Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13/06/18

SAN ANTONIO DE PADUA, presbítero y doctor de la Iglesia. (MEMORIA)

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: VERBO DE DIOS, ETERNA LUZ DIVINA.

Verbo de Dios, eterna luz divina,
fuente eternal de toda verdad pura,
gloria de Dios, que el cosmos ilumina,
antorcha toda luz en noche oscura.

Palabra eternamente pronunciada
en la mente del Padre, ¡oh regocijo!,
que en el tiempo a los hombres nos fue dada
en el seno de Virgen, hecha Hijo.

Las tinieblas de muerte y de pecado,
en que yacía el hombre, así vencido,
su verdad y su luz han disipado,
con su vida y su muerte ha redimido.

Con destellos de luz que Dios envía,
no dejéis de brillar, faros divinos;
de los hombres y pueblos sed su guía,
proclamad la verdad en los caminos. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Aguardamos la alegre esperanza, la aparición gloriosa de nuestro salvador.

Salmo 61 – DIOS, ÚNICA ESPERANZA DEL JUSTO.

Sólo en Dios descansa mi alma,
porque de él viene mi salvación;
sólo él es mi roca y mi salvación,
mi alcázar: no vacilaré.

¿Hasta cuándo arremeteréis contra un hombre
todos juntos, para derribarlo
como a una pared que cede
o a una tapia ruinosa?

Sólo piensan en derribarme de mi altura,
y se complacen en la mentira:
con la boca bendicen,
con el corazón maldicen.

Descansa sólo en Dios, alma mía,
porque él es mi esperanza;
sólo él es mi roca y mi salvación,
mi alcázar: no vacilaré.

De Dios viene mi salvación y mi gloria,
él es mi roca firme,
Dios es mi refugio.

Pueblo suyo, confiad en él,
desahogad ante él vuestro corazón,
que Dios es nuestro refugio.

Los hombres no son más que un soplo,
los nobles son apariencia:
todos juntos en la balanza subirían
más leves que un soplo.

No confiéis en la opresión,
no pongáis ilusiones en el robo;
y aunque crezcan vuestras riquezas,
no les deis el corazón.

Dios ha dicho una cosa,
y dos cosas que he escuchado:

«Que Dios tiene el poder
y el Señor tiene la gracia;
que tú pagas a cada uno
según sus obras.»

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Aguardamos la alegre esperanza, la aparición gloriosa de nuestro salvador.

Ant 2. Que Dios ilumine su rostro sobre nosotros y nos bendiga.

Salmo 66 – QUE TODOS LOS PUEBLOS ALABEN AL SEÑOR.

El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra.

¡Oh Dios!, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor, nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga; que le teman
hasta los confines del orbe.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Que Dios ilumine su rostro sobre nosotros y nos bendiga.

Ant 3. Todo fue creado por él y para él.

Cántico: HIMNO A CRISTO, PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS. Cf. Col 1, 12-20

Damos gracias a Dios Padre,
que nos ha hecho capaces de compartir
la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,
y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,
por cuya sangre hemos recibido la redención,
el perdón de los pecados.

Él es imagen de Dios invisible,
primogénito de toda creatura;
pues por medio de él fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;
todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,
y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud.
Y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas:
haciendo la paz por la sangre de su cruz
con todos los seres, así del cielo como de la tierra.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Todo fue creado por él y para él.

LECTURA BREVE   St 3, 17-18

La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz; y su fruto es la justicia.

RESPONSORIO BREVE

V. En la asamblea le da la palabra.
R. En la asamblea le da la palabra.

V. Lo llena de espíritu, sabiduría e inteligencia.
R. Le da la palabra.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. En la asamblea le da la palabra.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Oh doctor admirable, luz de la Iglesia santa, san Antonio de Padua, fiel cumplidor de la ley, ruega por nosotros al Hijo de Dios.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Oh doctor admirable, luz de la Iglesia santa, san Antonio de Padua, fiel cumplidor de la ley, ruega por nosotros al Hijo de Dios.

PRECES

Glorifiquemos a Cristo, constituido pontífice en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios, y supliquémosle humildemente diciendo:

Salva a tu pueblo, Señor.

Tú que por medio de pastores santos y eximios has glorificado a tu Iglesia,
haz que todos los cristianos resplandezcan por su virtud.

Tú que por la oración de los santos pastores, que a semejanza de Moisés oraban por el pueblo, perdonaste los pecados de tus fieles,
purifica y santifica también ahora a la santa Iglesia por la intercesión de los santos.

Tú que de entre los fieles elegiste a los santos pastores y, por tu Espíritu, los consagraste como ministros en bien de sus hermanos,
llena también de tu Espíritu a todos los pastores del pueblo de Dios.

Tú que fuiste la heredad de los santos pastores,
no permitas que ninguno de los que fueron adquiridos por tu sangre viva alejado de ti.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que por medio de los pastores de la Iglesia das la vida eterna a tus ovejas para que nadie las arrebate de tu mano,
salva a los difuntos, por quienes entregaste tu vida.

Digamos juntos la oración que Cristo nos enseñó como modelo de toda oración:

Padre nuestro…

ORACION

Dios todopoderoso y eterno, que diste a tu pueblo un predicador insigne del Evangelio en san Antonio de Padua, y un intercesor eficaz que lo asistiera en sus dificultades, concédenos, por su intercesión, que seamos fieles a las enseñanzas del Evangelio y que contemos con tu ayuda en todas las adversidades. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

Lectio: Miércoles, 13 Junio, 2018
Tiempo Ordinario
  
1) Oración inicial
¡Oh Dios!, fuente de todo bien, escucha sin cesar nuestras súplicas; y concédenos, inspirados por ti, pensar lo que es recto y cumplirlo con tu ayuda. Por nuestro Señor.
2) Lectura
Del santo Evangelio según Mateo 5,17-19
«No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Os lo aseguro: mientras duren el cielo y la tierra, no dejará de estar vigente ni una tilde de la ley sin que todo se cumpla. Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos.»
3) Reflexión
• El Evangelio de hoy (Mt 5,17-19) enseña como observar la ley de Dios de manera que su práctica muestre en qué consiste el pleno cumplimiento de la ley (Mt 5,17-19). Mateo escribe para ayudar las comunidades de judíos convertidos a superar las críticas de los hermanos de raza que los acusaban diciendo: “Ustedes son infieles a la Ley de Moisés”. Jesús mismo había sido acusado de infidelidad a la ley de Dios. Mateo trae la respuesta esclarecedora de Jesús a los que lo acusaban. Así nos da una luz para ayudar las comunidades a resolver su problema.
• Usando imágenes de la vida cotidiana, con palabras sencillas y directas, Jesús había dicho que la misión de la comunidad, su razón de ser, es ser sal y luz. Había dado algunos consejos respecto de cada una de las imágenes. A continuación vienen los tres breves versículos del Evangelio de hoy.
• Mateo 5,17-18: Ni una tilde de la ley dejará de ser vigente. Había varias tendencias en las comunidades de los primeros cristianos. Unas pensaban que no era necesario observar las leyes del Antiguo Testamento, pues es la fe en Jesús lo que nos salva y no la observancia de la Ley (Rm 3,21-26). Otros aceptaban a Jesús como Mesías, pero no aceptaban la libertad del Espíritu con que algunas comunidades vivían la presencia de Jesús resucitado. Pensaban que ellos, siendo judíos, debían continuar observando las leyes del AT (Hec 15,1.5). Había además cristianos que vivían tan plenamente en la libertad del Espíritu, que habían dejado de mirar la vida de Jesús de Nazaret o el AT y que llegaban a decir: “¡Anatema Jesús!” (1Cor 12,3). Ante estas tensiones, Mateo procura un equilibrio más allá de los dos extremos. La comunidad ha de ser un espacio, donde este equilibrio pueda ser alcanzado y vivido. La respuesta dada por Jesús a los que lo criticaban seguía bien actual para las comunidades: “¡No he venido a abolir la ley, sino a darle pleno cumplimiento!”. Las comunidades no podían estar contra la Ley, ni podían encerrarse en la observancia de la ley. Al igual que Jesús, debían dar un paso y mostrar, en la práctica, cuál es el objetivo que la ley quiere alcanzar en la vida de las personas, a saber, en la práctica perfecta del amor.
• Mateo 5,19: Ni una tilde de la ley dejará de ser vigente Y a los que querían deshacerse de toda la ley, Mateo recuerda otra palabra de Jesús: “Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos”. La gran inquietud del Evangelio de Mateo es mostrar que el AT, Jesús de Nazaret y la vida en el Espíritu Santo, no pueden separarse. Los tres forman parte del mismo y único proyecto de Dios y nos comunican la certeza central de la fe: el Dios de Abrahán y Sara está presente en medio de las comunidades por la fe en Jesús de Nazaret que nos manda su Espíritu.
4) Para la reflexión personal
• ¿Cómo veo y vivo la ley de Dios: cómo horizonte de libertad creciente o cómo imposición que delimita mi libertad?
• Y ¿qué podemos hacer hoy para los hermanos y las hermanas que consideran toda esta discusión como superada y sin actualidad? ¿Qué podemos aprender de ellos?
5) Oración final
¡Celebra a Yahvé, Jerusalén,
 alaba a tu Dios, Sión!,
que refuerza los cerrojos de tus puertas
y bendice en tu interior a tus hijos. (Sal 147,12-13)

Read Full Post »

Marcos 4, 13-20

<

p style=”text-align:justify;”>13Y les dice:“¿No conocéis esta parábola? ¿Y cómo conoceréis todas las parábolas?
 14El sembrador siembra la palabra.
 15Pero estos son los del borde del camino donde es sembrada la palabra: cuando escuchan, de inmediato viene Satanás y les quita la palabra sembrada en ellos.
 16Y estos son los sembrados en terreno pedregoso: los que, cuando escuchan la palabra, de inmediato la reciben con alegría, 17y no tienen raíz en sí mismos, sino que están a lo temporal y al suceder una tribulación o persecución por causa de la palabra de inmediato se escandalizan [caen].
 18Y otros son los sembrados entre espinos: estos son los que escuchan la palabra,19y las preocupaciones del tiempo presente y la seducción del dinero y los deseos de las restantes cosas, entrando en ellos, ahogan la palabray queda sin fruto.
 20Y esos son los sembrados en la tierra buena: los que escuchan la palabray la acogen y dan fruto: uno treinta y otro sesenta y otro ciento”.

<

p style=”text-align:justify;”>Después de definir el tema de la parábola del sembrador como «el misterio del reino de Dios» en 4,10- 12, Jesús ofrece ahora una interpretación de la parábola que alegoriza algunos de sus términos principales. Pero esta explicación es obra de la Iglesia primitiva, al menos en su forma presente.


<

p style=”text-align:justify;”>La estructura de esta interpretación responde estrechamente a la de la misma parábola: cada parte es alegorizada, sección por sección. La interpretación puede dividirse en tres secciones: introducción (4,13- 14), terrenos improductivos (4,15-19) y el buen terreno (4,20). 


• 4,13-14: El pasaje comienza con dos observaciones: la reprimenda de los discípulos y la interpretación de la semilla. La reprensión a los discípulos por no comprender la parábola del sembrador suena hiriente. Después de todo, la parábola parece oscura, y si veinte siglos de comentadores han vacilado ante ella, ¿cómo se puede esperar que los discípulos la capten inmediatamente? De todas maneras, probablemente esa reprimenda no debe tomarse de un modo literal. Igual que el imperativo «escuchad» (de 4,3), con el que forma un paralelo, tiene una finalidad pedagógica, es decir, la de pedir a los oyentes de Jesús, y por implicación a los oyentes de Marcos, que presten mucha atención. De todas formas, aquí hay también un tono de fondo de advertencia: aunque los discípulos se encuentren dentro del círculo de Jesús (4,11a), corren el riesgo de caer en la misma ceguera que afecta a «los de fuera» (cf. 4,11b-12; 7,18; 8,14-21).

La reprimenda a los discípulos anticipa el tema principal de la explicación alegórica, es decir, el tema de los obstáculos para la percepción de «la palabra». Resulta sorprendente el hecho de que la explicación interpreta todos los elementos principales de la parábola -los tipos de suelos, los factores que impiden el crecimiento de la semilla, y el resultado de la semilla-, pero deja sin interpretar el sentido del sembrador. ¿Por qué no se especifica su identidad? Esta ausencia ha de entenderse como una «laguna» intencional dentro de la narración, es decir, un tema que se deja oscuro, para obligar al lector a fijarse y pensar, dirigiéndose así hacia el motivo central de la parábola.

<

p style=”text-align:justify;”>
En un nivel, según Marcos, el sembrador-proclamador es el mismo Dios, como en muchos textos del Antiguo Testamento que hablan de la poderosa palabra divina. En un segundo nivel, el sembrador es Jesús, como en los pasajes de Marcos en los que Jesús enseña, dice o proclama la palabra (2,2; 4,33; 8,32; 9,10; 10,22.24; 11,29; 13,31; 14,34). En un tercer nivel, el sembrador se identifica con los predicadores de la comunidad de Marcos, aquellos cuya proclamación del evangelio (cf. 8,35; 10,29; 13,10; 14,9) es una continuación del propio anuncio de Jesús. 


La vinculación de estos tres aspectos de la palabra proclamada resulta clara en 13,11: allí donde los cristianos de Marcos son llamados a dar testimonio de su fe se les dice: «no seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu Santo», el Espíritu que es el aliento de Dios, pero que según 1,8 es también el don bautismal de Jesús. Así, 4,14 no describe simplemente algo que pasó una vez, en otro tiempo, en la época pasada del Jesús histórico, sino algo que continúa realizándose en el presente de Marcos, allí donde su comunidad sigue llevando adelante la proclamación de la palabra de Jesús.

<

p style=”text-align:justify;”>• 4,14-19: Pero si la palabra es tan poderosa que puede trascender la muerte, si porta en sí el poder de Dios y de Jesús, ¿cómo es posible que tope a menudo con oídos sordos? Este es el problema del que se ocupa la mayor parte de la explicación en 4,14-19. Cada uno de los tres terrenos o suelos improductivos se describe con el mismo esquema: la misma regularidad de este esquema sugiere que el fracaso de la palabra para dar fruto constituye el cumplimiento de un plan divino; y esta sugerencia queda reforzada por la lógica implícita de la parábola: los suelos son como son (son lo que son) porque Dios los ha hecho de esa forma. Los hombres y mujeres son capaces o incapaces de escuchar dependiendo de la forma en que Dios los ha formado (cf. 4,33: «conforme a su capacidad de entender»). Según eso, en contra del modo en que la parábola se interpreta con frecuencia, su mensaje no es «convertíos en tierra buena», pues el buen suelo es buen suelo y el mal suelo es mal suelo. El suelo no puede cambiar de naturaleza. Deliberadamente esa imagen ha sido escogida por su carácter pasivo. 


Ciertamente, y a pesar de lo anterior (los suelos son lo que son), los seres humanos pueden actuar. Así, en particular las descripciones del segundo y del cuarto suelo (4,16-17.20) ponen especialmente de relieve la importancia de la acción humana de recibir la semilla y mantenerla. Pero estas descripciones de carácter más antropológico alternan con las del primer y el tercer suelo (4,15.18-19), que son más abiertamente demonológicas. El Diablo aparece explícitamente mencionado en 4,15. Así que aquí no queda espacio para la acción de la voluntad humana: Satán viene inmediatamente, e irrumpe sobre el suelo y arranca la semilla antes de que tenga posibilidad de germinar. De modo semejante, en 4,18-19 las «preocupaciones del mundo», es decir, los problemas que brotan de este mundo perecedero, que ata a las personas, no permiten que estas puedan escoger, sino que las mismas preocupaciones entran en las personas como demonios y les quitan la posibilidad de decidirse a favor de Dios. Como sucede con frecuencia en los escritos apocalípticos, la frontera entre el ejercicio de la voluntad humana y el influjo de poderes sobrenaturales resulta muy tenue. Estas descripciones de semillas que se pierden sería de gran interés para la comunidad de Marcos, dado que probablemente algunos de sus primeros miembros habían apostatado. Los rasgos del segundo suelo y del tercero (el de rocas y el de espinas) tienen quizás una resonancia especial, como sugiere su misma longitud. Es probable que algunos miembros de la comunidad de Marcos no hayan estado bien arraigados en la fe para mantenerse firmes cuando ha surgido la persecución del mundo, de manera que no han sido capaces de resistir hasta el fin, para ser así salvados (13,13); quizá otros hayan sido seducidos por la riqueza y por otras preocupaciones mundanas. Se han vuelto proskairos, inestables, cuando los tiempos se tornaron duros (4,17).

<

p style=”text-align:justify;”>Enfrentado con estas defecciones como fondo, nuestro pasaje pide a los oyentes de Marcos que se mantengan firmes escuchando la palabra de Dios, que no desistan, para mostrar así que son ciertamente suelo bueno. De modo implícito, este pasaje también les consuela, pues aunque muchos están rechazando el mensaje de Jesús, ese gesto no significa, como algunos estarían tentados de pensar, que la palabra que han escuchado y proclamado no es palabra de Dios. Al contrario, precisamente porque es palabra de Dios, la reacción resulta a veces tan brutal y repentina que Satán se abalanza como un pájaro de presa para arrancarla de los corazones de la gente. Porque la palabra no es solo un mensaje sobre la nueva era, sino también el instrumento de Dios para liberar a la humanidad e introducir así la nueva edad; y por eso los poderes de la vieja edad, que tienen a la humanidad cautiva, están tan empeñados en estrangular la palabra. 


<

p style=”text-align:justify;”>• 4,20: Esa resistencia manifiesta que la palabra es poderosa y que está cumpliendo su efecto, pues está derrotando a las fuerzas demoníacas que anteriormente tenían poder sobre la tierra. Pero esta resistencia es todavía una noticia mejor para la comunidad de Marcos, pues indica que, a pesar de la 
oposición que recibe, la palabra está encontrando de hecho una entrada en los corazones humanos, de manera que algunos oyentes están preparados y son capaces de escucharla y recibirla, permitiendo que fructifique en sus vidas, dejando en un segundo plano todas las restantes cosas. El reino de Dios ha entrado en escena, ha venido a través del ministerio de Jesús. La nueva edad ha irrumpido, pero misteriosamente, sin erradicar ni destruir todas las huellas de la edad antigua. Algunos pueden discernir la llegada de Dios en la vida, muerte y resurrección de Jesús, pero muchos son incapaces de ello. Pues bien, incluso esta ceguera de muchos «de fuera» constituye un reflejo de la voluntad de Dios.

Pero la voluntad de Dios no consiste en que este Reino permanezca escondido para siempre, y así lo pondrá de relieve la segunda parte del capítulo de las parábolas. Marcos cree que sucede precisamente lo contrario: muy pronto la oscuridad dejará paso a la luz, e incluso la misma oscuridad actual se encuentra al servicio de la luz. Este mensaje paradójico constituye el tema principal del siguiente pasaje.

Read Full Post »

LA LANZADA

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Dios, que por medio del Corazón de tu Hijo, herido por nuestras culpas, te dignas, en tu misericordia infinita, darnos los tesoros de tu amor; te pedimos nos concedas que, al presentarte el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos también el homenaje de una digna satisfacción. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

CONSIDERACIÓN DEL DÍA

Lanzada contra el Corazón de Cristo es la impiedad, el desprecio que se hace de las cosas sagradas; la burla y el sarcasmo contra las mismas; la negación de las verdades y doctrinas de Jesús.

 

LETANÍAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Padre Eterno, Dios de los cielos, ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Dios, Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Santa Trinidad, un solo Dios, ten piedad de nosotros

Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Pa­dre, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, formado por el Espíritu Santo en el seno de la Virgen Madre, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, unido sustancialmente al Verbo de Dios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de majestad infinita, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, templo santo de Dios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, tabernáculo del Al­tísimo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del cielo, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, lleno de bondad y de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, hoguera ardiente de caridad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, asilo de justicia y de amor, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, Rey y centro de todos los corazones, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien están to­dos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la divinidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, en quien el Padre halló sus complacencias, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, deseo de los eter­nos collados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, paciente y de mu­cha misericordia, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, rico para todos los que te invocan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de vida y de santidad, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, propiciación por nuestros pecados, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, saciado de opro­bios, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, despedazado por nuestros delitos, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte, Ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, perforado por una lanza, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, fuente de toda con­solación, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, víctima de los pecadores, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, esperanza de los que en ti mueren, ten piedad de nosotros.
Corazón de Jesús, delicia de todos los santos, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas los pe­cados del mundo, perdónanos, Se­ñor.
Cordero de Dios, que quitas los pe­cados del mundo, escúchanos, Se­ñor.
Cordero de Dios, que quitas los pe­cados del mundo, ten piedad de nosotros.
Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo.

 

ORACIÓN

Dios todopoderoso y eterno, mira el corazón de tu amadísimo Hijo y las alabanzas y sa­tisfacciones que te dio en nombre de los pecadores, y concede propicio el perdón a los que imploran tu misericordia, en nombre de tu mismo Hijo Jesucristo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, Dios, por todos los siglos de los siglos. Amén.

 

ORACIÓN FINAL

Señor Jesús, que tus santos misterios infundan en nosotros el fervor divino, con el que, recibida la bondad de tu dulce Corazón, aprendamos a despreciar lo terreno y amar lo celestial. Tu que vives y reinas por siglos infinitos. Amén.

Read Full Post »

83. Oriente Medio, tierra de la revelación bíblica, ha sido desde muy pronto una meta privilegiada de peregrinación para muchos cristianos, venidos de todo el mundo para fortalecer su fe y vivir una experiencia profundamente espiritual. Se trataba entonces de un gesto penitencial que respondía a una auténtica sed de Dios. La peregrinación bíblica actual debe volver a esta intuición inicial. Inspirada en la penitencia para la conversión y en la búsqueda de Dios, y poniendo sus pasos sobre los pasos terrenos de Cristo y de los apóstoles, la peregrinación a los lugares santos y apostólicos, vivida con fe y hondura, puede ser una auténtica sequela Christi. En un segundo momento, permite también que los fieles se impregnen más de la riqueza visual de la historia bíblica, que les recordará los grandes momentos de la economía de la salvación. Conviene igualmente que se asocie la peregrinación bíblica a la peregrinación a los santuarios de los mártires y los santos, en los que la Iglesia venera a Cristo, fuente de su martirio y de su santidad.

Read Full Post »

Queremos, Señor Jesús, escucharte en tu Palabra.
Y escuchándola, sintonizar con tu corazón de Hijo confiado en el Padre del cielo, aprender a orar Contigo, a esperar con
paciencia activa, a amar y a perdonar sin cansarnos.
Saber una y otra vez cuánto te importa cada hombre y cada
mujer, cuánto te interesa nuestra propia paz y felicidad.
Enséñanos, Jesús, Señor y Hermano nuestro, a conocerte a
través de tu evangelio. ASI SEA.

 

Mc 4, 26-34

«26También decía: “El Reino de Dios es como un hombre que echa la simiente en la tierra, 27y duerma o se levante, de noche o de día, la simiente brota y crece, sin que él sepa cómo. 28La tierra da el fruto por sí misma; primero hierba, luego espiga, luego trigo abundante en la espiga. 29Y cuando el fruto lo admite, de inmediato se le mete la hoz, porque ha llegado la siega”.

30También decía: “¿Con qué compararemos el Reino de Dios o con quéparábola lo expondremos? 31Es como un grano de mostaza que, cuando se siembra en la tierra, es más pequeña que cualquier semilla [que se siembra] en la tierra; 32y, cuando se siembra, crece y se hace mayor que todas las hortalizas, y echa ramas grandes de modo que las aves delcielo pueden anidar bajo su sombra”.

33Y les hablaba la palabra con muchas parábolas como éstas, según podían entenderle. 34Y no les hablaba sin parábolas; aunque a sus propios discípulos todo se lo explicaba en privado».

¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

El capítulo 4 de Marcos recoge las parábolas del Reino y es uno de los escasos “discursos” de Jesús en este evangelio.Después de la parábola del sembrador (4,3-9), la justificación de hablar así (4,10-12) y la explicación de aquella parábola (4,13-20), una pequeña escena de transición con dos dichos de Jesús (4,21-25) da paso a otras dos parábolas y la conclusión (que conforman el texto de hoy: 4,26-34). Después viene el episodio de la tempestad calmada (4,35- 41). Jesús continúa en tierras galileas ejerciendo su misiónde hacer presente la soberanía de Dios, el “Reino de Dios”,mientras tiene que afrontar la hostilidad de las autoridades, el rechazo de familiares y paisanos y la incomprensión de sus discípulos.

 

TEXTO

El texto presenta tres unidades: la primera parábola (vv. 26- 29), centrada en el crecimiento del Reino de Dios, que pasa de simiente a fruto sin que intervenga ese hombre con el que se compara el Reino (¿una referencia al propio Jesús que está rodeado de dificultades en su misión, pero que confía completamente en ella?); la segunda parábola (vv. 30-32), centrada en el crecimiento progresivo (¡aunque modesto!) del mismo Reino, comparado ahora con una semilla de mostaza; la conclusión de las parábolas (vv. 33-34), con un papel especial y privilegiado para los discípulos, que reciben una instrucción privada de Jesús.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• Jesús toma ejemplos de la vida cotidiana para hablar de la presencia (del Reino) de Dios en la misma. Contempla la realidad con una profundidad que le permite rastrear las huellas de Dios en la historia. Nos enseña a mirar con nuevos ojos nuestra propia vida y descubrir en ella las llamadas de Dios, su presencia fecunda. ¿Cómo leemos lo que pasa?

• La primera comparación es con un agricultor quesiembra y espera. Hace su trabajo, pero todo no depende de él. Son como los dos aspectos de nuestra vida cristiana: tarea y don / don y tarea. Exige nuestro compromiso, pero también nuestra confianza.

• También está presente la idea del proceso: semilla, brote, hoja, espiga y grano. ¿Es así la semilla del Reino de Dios en nuestra vida? ¿Sentimos que vivimos en proceso, que nuestra vida cristiana crece y fructifica?

• La segunda comparación es con un grano de mostaza que crece y se vuelve capaz de albergar los nidos de los pájaros. También está presente la imagen de uncrecimiento “misterioso”, “providencial”, pero se destacaesa capacidad de albergar nuevas vidas: nuestra experiencia cristiana tiene que ser centrífuga e inclusiva, abierta a los demás para ofrecer cobijo y protección. ¿Cómo hacer esto práctico en los tiempos de crisis que vivimos?

• Las insistencias léxicas del texto son “en la tierra”, “simiente-sembrar” y “frutos”: la fe debe vivirse “con los pies en la tierra”, atentos a y comprometidos con larealidad; y en esa realidad concreta, saber poner la simiente del Reino, la presencia de Jesús y de Dios con toda nuestra decisión, confiando no sólo en nuestro trabajo sino también (y sobre todo) en la providencia de Dios; así, hasta llegar a dar frutos para que el Reino sea una experienciadichosa sobre todo para aquellos cuya vida está más empobrecida, empequeñecida, amenazada.

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

Read Full Post »

XI Domingo Ordinario
17 de junio 2018

Ez 17, 22-24; Salmo 91; 2Co 5, 6-10; Marcos 4, 26-34

La parábola de la semilla que crece

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sí sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha”. Les dijo también: “¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con qué parábola lo podremos representar? Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la más pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra”. Y con otras muchas parábolas semejantes les estuvo exponiendo su mensaje, de acuerdo con lo que ellos podían entender. Y no les hablaba sino en parábolas; pero a sus discípulos les explicaba todo en privado.

 

Reflexión

¿Has tenido la oportunidad de ver una semilla que se abre y brota una ramita, o un campo lleno de plantas donde el sembrador recoge los frutos? Nosotros somos como semillitas que nos abrimos por gracia de Dios y brotan las buenas acciones que le gustan a Jesús y las recoge. Sin que sepamos cómo nace y crece la semilla, así también, nosotros no sabemos cómo Jesús siembra dentro de nuestro corazón y así va formando los amigos que cosecha como grano maduro.

 

Actividad

Colorear los pasos de la parábola, con dibujos en secuencia: la semilla, un tallo, la espiga, los granos y la cosecha. También colorear un grupo de niños haciendo obras buenas. Relacionar las obras buenas con la cosecha. ¿Qué semillas siembra Jesús en nuestro corazón? (fe, esperanza, paz) ¿Con qué las riega haciéndolas crecer? (amor, sabiduría, consejo, humildad) (Escribir en semillas/gotas de agua) ¿Qué sembramos nosotros en los demás?

 

Oración

Jesús eres el mejor Sembrador; y en la tierra que somos tus amigos, pones la semillita de tu palabra y mucho amor. Quiero ser un granito maduro que forma la espiga que llega a tus manos. Gracias Amigo Jesús porque me haces crecer sin que yo me dé cuenta. Amen.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: