Mujer trabajadora

El trabajo diario de María sin duda que fue el de la casa: limpiar, cocinar, recoger y fregar…

Más que lo que hacía, importa pensar cómo lo hacía: con cariño, con cuidado para que todo quedara bien …

El amor que tenía a los de su familia se lo manifestaba sirviéndoles. El ejemplo de María nos vale hoy para poner nosotros cariño y cuidado en lo que hacemos; porque… se aprende de lo que se hace.

Imitando a María, vamos a pensar por qué hacemos las cosas, a quién queremos agradar… ¿a nuestros padres? ¿a los que nos educan?

En el modo de hacer las cosas demostramos cuánto les queremos.

ORACIÓN

María,
en la oración de hoy,
te pedimos por nuestro modo de trabajar.

Enséñanos lo que tú practicabas:
a poner cariño y cuidado en lo que hacemos.
Que en los años de colegio aprendamos a ser responsables.
Que pensemos siempre que trabajando
servimos a la sociedad y
colaboramos con Dios para cuidar el mundo.

Que nos esforcemos por conseguir lo que está bien hecho.
Porque el servicio y el amor es lo que demuestra a los otros que nos importan.

¡Santa María, madre de Dios y madre nuestra,
que pongamos amor en nuestro trabajo!