Juan te abría el camino, Señor

Quisiera, Señor, ser como Juan,
saber presentarte a la gente,
hablar de Ti con entusiasmo
y demostrar lo gozoso que se vive contigo.

Siento deseos de contárselo a todos,
pero no encuentro las palabras adecuadas
y al hablar de Ti te minimizo,
te convierto en rutina, en vez de novedad.

Para hablar de Ti, te pido palabras claras,
para contagiarte, te pido ideas ordenadas,
para ilusionar contigo, te pido entusiasmo
y para transmitir fe,
te pido que me llenes de amor.

Me gustaría decir a los cuatro vientos,
que contigo las penas se vuelven llevaderas
que a tu lado las dificultades se hacen retos
y que contigo lo mejor de la vida
es aún más bonito.

Desearía anunciarte a los que no te conocen
a mis amigos ateos y a los alejados con desencanto,
me gustaría que mi vida fuera una muestra de tu hacer en mí
y que conmigo la gente sintiera deseos de buscarte.

Quisiera ser megáfono, canción, libro o poema,
un cómic divertido que hable de Ti,
para que nadie viva la orfandad de tu ausencia,
porque no conoce la forma
de encontrarse contigo.

No te escondas, Señor, sal al encuentro
de todos los que viven un sindios…
que no tardes más tiempo, te lo ruego,
que disfruten de tu amor tanto como yo.

Mari Patxi Ayerra