Madre amable

Amable es la persona que, por su actitud y su trato para con los demás, se hace amar.

Amable es la persona que es agradable cuando nos dirige la palabra.   Amable es quien interpreta bien y sabe disculpar los errores ajenos. Amable es además quien acoge al que anda solitario, quien se anticipa cuando ve una necesidad de ayuda, quien va a consolar donde hay algún dolor.

La amabilidad sale de un buen corazón. Creemos que la bondad de María hizo de ella una madre amable, una vecina amable, una compañera y amiga amable.

ORACIÓN

Virgen María,
cuando lo pensamos, nos encanta la amabilidad.
Pero a la hora de la práctica
tenemos mucho peligro de ser envidiosos,
de ser picajosos, de decir palabras que ofenden
y de pensar en nosotros mismos sin mirar hacia los demás.

Madre nuestra,
danos una voluntad fuerte para dominar la lengua.
Danos un corazón grande donde quepan todos los compañeros.
Danos unos ojos listos para mirar por  aquellos que nos necesitan.
¡Madre Amable, ruega por nosotros pecadores!