Comentario Domingo XXIX de Tiempo Ordinario

Oración

Señor Jesús resucitado, envíanos tu Espíritu que nos lleve a la verdad completa acerca de Ti y acerca de nosotros mismos.

A la verdad completa sobre el sentido de tu vida y de tu muerte.
A la verdad completa sobre el sentido de nuestras vidas, sobre el valor de lo que ponemos, de lo que gozamos, de lo que sufrimos.

Porque queremos:

–  amar Contigo como Tú supiste amar,
–  gozar Contigo cuando toque gozar,
–  sufrir Contigo cuando nos toque sufrir. AMEN.

 

Mc 10, 35-45

«35Y van hacia a él Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, diciéndole:“Maestro, queremos nos hagas lo que vamos a pedir”. 36Pero él les dijo:“¿Qué queréis que os haga?”. 37Pero ellos le dijeron: “Concédenos que nos sentemos en tu gloria, uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. 38Pero Jesúsles dijo: “No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber la copa que yo voy a beber, o ser bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado?”. 39Pero ellos le dijeron: “Podemos”. Pero Jesús les dijo: “La copa que yo voy a beber, la beberéis y seréis bautizados con el bautismo con que yo voy a ser bautizado; 40pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado”.

41Y al oír esto los diez, comenzaron a indignarse contra Santiago y Juan.42Y, llamándoles a sí, Jesús les dice: “Sabéis que los que son tenidos como jefes de las naciones, las dominan como señores absolutos y sus grandes las oprimen con su poder. 43Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, 44y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, 45porque tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida como rescate por muchos».

¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

Este evangelio sigue al tercer anuncio de la pasión, muerte y resurrección de Jesús (Mc 10,32-34) y, como sucedía tras los otros dos anuncios anteriores (8,31 y 9,30-31), la reacción de los discípulos es negativa, de incomprensión. En este caso, Santiago y Juan reaccionan preocupándose por sus puestos de privilegio en el Reino, que causa la indignación de los demás discípulos. Y a la reacción equivocada sigue, como en los otros casos, una enseñanza de Jesús para perfilar el verdadero discipulado. Tras estos episodios, la sección (primera sección de la segunda parte del evangelio) termina con el de la curación del ciego de Jericó (10,46-52) que, como discípulo cabal, sigue a Jesús por el camino (hacia Jerusalén, hasta el final). A partir de ese momento, comienza la segunda sección, el ministerio de Jesús en Jerusalén. Jesús llega a la meta (capp. 11-13).

 

TEXTO

El evangelio consta de dos unidades textuales: a) en la primera (vv. 35-40) asistimos a una conversación de Santiago y Juan con Jesús, en la que los dos hermanos piden a Jesús los puestos de privilegio en la gloria de su Reino; es de destacar la gran cantidad de conjunciones adversativas, quetraducimos con “pero” a pesar de que no “suene” siempre bien,que muestran la confrontación y el desencuentro entre los hermanos y Jesús: a cada intervención de unos le sigue un“pero” del otro; b) en la segunda unidad (vv. 41-45) se nos presenta la enseñanza de Jesús al grupo de discípulos, ofreciendo las claves de un auténtico discipulado: evitar elcomportamiento de los “grandes” y asumir un estilo deservicio total y radical, como imitación del estilo de Jesús.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• La ambición nace de la falta de atención a Jesús. Ha sido muy prolijo en anunciar los detalles de su pasión, pero Santiago y Juan acuden a Jesús con una petición contraria: no escuchan a Jesús, quieren que Jesús les escuche a ellos; Jesús habla de pasión, ellos hablan de gloria. No hay entendimiento posible (pero… pero… pero…). ¿Reflejan Santiago y Juan nuestro propio seguimiento? ¿Escuchamos a Jesús o queremos sólo que él nos escuche?

• Jesús evoca su muerte violenta con las imágenes de la copa y el bautismo, y la entiende como una muestra de fidelidad absoluta a la misión encomendada por el Padre. Y los doshermanos aceptan beber la copa y “ser bautizados” en esebautismo. Pero ¿entendían esas imágenes en el mismo sentido que Jesús? Luego, en su vida, demostraron que sí. Nuestra vida concreta es la que confirma la comprensión que tenemos del proyecto de Jesús sobre nosotros: ¿se aparta mucho de lo que nos enseña el evangelio? ¿en qué?

• La ambición de unos rompe la armonía del grupo, rompe la comunión: los demás discípulos se indignan contra Santiago y Juan. Por eso Jesús los convoca y les enseña que la relación con los demás no debe ser opresiva, de arriba abajo, como los que ejercen el señorío y el poder (katakyrio –katexousiazo: la preposición katá indica un movimiento de imposición que dobla y encorva a los demás), sino justamente al revés: de abajo arriba, desde el servicio absoluto (notemos la gradación: “vuestro servidor [diakonos]” – “esclavo de todos [doulos]”. Estar entre los demás “como el que sirve” es un título de Jesús que indica su manera de levantar a los demás, de dignificar su vida, deelevar la dignidad de toda persona. Ése es el estilo de sus seguidores. ¿Es el nuestro?

• El fundamento de este comportamiento en la comunidad (vuestro servidor) y en la sociedad (esclavo de todos) es el mismo Jesús que da su vida en “rescate” por muchos: Jesús es privado de libertad, para dar libertad y rescatar de la esclavitud; es privado de vida, para dar vida y rescatar de la muerte. Sólo una vida cristiana profundamente radicada en Jesús puede luego orientarse como lo hizo él.

• “No será así entre vosotros”: mirando a nuestra comunidad, ¿a qué aspectos podría referirse este mandato de Jesús? ¿qué cosas tendrían que cambiar?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

Anuncio publicitario