Vísperas – Bienaventurada Virgen del Pilar

NUESTRA SEÑORA DEL PILAR (MEMORIA)

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: SALVE, DEL MAR ESTRELLA

Salve, del mar Estrella,
salve, Madre sagrada
de Dios y siempre virgen,
puerta del cielo santa.

Tomando de Gabriel
el «Ave», Virgen alma,
mudando el nombre de Eva,
paces divinas trata.

La vista restituye,
las cadenas desata,
todos los males quita,
todos los bienes causa.

Muéstrate madre, y llegue
por ti nuestra esperanza
a quien, por darnos vida,
nació de tus entrañas.

Entre todas piadosa,
Virgen, en nuestras almas,
libres de culpa, infunde
virtud humilde y casta.

Vida nos presta pura,
camino firme allana,
que quien a Jesús llega
eterno gozo alcanza.

Al Padre, al Hijo, al Santo
Espíritu alabanzas;
una a los tres le demos,
y siempre eternas gracias. Amén.

SALMODIA

Ant 1. El Señor es grande, nuestro dueño más que todos los dioses.

Salmo 134 I – HIMNO A DIOS POR SUS MARAVILLAS

Alabad el nombre del Señor,
alabadlo, siervos del Señor,
que estáis en la casa del Señor,
en los atrios de la casa de nuestro Dios.

Alabad al Señor porque es bueno,
tañed para su nombre, que es amable.
Porque él se escogió a Jacob,
a Israel en posesión suya.

Yo sé que el Señor es grande,
nuestro dueño más que todos los dioses.
El Señor todo lo que quiere lo hace:
en el cielo y en la tierra,
en los mares y en los océanos.

Hace subir las nubes desde el horizonte,
con los relámpagos desata la lluvia,
suelta a los vientos de sus silos.

Él hirió a los primogénitos de Egipto,
desde los hombres hasta los animales.
Envió signos y prodigios
-en medio de ti, Egipto-
contra el Faraón y sus ministros.

Hirió de muerte a pueblos numerosos,
mató a reyes poderosos:
a Sijón, rey de los amorreos;
a Hog, rey de Basán,
y a todos los reyes de Canaán.
Y dio su tierra en heredad,
en heredad a Israel, su pueblo.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor es grande, nuestro dueño más que todos los dioses.

Ant 2. Casa de Israel, bendice al Señor; tañed para su nombre, que es amable.

Salmo 134 II.

Señor, tu nombre es eterno;
Señor, tu recuerdo de edad en edad.
Porque el Señor gobierna a su pueblo
y se compadece de sus siervos.

Los ídolos de los gentiles son oro y plata,
hechura de manos humanas:
tienen boca y no hablan,
tienen ojos y no ven,

tienen orejas y no oyen,
no hay aliento en sus bocas.
Sean lo mismo los que los hacen,
cuantos confían en ellos.

Casa de Israel, bendice al Señor;
casa de Aarón, bendice al Señor;
casa de Leví, bendice al Señor;
fieles del Señor, bendecid al Señor.

Bendito en Sión el Señor,
que habita en Jerusalén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Casa de Israel, bendice al Señor; tañed para su nombre, que es amable.

Ant 3. Vendrán todas las naciones y se postrarán en tu acatamiento, Señor.

Cántico: CANTO DE LOS VENCEDORES Ap 15, 3-4

Grandes y maravillosas son tus obras,
Señor, Dios omnipotente,
justos y verdaderos tus caminos,
¡oh Rey de los siglos!

¿Quién no temerá, Señor,
y glorificará tu nombre?
Porque tú solo eres santo,
porque vendrán todas las naciones
y se postrarán en tu acatamiento,
porque tus juicios se hicieron manifiestos.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Vendrán todas las naciones y se postrarán en tu acatamiento, Señor.

LECTURA BREVE   Ga 4, 4-5

Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción.

RESPONSORIO BREVE

V. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.
R. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.

V. Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.
R. El Señor está contigo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Me felicitarán todas las generaciones, porque Dios ha mirado la humillación de su esclava.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Me felicitarán todas las generaciones, porque Dios ha mirado la humillación de su esclava.

PRECES

Proclamemos las grandezas de Dios Padre todopoderoso, que quiso que todas las generaciones felicitaran a María, la madre de su Hijo, y supliquémosle diciendo:

Mira la llena de gracia y escúchanos.

Señor, Dios nuestro, admirable siempre en tus obras que has querido que la inmaculada Virgen María participara en cuerpo y alma de la gloria de Jesucristo,
haz que todos tus hijos deseen y caminen hacia esta misma gloria.

Tú que nos diste a María por Madre, concede por su mediación salud a los enfermos, consuelo a los tristes, perdón a los pecadores,
y a todos abundancia de salud y de paz.

Tú que hiciste de María la llena de gracia,
concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres.

Haz, Señor, que tu Iglesia tenga un solo corazón y una sola alma por el amor,
y que todos los fieles perseveren unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que coronaste a María como reina del cielo,
haz que los difuntos puedan alcanzar con todos los santos la felicidad de tu reino.

Confiando en el Señor que hizo obras grandes en María, pidamos al Padre que colme también de bienes al mundo hambriento:

Padre nuestro…

ORACION

Dios todopoderoso y eterno, que en la gloriosa Madre de tu Hijo has concedido un amparo celestial a cuantos la invocan con la secular advocación del Pilar, concédenos, por su intercesión, fortaleza en la fe, seguridad en la esperanza y constancia en el amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Lectio Divina – 12 de octubre

Lectio: Viernes, 12 Octubre, 2018
Tiempo Ordinario
1) Oración inicial
Dios todopoderoso y eterno, que con amor generoso desbordas los méritos y deseos de los que te suplican; derrama sobre nosotros tu misericordia, para que libres nuestra conciencia de toda inquietud y nos concedas aun aquello que no nos atrevemos a pedir. Por nuestro Señor.
2) Lectura
Del Evangelio según Lucas 11,15-26
Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, príncipe de los demonios, expulsa los demonios.» Otros, para ponerle a prueba, le pedían un signo del cielo. Pero él, conociendo sus intenciones, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado y una casa se desploma sobre la otra. Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?… porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul. Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces. Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios. Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos. «El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama. «Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda vagando por lugares áridos, en busca de reposo; y, al no encontrarlo, dice: `Me volveré a mi casa, de donde salí.’ Y, al llegar, la encuentra barrida y en orden. Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí, y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio.»
3) Reflexión
• El evangelio de hoy nos presenta una larga discusión entorno a la expulsión de un demonio mudo que Jesús acababa de realizar ante la gente.
• Lucas 11,14-16: Tres reacciones diferentes ante la misma expulsión. Jesús estaba expulsando demonios. Ante este hecho bien visible, realizado ante todos, hubo tres reacciones, diferentes. La gente quedó admirada, aplaudió. Otros dijeron: «Por Beelzebul, príncipe de los demonios, expulsa los demonios.” El evangelio de Marcos informa que se trataba de los escribas que habían llegado a Jerusalén para controlar la actividad de Jesús (Mc 3,22). Otros pedían una señal del cielo, pues no se convencieron ante la señal tan evidente de la expulsión realizada ante todo el pueblo.
• Lucas 11,17-19: Jesús muestra la incoherencia de los adversarios. Jesús usa dos argumentos para rebatir la acusación de estar expulsando demonios en nombre de Beelzebul. En primer lugar, si el demonio expulsa su propio demonio, se divide a sí mismo y no sobrevive. En segundo lugar, Jesús les devuelve el argumento: “Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos?” Dicho con otras palabras, ellos también estarán haciendo las expulsiones en nombre de Beelzebul.
• Lucas 11,20-23: Jesús es el hombre más fuerte que llegó, señal de la llegada del Reino. Aquí Jesús llega al punto central de su argumentación: “Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro; pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos.” En la opinión de la gente de aquel tiempo, Satanás dominaba el mundo mediante demonios (daimônia). El era el hombre fuerte y bien armado que guardaba su casa. La gran novedad era que Jesús conseguía expulsar los demonios. Señal de que él era el hombre más fuerte que llegó. Con la llegada de Jesús el reino de Beelzebul entró en declino: “Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios.”. Cuando los magos del Faraón vieron que Moisés hacía cosas que ellos no eran capaces de hacer, fueron más honrados que los escribas de Jesús y dijeron: “¡Aquí está el dedo de Dios!” (Ex 8,14-15).
• Lucas 11,24-26: El final es peor que el principio. En la época de Jesús, en los años 80, ante las persecuciones, muchos cristianos se volvieron atrás y abandonaron las comunidades. Volvieron a la forma de vivir de antes. Lucas, para avisar a ellos y a nosotros, guardó estas palabras de Jesús sobre el final que es peor que el principio.
• La expulsión de los demonios. El primer impacto que la acción de Jesús causa en la gente es la expulsión de los demonios: “¡Hasta a los espíritus impuros da órdenes y ellos le obedecen!” (Mc 11,27). Una de las principales causas de la discusión de Jesús con los escribas era la expulsión de los demonios. Ellos lo calumniaban diciendo: “¡Está poseído por Beelzebul! Expulsa a los demonios por el príncipe de los demonios” El primer poder que los apóstoles recibieron cuando fueron enviados en misión fue el poder de expulsar los demonios: “Les dio poder sobre los espíritu del mal” (Mc 6,7). La primera señal que acompaña el anuncio de la resurrección es la expulsión de los demonios: “Estos son los signos que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas”. (Mc 16,17). La expulsión de los demonios era lo que más llamaba la atención de la gente (Mc 1,27). Alcanzaba el centro de la Buena Nueva del Reino. Por medio de esto, Jesús devolvía las personas a ellas mismas. Devolvía el juicio, la conciencia (Mc 5,15). Sobre todo el evangelio de Marcos, del comienzo al final, con palabras casi iguales, repite sin parar el mismo mensaje. “¡Y Jesús expulsaba los demonios!” (Mc 1,26.34.39; 3,11-12.22.30; 5,1-20; 6,7.13; 7,25-29; 9,25-27.38; 16,17). Parece un refrán que vuelve una y otra vez. Hoy, en vez de usar siempre las mismas palabras, usaríamos palabras distintas para transmitir el mismo mensaje y diríamos: “¡El poder del mal, Satanás, que da miedo a la gente, Jesús lo venció, lo dominó, lo agarró, lo destronó, lo derrotó, lo expulsó, lo eliminó, lo exterminó y lo mató!” Lo que el evangelio nos quiere decir es esto: “A los cristianos está prohibido tener miedo de Satanás!” Por su resurrección y su acción libertadora, Jesús aleja de nosotros el miedo de Satanás, crea libertad en nuestro corazón, nos da firmeza en la acción y pone esperanza en el horizonte! ¡Debemos caminar con Jesús, por su camino, con el sabor de la victoria sobre el poder del mal.
4) Para la reflexión personal
• Expulsar el poder del mal. ¿Cuál es hoy el poder del mal que masifica a la gente y le roba la conciencia crítica?
• ¿Puedes decir que estás totalmente libre y liberado/a? En caso de respuesta negativa , alguna parte de ti está en poder de otras fuerzas. ¿Qué haces para que este poder no te domine?
5) Oración final
Actúa con esplendor y majestad,
su justicia permanece para siempre.
De sus proezas dejó un memorial.
¡Clemente y compasivo Yahvé! (Sal 111,3-4)

Oración Buenos días

Oración para la mañana en la semana del 15 al 19 de octubre, con los materiales publicados por los salesianos.

Buenos días 7-11 septiembre. Infantil

Buenos días 15 al 19 de octubre Ed Infantil

 

Buenos días 7-11 septiembre. Ed. Primaria

Buenos días 15 al 19 de octubre. Ed. Primaria

 

Historia del Corpus Christi

Buenos días 15 al 19 de octubre. Ed. Secundaria

 

Descargar

Buenos días 15 al 19 de octubre. Bachiller

La misa del Domingo

Domingo XXVIII T.O. (B)
14 de octubre de 2018

En estos últimos domingos, el evangelista San Marcos habla sobre cómo ser discípulo de Jesús. Todos nosotros queremos seguir a Jesús. Tengamos la edad que tengamos, seamos estudiantes, trabajadores o estemos sin trabajo, queremos ser discípulos de Jesús. Seguro que algo nuevo tiene que decirte hoy este Evangelio que, por otra parte, casi sabes de memoria.

Somos buscadores

San Marcos cuenta la historia de un joven que está buscando. Este joven se presenta delante de Jesús y pregunta qué tiene que hacer para poder vivir en plenitud. Esta es una pregunta que nos hacemos todos.

Maestro bueno, llama el joven a Jesús con respeto y admiración. Jesús hace ver que solo Dios es bueno. Por muy buenas personas que seamos, todos somos frágiles y limitados. Me llama la atención que cuando al Papa Francisco le preguntan quién es el Papa, suele responder: soy un pecador que quiere seguir a Jesús. Esa es la clave, todos somos limitados, somos pecadores, pero queremos seguir a Jesús.

Salir de uno mismo

Aquel joven estaba buscando. Parece que tenía claro que todavía le quedaban muchas cosas por hacer. Pregunta a Jesús: ¿qué me queda por hacer? Jesús no le pide hacer nada sino que se dé, que se vacíe, que salga de sí, que aprenda a perder lo ya adquirido, que aprenda a confiar. ¿Será verdad que para ganar haya que perder? Esta es la lección fundamental de este texto. Así es la vida cristiana. Muchas veces se habla de la Iglesia en salida. Una Iglesia en salida solo es posible si hay en cada uno de nosotros una actitud de salida interna. Esto se traduce en no estar siempre pensando en nosotros mismos, en entregar la vida, en reglar la existencia.

Parece que el joven va a SI pero lo dice es NO. El joven da media vuelta y se va triste. Es el mismo Jesús quien explica qué ha pasado. Aquel joven tenía su corazón cerrado en sí mismo. Quizás nosotros no tengamos el corazón apegado a la riqueza, pero, no cabe duda, que podemos apegarnos a tantas otras muchas cosas. Cuando tenemos un corazón apegado la tristeza hace morada en nosotros.

Una mira de amor

Marcos pone una expresión que ilumina el texto: “Jesús le miró con cariño”. Aquel joven rico fue incapaz de percibir la mirada de cariño de Jesús y, en consecuencia, no se encontró con Él. Esa mirada de amor de Jesús que, como la Palabra de Dios, llega a lo profundo del hombre, es capaz de transformar la vida, llenarla de alegría, liberar a la persona de sus apegos. Podemos dejarnos mirar por Jesús, por la mirada cariñosa de Jesús, a cualquier edad de la vida. Por eso, podemos ser discípulos de Jesús en cualquier edad de la vida, cada edad con sus cosas y preocupaciones, pero discípulos de Jesús. Solo sui dejamos que su mirada penetre en nosotros podremos seguir a Jesús.

KOLDO GUTIERREZ

La misa del Domingo: misa con niños

DOMINGO XXVIII ORDINARIO (B)
“En familia seguimos a Jesús”
14 de octubre de 2018

(El evangelio de hoy es una invitación a seguir a Jesús más de cerca, lo que normalmente decimos “escuchar la llamada del Señor”.

Además, hoy es un día especial de Canonizaciones en Roma, en el marco del Sínodo de Obispos sobre los jóvenes, que puede dar sentido a nuestra celebración.

  • Un signo para la celebración: Una vela gruesa de color, o velón, para significar nuestra unión de oración por el Sínodo.
  • Canciones para la celebración: “La sal y la luz” (Brotes de Olivo). “Pon tu mano en la mano de aquel que te da la mano”. “Madre” (Kairoi).

1. MOTIVACIÓN

Amigos: Seguro que ya estamos en camino en este nuevo curso, con las actividades comenzadas y con muchas ganas de pasarlo bien con los amigos y también de ir a la catequesis y de aprender algo más sobre Jesús.

Hoy vamos a escuchar a Jesús que nos dice: “Sígueme”. También se lo dijo hace tiempo a un joven que tenía mucho dinero y él se dio media vuelta.

En Roma se está celebrando el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Comenzamos cantando.

2. CANTO

3. SALUDO DEL SACERDOTE. (En sentido de seguir a Jesús y rezar por las familias. Motiva el perdón).

4. PETICIÓN DE PERDÓN:

  1. Por las veces que te damos la espalda. Señor, ten piedad.
  2. Por las veces que no te seguimos. Cristo, ten piedad.
  3. Por las veces que no somos valientes para seguirte. Señor, ten piedad.

5. PRIMERA LECTURA. Sabiduría 7, 7-11.

Lectura del Libro de la Sabiduría:

Supliqué y se me concedió la prudencia. Invoqué y vino a mí un espíritu de sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en su comparación tuve en nada la riqueza. Todo el oro a su lado es un poco de arena, y junto a ella la plata vale lo que el barro.

La prefería a la salud y a la belleza, me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso.

Todos los bienes juntos me vinieron con ella.

Palabra de Dios

6. CANTO: Puede ser: “Danos un corazón grande para amar”.

7. EVANGELIO (Marcos 1, 117-30). “Una cosa te falta…. luego sígueme”.

(Se puede leer el texto que se presenta aquí, abreviado, o el texto completo que viene en el Leccionario).

Lectura del santo evangelio según san Marcos:

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó:

– Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? Jesús contest

– ¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos. Cúmplelos.
Él le dijo:
– Lo hago desde niño.

Entonces le dijo Jesús:

– Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme.

A estas palabras el joven se dio media vuelta y se marchó, porque era muy rico. Entonces dijo Jesús a sus discípulos:

– Vosotros, que lo habéis dejado todo por seguirme, recibiréis ahora cien veces más y en un futuro la vida eterna.

Palabra del Señor.

8. COMENTARIO

• “Seguir a Jesús” es, hoy en día, ser buen cristiano, ser buena persona.

• “Seguir a Jesús” significa vivir con un compromiso cristiano de hacer el bien: ser buen compañero de todos, dar catequesis, colaborar con cáritas, monitor de tiempo libre, ayuda a ancianos, misiones…

• “Seguir a Jesús”, significa también seguir la llamada a ser sacerdote, o religioso/a, si se siente dentro.

• Los jóvenes y la vocación.

• El ejemplo de los santos que hoy son proclamados santos.

9. CANTO: “La sal y la luz” (Brotes de Olivo). Se canta o recita.

El que me sigue en la vida sal de la tierra será,
mas si la sal se adultera, los hombres la pisarán.

Que sea mi vida la sal. Que sea mi vida la luz.
Sal que sala, luz que brilla. Sal y fuego es Jesús.

Sois como la luz del mundo, que a la ciudad alumbra,
ésta se pone en la cima donde el monte se encumbra.

Que brille así vuestra luz ante los hombres del mundo,
que palpen las buenas obras de lo externo a lo profundo.

10. ORACION DE FIELES. PETICIONES Y SE ENCIENDE LA VELA

  1. Por el Sínodo de Obispos que se está celebrando en Roma, para que ayude a los jóvenes a encontrarse con Jesús. Roguemos al Señor.
  2. Para que haya jóvenes generosos que si gana Jesús con una vocación de entrega. Roguemos al Señor.
  3. Para que vivamos toda nuestra vida, de familia, de amigos, de gente comprometida con Jesús, como una verdadera vocación cristiana. Roguemos al Señor.
  4. Para que aprendamos muchas cosas sobre las personas buenas que Jesús pone junto a nosotros. Roguemos al Señor.

11. CANTO DE LA PAZ. Se puede resaltar este momento cantando con alegría y sentido de cercanía la canción “Pon tu mano” (se repite varias veces).

Pon tu mano en la mano de aquel que te da la mano,
Pon tu mano en la mano de aquel que te dice “ven”.
Él será tu amigo hasta la eternidad.

Pon tu mano en la mano de aquel que te dice “ven”

12. ACCIÓN DE GRACIAS. CANTO a la Virgen: “Junto a ti, María”
En este mes de octubre: el Rosario. Se puede cantar, habiendo dicho una breve motivación:

Junto a ti María.
como un niño quiero estar,
tómame en tus brazos
guíame en mi caminar.

Quiero que me eduques,
que me enseñes a rezar,
hazme transparente,
lléname de paz.

Madre, Madre, Madre, Madre.
Madre, Madre, Madre, Madre.

Gracias Madre mía por llevarnos a Jesús,
haznos más humildes tan sencillos como Tú.

Gracias Madre mía por abrir tu corazón,
porque nos congregas y nos das tu amor.

13. PARA LA VIDA

(Recordar en tu casa, de alguna manera, el Sínodo sobre los jóvenes).

Iñaki Lete, sdb

El joven rico (Oración)

EL JOVEN RICO

 

Hola Jesús, vengo a rezar otro día. Hoy voy a empezar la oración con un canto. Una canción que dice que creo en ti y que sé que estás en mí, cerca y alrededor. Yo, Jesús, creo en ti.

Yo sí creo en ti

Sí, yo sí creo en Ti.
Yo sí creo en Ti, Jesús.
Yo te puedo ver, tocar y sentir.

Sí, yo sí creo en Ti.
Yo sí creo en Ti, Jesús.
Cuando te busqué estabas ahí,
siempre que gocé,
siempre que sufrí.
Creo en ese Amor del que Tú me hablas
Yo sí creo en Ti porque estás aquí
Porque estás en mí. 

Porque cada día te puedo sentir,
en la belleza te puedo sentir,
en la alegría
y en la tristeza,
en mi familia
y en mi existencia.
Porque viviste para enseñarnos que sólo se ama sin nada a cambio.
Creo en ese Amor del que Tú me hablas.
Y
o sí creo en Ti porque estás aquí
Porque estás en mí.

Yo sí creo en ti interpretado por Siempre así, «Misa de la alegría.»

El texto es una adaptación de Mc 10, 17-30:

Un día que Jesús iba por el camino se acercó un chico a él. Le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para vivir a tu manera?”. Jesús le dijo. ¿Cumples los mandamientos? Y él le contestó: Los mandamientos ya los cumplo, Jesús.
Entonces Jesús le miró con mucho cariño, y le dijo: “Pues solo te queda una cosa por hacer. Vende lo que tienes, dáselo a los pobres y sígueme”. Al pobre muchacho se le quedó una cara de susto… porque era muy rico y no quería dar todo su dinero a otros. Así que, en lugar de seguir a Jesús, se marchó por otro camino. Pero se fue muy triste.
Los amigos de Jesús estaban sorprendidos, porque pensaban que es muy difícil eso de vender todo lo que tienes y dárselo a los pobres, así que le dijeron, “Jesús, esto es muy difícil, ¿quién puede hacerlo?” Jesús les miró y les dijo: “Si os fiáis de Dios, todo es posible”. Pedro le dijo: “¡Es verdad, Jesús, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido!”. Jesús le respondió, “Claro que sí, y a cambio, has recibido mucho más: amigos, alegría, amor… y una vida plena”. Y así, los amigos de Jesús siguieron caminando con él, muy contentos.

Imagina que eres tú quien está hablando con Jesús y Jesús te mira y te dice: ¿Quieres venir conmigo?Tú le preguntas que ¿a dónde quiere llevarte? Pensando que a lo mejor quiere que viajes a otra ciudad o a otro país. Pero aquí te dice que no se trata de irse a otro lugar. Se trata de que siempre, en las cosas que haces cada día, me dejes un sitio. ¿Qué le respondes? ¿Quieres?

Entonces, Jesús te dice: para venir conmigo deja todo lo que tienes y dáselo a los pobres.Tú le miras con cara de sorpresa. ¿Quién puede hacer eso? Entonces, él de nuevo te lo explica. No es que vayas a un mercado a vender tu ropa o tus juguetes, pero sí es que no acumules, que aprendas a vivir sin atarte a las cosas, y que compartas lo que tienes. A lo mejor, también tú, como el joven rico, sientes que es muy difícil. Pero entonces Jesús te dice: si uno se fía de Dios, todo es posible.Y tu, ¿te fías de Dios?

Quiero ser como tú

Jesús, quiero seguirte
para vivir como tú,
para amar como tú,
para ser como tú. 

Iré con poco equipaje:
un poco de alegría,
un poco de risa,
un poco de confianza
y mucho amor.

Dios te salve María,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo.
Bendita tú eres,
entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María,
Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Comentario al evangelio – 12 de octubre

En esta fiesta de Nuestra Señora del Pilar en la que homenajeamos a la Madre de Jesús la liturgia nos regala este texto evangélico en el que Jesús homenajea a su madre dando relieve al vínculo de la fe frente al vínculo de la carne y la sangre. Y es que ésta idea racial había sido para Israel una permanente raíz de malentendidos. Se vinculaba tanto la salvación con el hecho de pertenecer al pueblo elegido, que se caía en un nacionalismo religioso excluyente. Jesús anuncia un Dios para todos, sin exclusiones, al que se llega desde la fe, no reivindicando el «pedigree» religioso. El evangelio de Juan -en especial el episodio de la samaritana-, es prototípico al respecto.

Nosotros también podemos caer en ese riesgo. «Al cielo iremos los de siempre», decía una chiste del humorista Mingote, ironizando sobre esa actitud del creyente tradicional que se fía más de la herencia recibida y las costumbres adquiridas que de la auténtica respuesta personal.

Dios no es una ‘póliza de seguros’ que se pueda conseguir a cambio de cumplir ciertos ritos o mantener ciertas conductas. Quien se acerca a Dios así corre el riesgo de manipular hasta lo más sagrado en beneficio propio. Y puede ser que tenga todos los papeles en regla, pero lo más probable es que Dios le diga: «No te conozco». Pues lo que son medios para el encuentro con Dios los ha convertido en arneses y correas para sentirse seguro. Y lo que son vías para recibir la justicia salvadora los han transformado en sistemas para sentirse justo, para autojustificarse.

Este fue el conflicto religioso de fondo con los fariseos: El pasaje del fariseo y el publicano cuando oran en el templo nos indica por donde van las preferencias de Dios.

Por tanto, universalismo sin excluisones, apertura, humildad de corazón, sentirse herederos de un don gratuito. Para que Jesús no tenga que volvernos a decir: «los publicanos y las prostitutas os precederán en el reino de los cielos…»