Mi tiempo

Esa es mi generación, que tiene hambre de Dios y no lo sabe.
Esa es mi generación que tiene hambre de un padre, y no sabe que todos somos hijos de él.
Esa es mi generación, que ríe de las cosas de Dios… mientras está llorando su neurosis ante los ídolos de vatios, amperios y voltios.
Esa es mi generación, que da la espalda al templo y camina, ciega, en dirección a los tribunales del divorcio o de las matanzas colectivas.
Esa es mi generación, que se tumba en la cama y conoce las mil posiciones y técnicas a usar en el lecho conyugal, pero que se atormenta con histeria ante las cunas vacías o trocadas en mortajas del angelito muerto antes de nacer.
Esa es mi generación que tiene hambre de crear, y ni siquiera consigue arrodillarse delante del Creador.
Esa es mi generación, que cuenta por las esquinas y círculos sociales las infidelidades que maquina, y en cambio se avergüenza de repetir las oraciones que rezó en un tiempo para la sobrevivencia del amor.
Y esa generación mía pide un milagro y una solución, porque las soluciones descubiertas hasta ahora siguen dirigidas a las grandes ciudades… a la espera de que alguien pulse un botón.
Y el mundo sigue temblando de miedo ante la locura de una entera civilización que decir no hacer la guerra… ¡porque no sabe quién tiene más botones que pulsar!
P. Zezinho
Anuncio publicitario