Vísperas – San Agustín

SAN AGUSTÍN, obispo y doctor de la iglesia. (MEMORIA)

 

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: VERBO DE DIOS, ETERNA LUZ DIVINA.

Verbo de Dios, eterna luz divina,
fuente eternal de toda verdad pura,
gloria de Dios, que el cosmos ilumina,
antorcha toda luz en noche oscura.

Palabra eternamente pronunciada
en la mente del Padre, ¡oh regocijo!,
que en el tiempo a los hombres nos fue dada
en el seno de Virgen, hecha Hijo.

Las tinieblas de muerte y de pecado,
en que yacía el hombre, así vencido,
su verdad y su luz han disipado,
con su vida y su muerte ha redimido.

Con destellos de luz que Dios envía,
no dejéis de brillar, faros divinos;
de los hombres y pueblos sed su guía,
proclamad la verdad en los caminos. Amén.

SALMODIA

Ant 1. El Señor da la victoria a su Ungido.

Salmo 19 – ORACIÓN POR LA VICTORIA DEL REY.

Que te escuche el Señor el día del peligro,
que te sostenga el nombre del Dios de Jacob;
que te envíe auxilio desde el santuario,
que te apoye desde el monte Sión;

que se acuerde de todas tus ofrendas,
que le agraden tus sacrificios;
que cumpla el deseo de tu corazón,
que dé éxito a todos tus planes.

Que podamos celebrar tu victoria
y en el nombre de nuestro Dios alzar estandartes;
que el Señor te conceda todo lo que pides.

Ahora reconozco que el Señor
da la victoria a su Ungido,
que lo ha escuchado desde su santo cielo,
con los prodigios de su mano victoriosa.

Unos confían en sus carros,
otros en su caballería;
nosotros invocamos el nombre
del Señor, Dios nuestro.

Ellos cayeron derribados,
nosotros nos mantenemos en pie.

Señor, da la victoria al rey
y escúchanos cuando te invocamos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor da la victoria a su Ungido.

Ant 2. Al son de instrumentos cantaremos tu poder.

Salmo 20, 2-8. 14 – ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VICTORIA DEL REY.

Señor, el rey se alegra por tu fuerza,
¡y cuánto goza con tu victoria!
Le has concedido el deseo de su corazón,
no le has negado lo que pedían sus labios.

Te adelantaste a bendecirlo con el éxito,
y has puesto en su cabeza una corona de oro fino.
Te pidió vida, y se la has concedido,
años que se prolongan sin término.

Tu victoria ha engrandecido su fama,
lo has vestido de honor y majestad.
Le concedes bendiciones incesantes,
lo colmas de gozo en tu presencia;
porque el rey confía en el Señor,
y con la gracia del Altísimo no fracasará.

Levántate, Señor, con tu fuerza,
y al son de instrumentos cantaremos tu poder.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Al son de instrumentos cantaremos tu poder.

Ant 3. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.

Cántico: HIMNO A DIOS CREADOR Ap 4, 11; 5, 9-10. 12

Eres digno, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria,
el honor y el poder,
porque tú has creado el universo;
porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.

Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos,
porque fuiste degollado
y por tu sangre compraste para Dios
hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;
y has hecho de ellos para nuestro Dios
un reino de sacerdotes
y reinan sobre la tierra.

Digno es el Cordero degollado
de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría,
la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.

LECTURA BREVE   St 3, 17-18

La sabiduría que viene de arriba ante todo es pura y, además, es amante de la paz, comprensiva, dócil, llena de misericordia y buenas obras, constante, sincera. Los que procuran la paz están sembrando la paz; y su fruto es la justicia.

RESPONSORIO BREVE

V. En la asamblea le da la palabra.
R. En la asamblea le da la palabra.

V. Lo llena de espíritu, sabiduría e inteligencia.
R. Le da la palabra.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. En la asamblea le da la palabra.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. ¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. ¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera.

PRECES

Glorifiquemos a Cristo, constituido pontífice en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios, y supliquémosle humildemente diciendo:

Salva a tu pueblo, Señor.

Tú que por medio de pastores santos y eximios has glorificado a tu Iglesia,
haz que todos los cristianos resplandezcan por su virtud.

Tú que por la oración de los santos pastores, que a semejanza de Moisés oraban por el pueblo, perdonaste los pecados de tus fieles,
purifica y santifica también ahora a la santa Iglesia por la intercesión de los santos.

Tú que de entre los fieles elegiste a los santos pastores y, por tu Espíritu, los consagraste como ministros en bien de sus hermanos,
llena también de tu Espíritu a todos los pastores del pueblo de Dios.

Tú que fuiste la heredad de los santos pastores,
no permitas que ninguno de los que fueron adquiridos por tu sangre viva alejado de ti.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que por medio de los pastores de la Iglesia das la vida eterna a tus ovejas para que nadie las arrebate de tu mano,
salva a los difuntos, por quienes entregaste tu vida.

Digamos juntos la oración que Cristo nos enseñó como modelo de toda oración:

Padre nuestro…

ORACION

Renueva, Señor, en tu Iglesia aquel espíritu que, con tanta abundancia, otorgaste al obispo san Agustín, para que también nosotros tengamos sed de ti, única fuente de la verdadera sabiduría, y en ti, único manantial del verdadero amor, encuentre descanso nuestro corazón. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Lectio Divina – 28 de agosto

Lectio: Martes, 28 Agosto, 2018
Tiempo Ordinario
1) Oración inicial
¡Oh Dios!, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo; inspira a tu pueblo el amor a tus preceptos y la esperanza en tus promesas, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría. Por nuestro Señor.
2) Lectura del Evangelio
Del Evangelio según Mateo 23,23-26
«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de rapiña e intemperancia! ¡Fariseo ciego, purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura!
3) Reflexión
• El evangelio de hoy presenta dos otros ‘hay’ que Jesús pronuncia contra los líderes religiosos de su época. Los dos ‘ay’ de hoy denuncian la falta de coherencia entre palabra y actitud, entre el exterior y el interior. Repetimos hoy lo que afirmamos antes. Al meditar las palabras tan duras de Jesús, tengo que pensar no sólo en los doctores y en los fariseos de la época de Jesús., sino que también y sobre todo en el hipócrita que hay en mí, en nosotros, en nuestra familia, en la comunidad, en nuestra iglesia, en la sociedad de hoy. Vamos a mirar en el espejo del texto, para descubrir lo que hay de errado en nosotros.
• Mateo 23,23-24: El quinto ‘ay’ contra los que insisten en la observancia y olvidan la misericordia. “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe!”. Este quinto ‘ay’ de Jesús contra los líderes religiosos de aquella época puede ser repetido contra muchos líderes religiosos de los siglos siguientes, hasta hoy. Muchas veces, en nombre de Dios, insistimos en detalles y olvidamos la misericordia. Por ejemplo, el jansenismo volvió la vivencia de la fe árida, insistiendo en observancias y penitencias que desviaron al pueblo del camino del amor. La hermana carmelita Teresa de Lisieux creció en este ambiente jansenista, que marcaba la Francia del final del siglo XIX. Fue a partir de una dolorosa experiencia personal que ella supo recuperar la gratuidad del amor de Dios con la fuerza que debe animar por dentro la observancia de las normas. Pues, sin la experiencia del amor, las observancias hacen de Dios un ídolo.
• Mateo 23,25-26: El sexto ‘ay’ contra los que limpian las cosas por fuera y las ensucian por dentro. “«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que purificáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de rapiña e intemperancia! ¡Fariseo ciego, purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura!” En el Sermón de la Montaña, Jesús critica a los que observan la letra de la ley y transgreden el espíritu de la ley. Dice: » Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano `imbécil’, será reo ante el Sanedrín; y el que le llame `renegado’, será reo de la gehenna de fuego. «Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio. Pues yo os digo: Todo el que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mt 5,21-22.27-28). No basta observar la letra de la ley. No basta no matar, no robar, no cometer adulterio, no jurar, para ser fiel a lo que Dios nos pide. Sólo observa plenamente la ley de Dios aquel que, más allá de la letra, va hasta la raíz y arranca dentro de sí “los deseos de robo y de codicia” que pueden llevar al asesinato, al robo, al adulterio. La plenitud de la ley se realiza en la práctica del amor.
4) Para la reflexión personal
• Dos más ‘ay’, dos motivos más para recibir una crítica severa de parte de Jesús. ¿Cuál de los dos cabe en mí?
• Observancia y gratuidad: ¿cuál de las dos prevalece en mí?
5) Oración final
Anunciad su salvación día a día,
contad su gloria a las naciones,
sus maravillas a todos los pueblos. (Sal 96,2-3)

Mujer, poder, solidaridad

REFLEXIONES SOBRE LA MALINCHE

MARISA NORIEGA CÁNDANO

Al realizar mis estudios de Teología Feminista, aprendí poco a poco a deconstruir el bagaje cultural heredado y a transformar mis creencias y mi manera de actuar, aunque soy consciente que aún me falta mucho por avanzar.

Lo primero que me sacudió profundamente fue el darme cuenta de cuán encasillada, limitada y equivocada estaba mi manera de ver y concebir el mundo. Es decir, la cosmogonía bíblica que heredé no me permitía ver más allá de un dualismo opuesto: hombre-mujer, cielo-tierra, cuerpo-espíritu, pureza- impureza, mal-bien, dominador-dominado. En este modelo el varón siempre ocupó la parte positiva y superior y la mujer la negativa e inferior. Y después me percaté de que la exclusión y marginación afectan más allá del sexo, la raza, la edad, el estrato social, el color de piel, la creencia, etc.

Entre otras cosas, lo que me ayudó a ir saliendo de esa manera reducida de entender la vida, fue que empecé a adquirir e incorporar herramientas de análisis a la hora de leer y de interpretar los textos bíblicos, sobre todo. Estas herramientas o hermenéuticas conforman un método de análisis crítico feminista de la liberación, así nombrado y desarrollado por la teóloga Elisabeth Schüssler Fiorenza.

Estas hermenéuticas son: la de la sospecha, la de la evaluación crítica, la de la imaginación creativa, la de la experiencia, la de la dominación y la ubicación social, la de la remembranza y la reconstrucción, y la de la acción transformadora para el cambio.

Me propongo elaborar la presente reflexión por un lado, más allá de una Malinche traidora o heroína, buena o mala, y por el otro, más profundamente, que nos muestre abiertamente cuán similares son las experiencias que vivimos cotidianamente las mujeres, sin importar la época. Así como emplear de manera entretejida las hermenéuticas que nos permitan imaginar de manera creativa y crítica a la Malinche, que simbólicamente representa a muchas mujeres, si no representa a todas. Y de esta manera podernos liberar de los prejuicios dualistas y ser capaces de ver aquello que nos une como personas, e integrar la riqueza de las diferentes interpretaciones sin pretender imponer una única verdad.

También quiero invitarles a que me ayuden desde sus experiencias a sospechar y a reconstruir esta reflexión, para que juntas y juntos ampliemos el prisma de nuestra mirada sobre este legendario personaje, que sigue siendo vigente y actual porque nos confronta con situaciones que experimentamos a diario, y que nos revela que hemos avanzado en unos aspectos, pero en otros, tristemente tales como la violencia hacia las mujeres, hemos cambiado muy poco, y que el sistema de dominación, sin importar quien esté en el poder, se perpetúa.

Para empezar, por un lado hay que recordar y por otro imaginar: ¿cómo habrá sido la infancia de Malinalli, en qué ambiente creció, qué pensaba, qué sentía, qué soñaba, qué educación recibió, qué relación tuvo con sus padres, cuáles eran sus creencias?

Según cuenta la historia, la Malinche nace en la región de Painala, actualmente Coatzacoalcos, Veracruz, alrededor del año 1500. Hija de un cacique del imperio azteca, su lengua materna era el náhuatl. Malintzin, durante los primeros años de su infancia, recibió la educación de su abuela paterna con quien mantenía una estrecha relación y quien desde su ceguera, le enseñó a ver la vida no sólo con los ojos físicos, sino a percibirla de una manera mucho más profunda, despertando y potenciando todos sus sentidos y su corazón. Podemos sospechar e imaginar que Malinalli, a consecuencia de esas enseñanzas y experiencias tan estrechas que mantuvo con la naturaleza y con todo aquello que la rodeaba, debió convertirse en una mujer «observadora», intuitiva, reflexiva y receptiva, además de apasionada por la vida, fuerte e inteligente, y que conservó su capacidad de asombro hasta el último día. Actitudes que debemos cultivar todas las personas.

Sabemos también, que a la muerte de su padre, su madre se vuelve a casar y su padrastro la vende como esclava a un cacique de Tabasco, experiencia común y vigente que atraviesan miles y miles de mujeres: el ser usadas como meros objetos de cambio, el pasar de mano en mano de patrones que se consideran sus dueños y que pueden disponer y abusar de ellas en el momento que les plazca. Y descartarlas cuando les dejan de ser útiles.

Imaginemos qué pudo haber experimentado esta jovencita al llegar a un lugar nuevo sin conocer a nadie, al ser despojada de sus raíces, sabiendo que no volvería a ver a los suyos. Se habrá sentido como una extraña, ajena a ese lugar, además de ser coartada de su libertad, sin ser escuchada ni tomada en cuenta. Seguramente tuvo miedo, pero gracias a las enseñanzas de su abuela y a sus propias cualidades y fortaleza, fue capaz de resistir y de defenderse ante esta situación tan dramática. Aprendió la lengua maya que más tarde le sería de gran utilidad.

A mi modo de ver, Malinalli empleó su capacidad reflexiva para discernir y darse cuenta que su entorno no sólo era hostil, sino injusto, ya que los Mexicas conquistaban muchos pueblos, acabando de manera sanguinaria con sus guerreros y tomando a las mujeres como trofeos de guerra, para después sacrificar cruentamente a las doncellas y ofrecerlas a los dioses. Más aún, siendo una apasionada por el respeto a la vida, se opuso rotundamente a este sistema que determinaba que la mujer no valía nada como persona, además de que imponía cuál era la voluntad de los dioses y la cantidad de sangre que necesitaban para su supervivencia. Vivió convencida que urgía un cambio político, social y espiritual. Sabía que la época más gloriosa de sus antepasados había tenido lugar durante el tiempo del dios Quetzalcóatl –el más grande opositor a los sacrificios humanos– y por ello, ella esperaba y ansiaba su regreso.

Considero que Malinalli fue realista e ingenua y luchó por conseguir este cambio, aunque como es lógico, se vio influida por el contexto en el que vivía y por las creencias de su época. ¿Quién no lo está? Ella confiaba en la posibilidad de un mundo mejor, de un mundo nuevo, más justo, sin violencia.

Pero, al igual que la mayoría de sus contemporáneos, creyó que Cortés podía ser el regreso de Quetzalcóatl, es decir un dios que venía a salvarles, y que incluso eliminaría los sacrificios humanos.

En este punto quiero detenerme y contrastar esa creencia, o más bien su interpretación, con la misma que las cristianas y cristianos hemos heredado y recibido de nuestra religión dualista y patriarcal durante siglos. Desde mi experiencia –y estoy segura de que no soy la única, ya que fui catequista más de 25 años– el creer en un Dios concebido como padre, varón todopoderoso, ha causado mucho daño, ya que ha contribuido a asociar al varón con «ese dios» que les ha hecho superiores, y a las mujeres las ha hecho portadoras del mal, de la tentación y del pecado. Además de habernos infantilizado a los seres humanos en general, haciéndonos dependientes de un «padre-varón-todopoderoso», del cual debemos esperar de manera pasiva, «la condena, o la salvación, el infierno o el cielo»…

En lo personal, considero que Malintzin, fue una persona rompedora en muchos sentidos con los estereotipos de su época, que quiso unir lo mejor de las dos culturas, que trascendió la dualidad, ya que en su persona se hizo patente que las diferencias nos enriquecen, desde lo más sencillo y cotidiano, como los sabores, los aromas, los colores, así como también a través de la riqueza del vocabulario que adquirió y de la mezcla de las lenguas que aprendió y de la sangre que corrió por sus venas.

Me parece que Malintzin fue fiel y congruente consigo misma, que nunca pensó ni quiso traicionar a los suyos, que miró el mundo como ella misma era, y por ello creía poder liberar a su gente, hacia quien mantuvo su lealtad, y confió por un momento que «hablaba el mismo idioma que sus conquistadores».

Sobre los hombros de la Malinche, recae un gran peso que considero injusto, producto de la tradición dualista patriarcal: el complejo mexicano que se considera «hijo e hija de la chingada», de esa mujer que se prostituyó, y se dejó prostituir sin más. En lugar de ver en ella un símbolo de humanidad nueva, capaz de trascender la ambivalencia y de emplear el poder, no sobre, sino a favor de los demásqpara elevarles y dignificarles.

Los convidados

«Los hombres de mi tiempo están limitándose por demás».
«Van demasiado aprisa, para no ir a sitio alguno…»
Esto es lo que yo solía decir cuando veía los noticiarios.
A fuerza de oír lo sensacional,
    lo diferente,
    lo negativo,
yo había llegado a creer que la humanidad estaba podrida y corrompida.
Entonces fue cuando, leyendo las cartas de san Pablo, constaté que hace dos mil años ya se cometían los mismo pecados de hoy. En aquel tiempo había un grupito de hombres, mujeres y jóvenes convencidos de que estaba despuntando un orden nuevo.
Y pensé para mí: ¡Tal vez el reino de Dios tenga todavía una oportunidad!
El mundo sigue salvándose por obra de unos locos que han tenido el valor de creer que las personas se hacen hermanas el día en que se presenta Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios.
P. Zezinho

Gaudium et exsultate (Francisco I)

59. Sin darnos cuenta, por pensar que todo depende del esfuerzo humano encauzado por normas y estructuras eclesiales, complicamos el Evangelio y nos volvemos esclavos de un esquema que deja pocos resquicios para que la gracia actúe. Santo Tomás de Aquino nos recordaba que los preceptos añadidos al Evangelio por la Iglesia deben exigirse con moderación «para no hacer pesada la vida a los fieles», porque así «se convertiría nuestra religión en una esclavitud»[64].


[64] Summa Theologiae I-II, q.107, a.4.

Música – Domingo XXII de Tiempo Ordinario

Entrada: CAMINARÉ EN PRESENCIA DEL SEÑOR – Francisco Palazón
A ti levanto mi alma – Francisco Palazón

Penitencial: SEÑOR, TEN PIEDAD – Néstor Jaen

Gloria: GLORIA A DIOS EN EL CIELO – Néstor Jaen

Del salmo 14: QUIÉN SERÁ GRATO A TUS OJOS SEÑOR – U. Ochoa

Aclamación: ALELUYA – Néstor Jaen

Ofrendas: ESTE PAN Y VINO – Carmelo Erdozáin

Himno: SANTO, SANTO, SANTO – Néstor Jaen

Paz: CORDERO DE DIOS – Néstor Jaen

Comunión: POR UN PEDAZO DE PAN – P. Zezinho
Eucaristía milagro de amor – Teodoro Bello

Meditación: A TI QUE ESTÁS SENTADO – Brotes de Olivo
Tuve hambre y me diste de comer – Cesáreo Gabaráin

Salida: NO DEBEMOS PERMANECER EN CASA – Luis Alfredo Díaz
Canto a la madre Teresa – Silvia Mariella Vera

Descargar

Cantos del domingo

Recursos (Domingo XXII de Tiempo Ordinario)

PRESENTACIÓN DE UNOS EVANGELIOS

(Lo pueden presentar una persona que se dedica a la tarea de la transmisión de la fe en la Comunidad, ya sea entre los adultos/as, entre los/as jóvenes o entre los niños/as)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, te traigo y te ofrezco estos Evangelios y, con ellos, nuestra decisión firme de seguirlos y seguir los pasos de tu Hijo Jesucristo. Ellos son el libro de tus discípulos y discípulas, nuestro libro. De ellos dependen nuestras personas y nuestras vidas. Su cumplimiento lo queremos vivir como la ofrenda de nuestras personas, de nuestro ser y de nuestra existencia. Queremos unir nuestras vidas a la de tu Hijo. Seguro que Tú, así, nos las aceptas incondicionalmente, pues en tu Hijo se complementa lo que, por nuestra debilidad e infidelidad, somos incapaces de realizar. Lleva, Señor, nuestros deseos a la concreción de la realidad. Para ello te pedimos tu Espíritu, que será nuestra fortaleza.

PRESENTACIÓN DE UNA PARTIDA DE BAUTISMO

(La puede presentar un/una adulto/a de la Comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor yo te traigo este documento que es la PARTIDA del BAUTISMO, con la que quiero mostrarte mi compromiso, y el de todos y de todas y cada uno/una, de vivir tal como Tú quieres que lo hagamos. Es decir, que no nos conformemos ni nos creamos salvados y salvadas porque estamos bautizados o bautizadas, o porque escuchamos tu Palabra, sino que nos empeñaremos en vivir el Evangelio como el camino de nuestras vidas, aceptando la propuesta de Jesús, tu Hijo amado, de cargar la cruz y de seguirle a él. Si Tú aceptas nuestro ofrecimiento y nuestro esfuerzo, ayúdanos, por favor, con tu gracia.

PRESENTACIÓN DE UN FRASCO DE COLONIA

(Lo puede ofrecer un/a adulto/a de la comunidad)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo hoy este sencillo frasco de colonia y perfumo el lugar de nuestra celebración. Es el olor de la vida, de la entrega generosa de tantas personas, al estilo de tu Hijo amado. Y te pido, en nombre de toda la comunidad, que todos y todas y cada uno/a de nosotros y de nosotras, a través de nuestras palabras, de nuestra vida y de nuestro compromiso, seamos olor y señal de la nueva vida del Resucitado, que se alcanza a través de la cruz y de la entrega. Ayúdanos en este camino.

PRESENTACIÓN DE UNA COPA

(Un miembro cualquiera de la comunidad hace esta ofrenda, consistente en una copa de cristal bien limpia. Tras dársela al Presidente, dice:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: SSeñor, yo te ofrezco hoy, en nombre de toda la comunidad y de cada uno/a de nosotros y de nosotras, esta copa bien limpia, que transparenta su fondo. Con ella va nuestro deseo de ser coherentes y rechazar cuanto signifique fariseísmo o apariencias, porque así reflejaremos mejor la VIDA NUEVA del Señor resucitado. Danos la fuerza de tu Espíritu para vivir de acuerdo con estos deseos.

PRESENTACIÓN DE UN PERIÓDICO

(Lleva el periódico uno/a de los miembros de la comunidad, mientras otro/a hace la ofrenda:)

ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, nosotros y nosotras te traemos hoy un periódico. Es el resumen de la vida de una jornada a nivel local, provincial, regional, nacional e internacional. Son pocas las noticias buenas que nos ofrece. Es más numerosa la información de signo negativo; hay guerras, injusticias, corrupción, sucesos. Son un resumen de cómo somos las personas. Pero son también un signo de TU PRESENCIA entre nosotros y nosotras, si somos capaces de agudizar nuestra vista y ver bajo la pesada realidad cómo Tú nos hablas. Señor, no permitas que se embote la sensibilidad de nuestra fe para reconocer tu presencia entre nosotros y nosotras.

Oración de los fieles (Domingo XXII de Tiempo Ordinario)

Hay veces que nos alejamos del camino marcado, por comodidad o cansancio. Es momento, hoy, de revisar nuestra vida y pedir al Señor que no nos apartemos de su camino. Hoy repetimos:

HAZNOS CAMINAR CON FIDELIDAD HACIA TI

1. – Te pedimos por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que el mundo entienda el plan de Dios para nosotros y sepamos seguir el camino correcto a pesar de las dificultades. OREMOS

2. –Te pedimos por todos los pueblos de la tierra, para que se conviertan al Señor buscando la paz y la justicia que nacen de la verdad. OREMOS

3. – Te pedimos por todos aquellos que han desviado su rumbo, cumpliendo tus mandatos a su manera, para que reconozcan el error, se conviertan y perseveren en la Verdad. OREMOS

4. – Te pedimos por los más necesitados, para que la sociedad comprenda que sin justicia andamos muy lejos de la verdad de Cristo. OREMOS

5. – Por el nuevo curso que comienza, para que el Señor de fruto a nuestro trabajo y perseveremos en hacer el bien a los demás. OREMOS

6. – Por todos nosotros, para que a la luz de la Eucaristía caminemos cada día con mayor fidelidad el camino que nos marcó Jesús. OREMOS

Padre, no desesperes ante las faltas de tu pueblo, antes bien, reconduce con tu Misericordia sus pasos tras las huellas de Jesús. Por Él que contigo vive y reina por los siglos de los siglos. Amen.

Comentario al evangelio – 28 de agosto

Ayer la madre, y hoy el hijo. Una familia santa. Por caminos distintos y misteriosos, como son los caminos de Dios.

Y la Palabra que nos sigue estimulando. Hay personas que ven el bosque, pero no son capaces de distinguir los árboles. Sólo les importan el conjunto. Otros, sin embargo, afinan tanto mirando un árbol concreto que no ven el bosque. Eso pasa en la vida espiritual. Los hay que acentúan los asuntos “de menos importancia” y dejan sin hacer los asuntos “de más importancia”. Otros, por el contrario, se centran en los asuntos “de mayor importancia”, y dejan de hacer las cosas “menos importantes”.

Jesús dijo que deberíamos hacer las dos cosas, no dejando nada sin hacer. Todos los mandamientos de Dios son importantes. Los fariseos acentuaron el diezmo, pero descuidaron la justicia, la misericordia, la fe. Tenían mucho cuidado de no tragarse el mosquito pero podían comulgar con ruedas de molinos. Se centraron solo en lo exterior. Los ritos de purificación, mirando que todo estuviera en orden, como se había hecho siempre.

Jesús invita a mirar más allá, a no quedarse en lo exterior, a practicar un verdadero arrepentimiento. Ojalá que podamos hacer de nuestras comunidades, parroquias, grupos, lugares donde    se pueda vivir la purificación interior. 

De la vida de san Agustín te puedes enterar aquí. Él sí que practicó un arrepentimiento sincero, y pudo recibir su recompensa.