
Claridad, cuando la confusión
sale a nuestro encuentro
María;
Eres  hombro en el que merece la pena llorar
Eres  hombro sobre el que se puede apoyar
Eres hombro cuando fallamos las personas
Eres hombro cuando se lucha contra el hambre
María;
No dejes de ofrecer el hombro a tu pueblo
Sin El, nos costaría más levantarnos
Menos, el apartarnos de Dios
Mas, el orientarnos hacia el cielo
Menos, vivir como quien no vive en la tierra
María;
Eres hombro para el que busca a Dios
Eres hombro para el  que cree en Jesús
Eres hombro para el que ama
Eres hombro para el que espera
Eres hombro para el que te reza
Eres hombro para el que te canta
Amén

Rezamos un Ave María.

Ecclesia in Medio Oriente

57. En Oriente Medio, los laicos están acostumbrados a tener relaciones fraternas y asiduas con fieles católicos de diferentes Iglesias patriarcales o latina, y a asistir a sus lugares de culto, especialmente si no hay otra alternativa. A esta admirable realidad, que demuestra una comunión auténticamente vivida, se añade el hecho de que las diversas jurisdicciones eclesiales se superponen de modo fecundo en el mismo territorio. En este punto particular, la Iglesia en Oriente Medio es un ejemplo para otras Iglesias particulares del resto del mundo. Así, Oriente Medio es de alguna manera un laboratorio que hace ya presente hoy el porvenir de la situación eclesial. Este ejemplo, que requiere ser perfeccionado y purificado continuamente, abarca también la experiencia adquirida localmente en el campo ecuménico.

La misa del Domingo: misa con niños

DOMINGO DE PENTECOSTÉS (B)
“Espíritu Santo”
20 de mayo de 2018
(Ambiente festivo de la celebración en cuanto a la ambientación de la Iglesia: carteles alusivos al Espíritu Santo, flores en rojo, algunas velas de distintos tamaños y color, canciones con letras en sintonía con la fiesta. En las Iglesias y ambientes salesianos coincide con la Novena de María Auxiliadora.

  • Un signo para la celebración: el cirio pascual, de nuevo, ha de destacar, como despedida del tiempo de Pascua. Puede estar adornado con algún paño o estola roja, y con flores. No estaría mal un dibujo de una paloma, símbolo del Espíritu santo. Al finalizar la celebración se puede llevar en pequeña procesión y colocar junto a la pila del bautismo, su lugar más apropiado.
  • Se puede hacer una procesión de entrada: cruz procesional u otra cruz, libro del evangelio, cirios, acólitos… mientras se canta una canción alusiva al Espíritu Santo.
  • Canciones para la celebración: “Espíritu Santo, ven”. “El Señor os dará su Espíritu Santo”(Kairoi). “Madre, Madre” (Kairoi).

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Domingo tras domingo de este tiempo de Pascua hemos llegado a la fiesta de Pentecostés, fiesta del Espíritu Santo. Es el tiempo del nuevo pueblo de Dios, de la Iglesia, es decir, de todos nosotros. Jesús nos envía a ser sus testigos, pero no nos deja solos. Su fuerza, su Espíritu, siempre nos acompaña. Por eso hoy, con gran alegría, cantamos. Comenzamos la celebración.

2. PROCESIÓN de ENTRADA (Con los elementos que se han indicado anteriormente)

3. CANTO. “Espíritu santo, ven”

Espíritu Santo, ven, ven,
Espíritu Santo, ven, ven,
Espíritu Santo, ven, ven,
en el nombre de Jesús.

Acompáñame, condúceme, toda mi vida.
Santifícame, transfórmame, Espíritu Santo, ven.

4. SALUDO DEL SACERDOTE Y MOTIVA EL GESTO PENITENCIAL 5. ASPERSIÓN CON EL AGUA BENDECIDA

(Se puede cantar este canto u otro)

Jesús es, Jesús es Señor.
Jesús es, Jesús es Señor.
Jesús es, Jesús es Señor.

Aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya.
Aleluya, aleluya.

Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.
Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.
Gloria a Dios, gloria, gloria a Dios.

6. GLORIA (Cantado o recitado)

7. PRIMERA LECTURA (Hechos de los Apóstoles 2,1 ss.)Lectura de los Hechos de los Apóstoles:

Todos los discípulos estaban juntos el día de Pentecostés. De repente, un ruido del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa en donde se hallaban reunidos. Vieron aparecer unas llamaradas, como lenguas de fuego, repartidas y posadas encima de cada uno.

Se llenaron todos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extranjeras. Así proclamaban el Evangelio a todos los que estaban en Jerusalén, llegando a convertirse en un solo día más de tres mil personas.

Palabra de Dios.

8. CANTO: “El Señor os dará su Espíritu Santo”
(Se canta como estribillo del salmo responsorial o de la “Secuencia”, que se puede ir leyendo e intercalando lentamente y de manera meditativa).

El Señor os dará su Espíritu Santo, ya no temáis, abrid el corazón, derramará todo su amor (bis).

9. EVANGELIO (Juan 20, 19-23). “Recibid el Espíritu Santo”

Lectura del santo evangelio según San Juan:

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. En esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

– Paz a vosotros.
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría
al ver al Señor. Jesús repitió:
– Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
– Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

Palabra del Señor.

10. COMENTARIO

  • Espíritu Santo, ¿qué entiendes tú con este nombre? Algo así como:
  • Fuerza, calor, vida, ilusión.
  • Valentía, presencia viva.
  • Alegría, Iglesia, comunidad, grupo de Jesús.
  • Nosotros ahora vivimos la vida del Espíritu Santo.
  • (Se podría ir poniendo estas palabras, escritas en cartulinas, junto al cirio pascual).

11. ORACION DE FIELES. PETICIONES

  1. Por la Iglesia, para que cumpla sumisión de anunciar la buena noticia del Evangelio. Roguemos al Señor.
  2. Por los que no conocen a Dios o están alejados de Él, para que lo sientan cercano, con la fuerza de su Espíritu. Roguemos al Señor.
  3. Por los niños y niñas de primera Comunión, y los jóvenes que han recibido el Espíritu Santo en la Confirmación. Roguemos al Señor.
  4. Por la Familia Salesiana y todos los jóvenes que viven el ambiente salesiano, en estos días de la fiesta de María Auxiliadora. Roguemos al Señor.

12. CANTO DE LA PAZ

(Cuidar este momento de la paz. Se podría cantar: “Tus manos son palomas de la paz”).

13. CANTO DE COMUNIÓN

14. ACCIÓN DE GRACIAS. Podría ser un canto a la Virgen María. “Madre, Madre”

15. PARA LA VIDA

(Llamados a llevar a la vida la alegría del Espíritu Santo que se nos ha dado. Un recuerdo al mes de mayo, mes de la Virgen María).

Iñaki Lete, sdb

La misa del Domingo

Domingo de Pentecostes (B)
20 de mayo de 2018
Celebramos el domingo de Pentecostés, una de las grandes fiestas de la Pascua. En Pascua hay tres grandes días: el domingo de resurrección, la Ascensión, y el domingo de Pentecostés. En estas tres fiestas celebramos el mismo misterio, la resurrección de Jesucristo, pero en cada fiesta destacamos un aspecto distinto de este misterio. ¿Qué celebramos en Pentecostés?

Dios regala comunión

En los Hechos de los Apóstoles vemos el relato de Pentecostés. Este relato es radicalmente opuesto a aquel de la Torre de Babel que encontramos en el libro del Génesis. Posiblemente lo recordéis. El Génesis cuenta que los hombres se pusieron a construir una gran torre queriendo llegar hasta el cielo, pero el olvido de Dios y una ambición desmedida, produjeron división y confusión. Pentecostés, en cambio, muestra que gracias a los dones que Dios regala, quienes son distintos, o piensan distinto, o hablan distintas lenguas pueden vivir en comunión.

Una mirada a nuestro mundo, a nuestra sociedad, a nuestras casas, hace ver lo necesitados que estamos de entendimiento. ¡Con cuanta facilidad construimos torres de Babel! En este día de Pentecostés pedimos al Espíritu Santo que descienda sobre cada uno de nosotros, nuestras familias y el mundo entero. Queremos personalmente vivir unificados y no divididos; queremos que nuestras familias vivan en armonía y no divididas; queremos que en nuestra sociedad crezca la comprensión mutua y no el rechazo.

Dios regala los dones del Espíritu

Pero no es solo comunión lo que regala Dios en su Espíritu. La Escritura habla de los dones del Espíritu. ¿Qué ocurre cuando Dios entra en el corazón de una persona? Crece en ella el amor, la alegría, la paz, la amabilidad, la bondad, el dominio de sí. Hoy pedimos también que el Espíritu Santo nos inunde con sus dones.

Si miramos nuevamente en nosotros y en nuestro mundo vemos que necesitamos de estos dones que nosotros no podemos darnos sino que nos vienen de Dios. Hoy pedimos a Dios que nos inunde de amor, alegría, paz, amabilidad, bondad, capacidad de dominio de sí.

Dios regala su Iglesia

En Pentecostés nace la Iglesia. En muchas ocasiones no valoramos la importancia de la Iglesia, pero, tenemos que reconocer que los cristianos no podemos vivir sin la Iglesia. Una Iglesia que es misionera. “Como el Padre me ha enviado, así os envío yo”. El Padre ha enviado al Hijo y éste nos envía a nosotros, para que llevemos la Buena nueva a toda la creación. Jesús nos dice a cada uno: “Te necesito para que lleves la fe y el evangelio a todos: a tu familia, tu trabajo, tus amigos, la sociedad, … Te necesito”.

Koldo Gutiérrez, sdb

Oración: La virtud de la fe

FE, ESPERANZA y CARIDAD. Todo hombre y mujer tenemos por naturaleza la capacidad y disposición de hacer de estas virtudes timón de nuestra acción si ponemos los medios adecuados. Ellas nos ayudarán a que nuestra vida se oriente a Dios, a que se concrete en nuestro día a día y en nuestra persona. Será un don de Dios el que se acrecienten en nuestra vida, pero de nuestra parte estará el aprender a buscarlas y reconocerlas para poder cuidarlas y fomentarlas.

Durante las próximas semanas queremos ofreceros tres oraciones para rezar sobre cada una de estas virtudes.

“La fe es conocer la verdad y adherirse a ella. La caridad es caminar con esa verdad que se ha conocido en busca de aquello que la fe te ha descubierto” (Cardenal Carlos Amigo).

 
Descargar

La virtud de la fe