Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/11/18

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: COMO EL NIÑO QUE NO SABE DORMIRSE

Como el niño que no sabe dormirse
sin cogerse a la mano de su madre,
así mi corazón viene a ponerse
sobre tus manos, al caer la tarde.

Como el niño que sabe que alguien vela
su sueño de inocencia y esperanza,
así descansará mi alma segura
sabiendo que eres tú quien nos aguarda.

Tú endulzarás mi última amargura,
tú aliviarás el último cansancio,
tú cuidarás los sueños de la noche,
tú borrarás las huellas de mi llanto.

Tú nos darás mañana nuevamente
la antorcha de la luz y la alegría,
y, por las horas que te traigo muertas,
tú me darás una mañana viva. Amén.

SALMODIA

Ant 1. El Señor rodea a su pueblo.

Salmo 124 – EL SEÑOR VELA POR SU PUEBLO.

Los que confían en el Señor son como el monte Sión:
no tiembla, está asentado para siempre.

Jerusalén está rodeada de montañas,
y el Señor rodea a su pueblo
ahora y por siempre.

No pesará el cetro de los malvados
sobre el lote de los justos,
no sea que los justos extiendan
su mano a la maldad.

Señor, concede bienes a los buenos,
a los sinceros de corazón;
y a los que se desvían por sendas tortuosas,
que los rechace el Señor con los malhechores.
¡Paz a Israel!

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor rodea a su pueblo.

Ant 2. Si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Salmo 130 – COMO UN NIÑO, ISRAEL SE ABANDONÓ EN LOS BRAZOS DE DIOS

Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad;
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Ant 3. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.

Cántico: HIMNO A DIOS CREADOR Ap 4, 11; 5, 9-10. 12

Eres digno, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria,
el honor y el poder,
porque tú has creado el universo;
porque por tu voluntad lo que no existía fue creado.

Eres digno de tomar el libro y abrir sus sellos,
porque fuiste degollado
y por tu sangre compraste para Dios
hombres de toda raza, lengua, pueblo y nación;
y has hecho de ellos para nuestro Dios
un reino de sacerdotes
y reinan sobre la tierra.

Digno es el Cordero degollado
de recibir el poder, la riqueza y la sabiduría,
la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Has hecho de nosotros, Señor, un reino de sacerdotes para nuestro Dios.

LECTURA BREVE   Rm 12, 9-12

Que vuestra caridad sea sincera. Aborreced el mal y aplicaos al bien. En punto a caridad fraterna, amaos entrañablemente unos a otros. En cuanto a la mutua estima, tened por más dignos a los demás. Nada de pereza en vuestro celo, sirviendo con fervor de espíritu al Señor. Que la esperanza os tenga alegres; estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.

RESPONSORIO BREVE

V. Tu palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo.
R. Tu palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo.

V. Tu fidelidad de generación en generación.
R. Más estable que el cielo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Tu palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador.

PRECES

Invoquemos a Dios, esperanza de su pueblo, diciendo:

Escúchanos, Señor.

Te damos gracias, Señor, porque hemos sido enriquecidos en todo por Cristo, tu Hijo;
haz que por él crezcamos en todo conocimiento.

En tus manos, Señor, están el corazón y la mente de los que gobiernan;
dales, pues, acierto en sus decisiones para que te sean gratos en su pensar y obrar.

Tú que a los artistas concedes inspiración para plasmar la belleza que de ti procede,
haz que con sus obras aumente el gozo y la esperanza de los hombres.

Tú que no permites que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas,
da fortaleza a los débiles, levanta a los caídos.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que nos has prometido la resurrección en el último día,
no te olvides de tus hijos que ya han dejado el cuerpo mortal.

Unidos fraternalmente como hermanos de una misma familia, invoquemos al Padre común:

Padre nuestro…

ORACION

Nuestra oración vespertina suba hasta ti, Padre de clemencia, y descienda sobre nosotros tu bendición; así, con tu ayuda seremos salvados ahora y por siempre. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

Lectio: Martes, 6 Noviembre, 2018

Tiempo Ordinario

1) Oración inicial

Señor de poder y de misericordia, que has querido hacer digno y agradable por favor tuyo el servicio de tus fieles; concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que pos prometes. Por nuestro Señor.

2) Lectura

Del Evangelio según Lucas 14,15-24
Al oír esto, uno de los comensales le dijo: « ¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!» Él le respondió: « Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos; a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los invitados: `Venid, que ya está todo preparado.’ Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: `He comprado un campo y tengo que ir a verlo; te ruego me dispenses.’ Y otro dijo: `He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; te ruego me dispenses.’Otro dijo: `Me acabo de casar, y por eso no puedo ir.’
«Regresó el siervo y se lo contó a su señor. Entonces, el dueño de la casa, airado, dijo a su siervo: `Sal en seguida a las plazas y calles de la ciudad, y haz entrar aquí a los pobres y lisiados, a ciegos y cojos.’ Dijo el siervo: `Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio.’ Dijo el señor al siervo: `Sal a los caminos y cercas, y obliga a entrar hasta que se llene mi casa.’ Porque os digo que ninguno de aquellos invitados probará mi cena.»

3) Reflexión

• El evangelio de hoy sigue la reflexión alrededor de asuntos enlazados con la comida y las invitaciones. Jesús cuenta la a parábola del banquete. Mucha gente ha sido invitada, pero la mayoría no acudió. El dueño de la fiesta se indigna viendo que los convidados no acuden y manda llamar a los pobres, a los lisiados, a los ciegos, a los cojos. Pero sigue habiendo sitio. Entonces el dueño manda convidar a todo el mundo, hasta que la casa queda llena. Esta parábola es una luz para las comunidades del tiempo de Lucas.
• En las comunidades del tiempo de Lucas había cristianos, venidos del judaísmo y cristianos venidos de los paganos. A pesar de las diferencias de raza, clase y género, ellos tenían un gran ideal, basado en el compartir y en la comunión (Hec 2,42; 4,32; 5,12). Pero había muchas dificultades, pues los judíos tenían normas de pureza legal que les impedían comer con los paganos. Y hasta después de haber entrado en la comunidad cristiana, algunos de ellos guardan la antigua costumbre de no sentarse con los paganos alrededor de la misma mesa. Así, Pedro tuvo conflictos en la comunidad de Jerusalén, por haber entrado en casa de Cornelio, un pagano y haber comido con él (Hec 11,3). En vista de esta problemática de las comunidades, Lucas guarda una serie de palabras de Jesús respecto a la comunión alrededor de la mesa (Lc 14,1-24). La parábola que aquí meditamos es un retrato de lo que estaba aconteciendo en las comunidades.
• Lucas 14,15: Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios. Jesús había terminado de contar dos parábolas: una sobre la elección de los lugares (Lc 14,7-11), y la otra sobre la elección de los invitados (Lc 14,12-14). Al oír estas parábolas, alguien que estaba en la mesa con Jesús tiene que haber percibido el alcance de la enseñanza de Jesús y dice: “¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!”. Los judíos comparaban el tiempo futuro del Mesías a un banquete, marcado por la hartura, la gratitud y la comunión (Is 25,6; 55,1-2; Sal 22,27). El hambre, la pobreza y la carestía hacían que el pueblo tuviera esperanza de cara al futuro. La esperanza de los bienes mesiánicos, comúnmente experimentada en los banquetes, se proyectaba para el final de los tiempos.
• Lucas 14,16-20: El gran banquete está listo. Jesús responde con una parábola. “Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos”. Pero los deberes de cada cual impiden a los invitados a que acepten la invitación. El primero dice: “He comprado un campo. ¡Tengo que ir a verlo!” El segundo: “He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas”. El tercero: “Me casé. No puedo ir”. Dentro de las normas y de las costumbres de la época, aquellas personas tenían derecho a no aceptar la invitación (cf. Dt 20,5-7).
• Lucas 14,21-22: El banquete permanece de pie. El dueño de la fiesta queda indignado con las excusas. En el fondo, quien se indigna es Jesús mismo, pues las normas de estricta observancia de la ley reducían el espacio para que la gente pudiera vivir gratuitamente un banquete amigo que engendraba fraternidad y compartir. Allí, el dueño de la fiesta manda los empleados a que inviten a los pobres, a los ciegos, a los cojos, a los lisiados. Los que, normalmente, eran excluidos como impuros, ahora son invitados a sentarse entorno a la mesa del banquete.
• Lucas 14,23-24: Todavía hay sitio. La sala no se llenó. Había sitio todavía. Entonces, el dueño de la casa manda invitar a los que andan por los caminos. Son los paganos. Ellos también son invitados a sentarse entorno a la mesa. Así, en el banquete de la parábola de Jesús, se sientan juntos a la misma mesa, judíos y paganos. En el tiempo de Lucas había muchos problemas que impedían la realización de este ideal de la mesa común. Por medio de la parábola, Lucas muestra que la práctica de la comunión de la mesa venía de Jesús mismo.
Después de la destrucción de Jerusalén, en el año 70, los fariseos asumieron el liderazgo en las sinagogas, exigiendo el cumplimiento rígido de las normas que lo identificaban como pueblo judío. Los judíos que se convertían al cristianismo eran considerados como una amenaza, pues derribaban los muros que separaban Israel de los demás pueblos. Los fariseos trataban de obligarlos a abandonar la fe en Jesús. Todo esto producía una lenta y paulatina separación entre judíos y cristianos y era fuente de mucho sufrimiento, sobre todo para los judíos convertidos (Rom 9,1-5). En la parábola, Lucas deja bien claro que estos judíos convertidos no son infieles a su pueblo. ¡Es lo contrario! Son los invitados que aceptaron ir al banquete. Son los verdaderos continuadores de Israel. Infieles fueron quienes no aceptaron la invitación y no quisieron reconocer en Jesús al Mesías (Lc 22,66; Hec 13,27).

4) Para la reflexión personal

• ¿Cuáles son las personas que generalmente son invitadas y cuáles no son invitadas a nuestras fiestas?
• ¿Cuáles son los motivos que limitan hoy la participación de las personas en la sociedad y en la Iglesia? Y ¿cuáles son los motivos que algunos alegan para excluirse de la comunidad? ¿Son motivos justos?

5) Oración final

Actúa con esplendor y majestad,
su justicia permanece para siempre.
De sus proezas dejó un memorial.
¡Clemente y compasivo Yahvé! (Sal 111,3-4)

Read Full Post »

Mayte de los Ángeles Molina Camacho

En las últimas décadas la intensificación de las preocupaciones ambientales ha tenido un efecto generalizado en el pensamiento y las conductas sociales. Asimismo se presenta una creciente conciencia mundial sobre la estrecha relación entre los problemas ambientales y aquellos de origen económico, demográfico y social, y sobre la necesidad de encontrar soluciones integrales a los mismos. ¿De qué forma contribuyen los hombres y mujeres a la protección del planeta? ¿Existe una conexión entre las relaciones de género y el medio ambiente? Primeramente, se describe el movimiento ecofeminista. Seguido, se detalla el rol de la mujer en el cuidado del planeta. Finalmente, se mencionan las principales personalidades ambientalistas a nivel mundial y nacional.

Las primeras conexiones entre el feminismo y la ecología dieron origen al ecofeminismo en los años setenta, cuando la escritora Francoise D’Eaubonne llama a las mujeres a liderar una revolución eco- lógica para salvar al planeta. Según D’Eaubonne, dicha revolución deberá conducir a una relación más armónica entre hombres y mujeres. El ecofeminismo cuestiona las premisas y prácticas de la sociedad occidental que históricamente ha visto a las mujeres y a la naturaleza como objeto de manipulación, control y explotación.

Desde otra perspectiva, Bina Agarwal considera que el vínculo entre las mujeres y el medio ambiente está determinado por una estructura que comprende diversos aspectos, incluyendo género, clase y raza. Resalta que son las mujeres provenientes de áreas rurales y familias pobres las que resultan afectadas de manera más negativa y las que han participado más activamente en los movimientos ecológicos. En el pensamiento patriarcal las mujeres son identificadas como más próximas a la naturaleza y los hombres como más próximos a la cultura, de ahí que las mujeres sean vistas como inferiores.

Uno de los aspectos fundamentales de la contribución femenina en la protección del medio ambiente está localizado en las áreas de educación y comunicación. La mujer es indispensable como monitora medioambiental, tanto en una educación formal, donde actúa de profesora, como en una educación informal principalmente ligada a su familia, por la que transmite a sus hijos la importancia y valores de un sano medio ambiente. Debido al rol de cuidado del grupo familiar y de la comunidad, la mujer es la principal administradora de los recursos naturales y del consumo de agua.

Cada año el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), reconoce a destacadas personalidades cuya labor ha sido valorada por su impacto positivo sobre el medio ambiente. Los ganadores de 2016 del premio «Campeones de la Tierra» son el biólogo mexicano José Sarukhán Kermez y la ecologista hondureña Berta Cáceres.

José Sarukhán, fue galardonado en la categoría de carrera de liderazgo, debido a su amplia trayectoria en la academia e investigación en la conservación de la biodiversidad en México. Sarukhán realizó la licenciatura en la Facultad de Ciencias de la UNAM, donde obtuvo el título de biólogo, hizo una maestría en ciencias en el Colegio de Postgraduados de Chapingo y un doctorado en la Universidad de Gales, en la Gran Bretaña.

Por otra parte, Berta Cáceres se destacó en la categoría de inspiración y acción, gracias a su rol como defensora de los derechos humanos, los pueblos indígenas y el medio ambiente. En 1993 cofundó el Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas Populares, el cual organizó feroces campañas contra los megaproyectos que violaban los derechos ambientales y a la tierra de las comunidades locales. Cáceres fue asesinada a tiros en su casa después de años de amenazas de muerte por su trabajo como activista.

Nicaragua no se queda atrás respecto a líderes ambientalistas. En 2016 se anunció que Francisca Ramírez es una de las 50 mujeres más poderosas de Centroamérica de la revista Forbes. La líder campesina originaria de Nueva Guinea es presidenta del «Consejo Nacional en Defensa de Nuestra Tierra, Lagos y Soberanía» y es la cara símbolo de la lucha contra el Gran Canal Interoceánico. En una entre- vista de 2015, la activista menciona que «las mujeres también tenemos derecho de defender y siempre deberíamos de andar adelante luchando. Las mujeres sufrimos más que los padres cuando hay un conflicto, porque ellos se van y las madres nos quedamos con los hijos luchando como podemos».

No es de obviar el hecho de que las principales figuras ambientalistas de América Latina sean mu- jeres, indígenas y/o campesinas. La contribución de los hombres a la mejora del medio ambiente es más técnica y política, ya que tienen mayores oportunidades de educarse y ejercer en puestos de trabajo. Desde que se fundó en 2005, los ganadores del premio «Campeones de la Tierra» han sido en su mayoría hombres, únicamente el 30% han sido mujeres. ¿Quiere decir que las mujeres contribuyen en menos al cuidado del planeta? No, ya que las bases de selección son liderazgo político, ciencia e innovación, visión empresarial y acción e inspiración. Ello demuestra que el sesgo de género limita la igualdad de oportunidades y desarrollo de talentos, debido a que hay menos mujeres científicas, empresarias y líderes políticas. Las mujeres contribuyen principalmente como voceras y activistas, y su labor pocas veces es reconocida.

En conclusión, los hombres y las mujeres contribuyen de formas distintas al cuidado del medio ambiente. El género es una influencia fundamental en el desarrollo tanto individual como social. La sociedad patriarcal adscribe las actitudes y los roles sociales diferenciados para hombres y mujeres atribuidas en función de su sexo biológico. La contribución femenina a la protección del planeta está localizada en las áreas de educación y comunicación, mientras que los hombres contribuyen mayoritariamente en el área de investigación, ciencia e innovación. Para poder formular estrategias y políticas públicas, así como para adoptar instrumentos que permitan revertir y evitar el deterioro ambiental y, a la vez, una mayor equidad entre los distintos sectores sociales, se requiere un conocimiento más amplio de la situación de hombres y mujeres y su relación con el estado del medio ambiente.

Read Full Post »

«Esta es la segunda invitación que te dirijo: “¡Escucha!” No te canses de entrenarte en la difícil disciplina de la escucha. Escucha la voz del Señor, que te habla a través de los acontecimientos de la vida diaria, a través de las alegrías y los sufrimientos que la acompañan, a través de las personas que se encuentran a tu lado, a través de la voz de tu conciencia, sedienta de verdad, de felicidad, de bondad y de belleza».

Empeñarse en este entrenamiento no es tarea pesada, sino que introduce al creyente en una renovada capacidad de disfrutar. Al principio, cuesta; pero, en breve espacio de tiempo, da frutos que se dejan sentir en lo más pequeño del día a día. Se aprende a estar con las personas que tenemos cerca de nosotros, a descubrir su originalidad y a saber apreciarlas. Les escuchamos, y nos escuchamos a nosotros mismos. Quien escucha de veras vive en una perenne novedad, que antecede muy adecuadamente a a caridad. En su novela Los acantilados de mármol, Ernst Jünger nos presenta a Otón, primo del protagonista, cuya norma de vida consistía en «tratar a todos los seres humanos que se nos acercasen como hallazgos raros descubiertos en una caminata. Le gustaba calificar a los huamnos de “optimates”, palabra con la cual quería indicar que a todos es preciso contarlos entre la nobleza genuina de este mundo y que cada uno de ellos puede obsequiarnos con las dádivas más excelsas. Tomaba a los seres humanos como si fueran vasijas de lo maravilloso y a todos les reconocía derechos de príncipes, como a imágenes excelsas. Y realmente yo veía cómo todas las personas que se acerban a él se abrían cual plantas que despertasen de su sueño invernal; y no es que se hicieran mejores, sino que se hacían más ellas mismas» (E. Jünger, p. 49). Este positivo modo de mirar se relaciona con dejar que los hombres se expresen tal como son, gracias a la capacidad de escucha.

Además, quien escucha se escucha. Está viva la preciosa voz de la conciencia. Disfrutamos de estar con nosotros mismos; no por nuestras virtudes, sino por sabernos valiosos a los ojos de Dios. En la medida en que conservemos el espíritu joven, resonará en nuestro interior la llamada al amor más grande, o incluso al Amor sin medida. Como hacía notar san Juan Pablo II, brota de dentro una maravillosa sed de verdad, de felicidad, de bondad y de belleza. Todo eso compone la difícil pero bellísima disciplina de la escuha.

El hombre que lucha por permanecer en la escuela de la escucha no se precipita temerariamente en las decisiones, ni tiene miedo de lo desconocido. Es amigo de la prudencia: guarda memoria de lo que ocurrió en el pasado, hace por comprender el tiempo presente, pondera con sagacidad cómo puede ser el futuro, sabe comparar las diversas posibilidades y es dócil para pedir la opinión de los mayores (cfr. S. Th., II-II, q. 53, a. 3, resp.).

El hombre que escucha goza con la primavera y el invierno, con el otoño y el verano. El caer de la nieve o el florecer de los rosales. Conducir. Caminar. La amistad. Una buena comida. Todo es don para quien está recogido. Todo dice algo, y va más allá de lo aparente: escondido, oculto y maravilloso. Se puede descubrir en el ameno silencio del Dios que nos ama. Eso es, precisamente, la santificación de cada instante.
En definitiva, saber escuchar es dar una respuesta proporcionada a cada acontecimiento de la vida. Vivir en conciencia. Aquí resonará la cuestión más importante que todo hombre puede realizar, y que más en conciencia debe responder. Me refiero al sentido de la propia vida. Hablo de la vocación, que, como es lógico, forma parte esencial del diálogo de la dirección espiritual.

 

Cuenta conmigo, Fulgencio Espa

Read Full Post »

130. El beato Pablo VI mencionaba, entre los obstáculos de la evangelización, precisamente la carencia de parresía: «La falta de fervor, tanto más grave cuanto que viene de dentro»[103].


[103] Exhort. ap. Evangelii nuntiandi (8 diciembre 1975), 80: AAS 68 (1976), 73. Es interesante advertir que en este texto el beato Pablo VI une íntimamente la alegría a la parresía. Así como lamenta «la falta de alegría y de esperanza», exalta la «dulce y confortadora alegría de evangelizar» que está unida a «un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir», para que el mundo no reciba el Evangelio «a través de evangelizadores tristes y desalentados». Durante el Año Santo de 1975, el mismo Pablo VI dedicó a la alegría la Exhortación Apostólica, Gaudete in Domino (9 mayo 1975): AAS 67 (1975), 289-322.

Read Full Post »

Oración Domingo XXXII Tiempo Ordinario

Read Full Post »

Cantos para el Domingo XXXII de Tiempo Ordinario

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: