Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/11/18

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: SALVE, DEL MAR ESTRELLA

Salve, del mar Estrella,
salve, Madre sagrada
de Dios y siempre virgen,
puerta del cielo santa.

Tomando de Gabriel
el «Ave», Virgen alma,
mudando el nombre de Eva,
paces divinas trata.

La vista restituye,
las cadenas desata,
todos los males quita,
todos los bienes causa.

Muéstrate madre, y llegue
por ti nuestra esperanza
a quien, por darnos vida,
nació de tus entrañas.

Entre todas piadosa,
Virgen, en nuestras almas,
libres de culpa, infunde
virtud humilde y casta.

Vida nos presta pura,
camino firme allana,
que quien a Jesús llega
eterno gozo alcanza.

Al Padre, al Hijo, al Santo
Espíritu alabanzas;
una a los tres le demos,
y siempre eternas gracias. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

Salmo 125 – DIOS, ALEGRÍA Y ESPERANZA NUESTRA.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares.

Hasta los gentiles decían:
«El Señor ha estado grande con ellos.»
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres.

Que el Señor cambie nuestra suerte
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares.

Al ir, iban llorando,
llevando la semilla;
al volver, vuelven cantando,
trayendo sus gavillas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

Ant 2. Que el Señor nos construya la casa y nos guarde la ciudad.

Salmo 126 – EL ESFUERZO HUMANO ES INÚTIL SIN DIOS.

Si el Señor no construye la casa,
en vano se cansan los albañiles;
si el Señor no guarda la ciudad,
en vano vigilan los centinelas.

Es inútil que madruguéis,
que veléis hasta muy tarde,
los que coméis el pan de vuestros sudores:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!

La herencia que da el Señor son los hijos;
una recompensa es el fruto de las entrañas:
son saetas en mano de un guerrero
los hijos de la juventud.

Dichoso el hombre que llena
con ellas su aljaba:
no quedará derrotado cuando litigue
con su adversario en la plaza.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Que el Señor nos construya la casa y nos guarde la ciudad.

Ant 3. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.

Cántico: HIMNO A CRISTO, PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS. Cf. Col 1, 12-20

Damos gracias a Dios Padre,
que nos ha hecho capaces de compartir
la herencia del pueblo santo en la luz.

Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas,
y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido,
por cuya sangre hemos recibido la redención,
el perdón de los pecados.

Él es imagen de Dios invisible,
primogénito de toda creatura;
pues por medio de él fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;
todo fue creado por él y para él.

Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él.
Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia.
Él es el principio, el primogénito de entre los muertos,
y así es el primero en todo.

Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud.
Y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas:
haciendo la paz por la sangre de su cruz
con todos los seres, así del cielo como de la tierra.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.

LECTURA BREVE   Ga 4, 4-5

Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción.

RESPONSORIO BREVE

V. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.
R. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.

V. Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre.
R. El Señor está contigo.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. Dichosa tú, María, que has creído; porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Dichosa tú, María, que has creído; porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

PRECES

Proclamemos las grandezas de Dios Padre todopoderoso, que quiso que todas las generaciones felicitaran a María, la madre de su Hijo, y supliquémosle diciendo:

Que la llena de gracia interceda por nosotros.

Señor, Dios nuestro, admirable siempre en tus obras, que has querido que la inmaculada Virgen María participara en cuerpo y alma de la gloria de Jesucristo,
haz que todos tus hijos deseen y caminen hacia esta misma gloria.

Tú que nos diste a María por madre, concede por su mediación salud a los enfermos, consuelo a los tristes, perdón a los pecadores
y a todos abundancia de salud y de paz.

Tú que hiciste de María la llena de gracia,
concede la abundancia de tu gracia a todos los hombres.

Haz, Señor, que tu Iglesia tenga un solo corazón y una sola alma por el amor,
y que todos los fieles perseveren unánimes en la oración con María, la madre de Jesús.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

Tú que coronaste a María como reina del cielo,
haz que los difuntos puedan alcanzar con todos los santos la felicidad de tu reino.

Confiando en el Señor, que hizo obras grandes en María, pidamos al Padre que colme también de bienes al mundo hambriento:

Padre nuestro…

ORACION

Señor, por el misterioso designio de tu amor, has querido que la Virgen María fuese madre del autor de la gracia y estuviese asociada a él en el misterio de la redención humana; que ella nos alcance con profusión tus dones y nos conduzca hasta el puerto de la salvación eterna. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

Lectio: Miércoles, 7 Noviembre, 2018
Tiempo Ordinario
1) Oración inicial
Señor de poder y de misericordia, que has querido hacer digno y agradable por favor tuyo el servicio de tus fieles; concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que pos prometes. Por nuestro Señor.
2) Lectura
Del Evangelio según Lucas 14,25-33
Caminaba con él mucha gente y, volviéndose, les dijo: «Si alguno viene junto a mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío. El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío. «Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos y ver si tiene para acabarla? No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: `Éste comenzó a edificar y no pudo terminar.’ O ¿qué rey, antes de salir contra otro rey, no se sienta a deliberar si con diez mil puede salir al paso del que viene contra él con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz. Pues, de igual manera, cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.
3) Reflexión
• El evangelio de hoy habla del discipulado y presenta las condiciones para que alguien pueda ser discípulo o discípula de Jesús. Jesús está camino de Jerusalén, donde va a morir en la Cruz. Este es el contexto en que Lucas coloca las palabras de Jesús sobre el discipulado.
• Lucas 14,25: Ejemplo de catequesis. El evangelio de hoy es un ejemplo bonito de cómo Lucas transforma las palabras de Jesús en catequesis para la gente de las comunidades. Dice: “Caminaba con él mucha gente. Y volviéndose les dijo”. Jesús habla a grandes multitudes, esto es, habla a todos, inclusive a la gente de las comunidades del tiempo de Lucas y nos habla también a nosotros hoy. En la enseñanza que sigue, pone las condiciones para que alguien sea discípulo de Jesús.
• Lucas 14,25-26: Primera condición: odiar al padre y a la madre. Algunos le quitan fuerza a la palabra odiar y la traducen con “dar preferencia a Jesús por encima de los padres”. El texto original usa la expresión “odiar a los padres”. En otro lugar Jesús manda amar y honorar a los padres (Lc 18,20). ¿Cómo explicar esta contradicción? ¿Es una contradicción? En el tiempo de Jesús, la situación social y económica llevaba las familias a encerrarse en sí mismas y les impedía cumplir con la ley del rescate (goel), esto es, socorrer a los hermanos y hermanas de la comunidad (clan) que estaban amenazados de perder su tierra o de caer en la esclavitud (Cf. Dt 15,1-18; Lev 25,23-43). Encerradas en sí mismas, las familias debilitaban la vida de comunidad. Jesús quiere rehacer la vida en comunidad. Por esto, pide que se rompa la visión estrecha de la pequeña familia que se encierra en sí misma y pide que las familias se abran entre sí en la gran familia, en la comunidad. Este es el sentido de odiar el padre y la madre, la mujer, los hijos, los hermanos y hermanas. Jesús mismo, cuando los parientes de su pequeña familia quieren llevarlo de nuevo a Nazaret, no atiende su petición. Ignora u odia su petición y alarga la familia diciendo: “Mi hermano, mi hermana, mi madre son todos aquellos que hacen la voluntad del Padre” (Mc 3,20-21.31-35). Los vínculos familiares no pueden impedir la formación de la Comunidad. Esta es la primera condición.
• Lucas 14,27: Segunda condición: cargar la cruz “El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío.”. Para entender bien el alcance de esta segunda exigencia debemos mirar el contexto en que Lucas coloca esta palabra de Jesús. Jesús está yendo hacia Jerusalén donde será crucificado y morirá. Seguir a Jesús y llevar la cruz detrás de él significa ir con él hasta Jerusalén donde para ser crucificado como él. Esto evoca la actitud de las mujeres que “habían seguido a Jesús y le habían servido desde cuando estaba en Galilea. Muchas otras estaban allí, pues había subido con Jesús a Jerusalén” (Mc 15,41). Evoca también la frase de Pablo en la carta a los Gálatas: “Cuanto a mí, jamás me gloriaré a no ser en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo” (Gál 6,14)
• Lucas 14,28-32: Dos parábolas. Las dos tienen el mismo objetivo: llevar a las personas a pensar bien antes de tomar una decisión. En la primera parábola dice: “Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos y ver si tiene para acabarla? No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: ¡Éste comenzó a edificar y no pudo terminar!” Esta parábola no necesita explicación, habla por sí sola: que cada uno reflexione bien sobre su manera de seguir a Jesús y se pregunte si calculó bien las condiciones antes de tomar la decisión de ser discípulo de Jesús.
La segunda parábola: “O ¿qué rey, antes de salir contra otro rey, no se sienta a deliberar si con diez mil puede salir al paso del que viene contra él con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz”. Esta parábola tiene el mismo objetivo que la anterior. Algunos se preguntan: “¿Cómo es que Jesús se puso a usar un ejemplo de guerra?” La pregunta es pertinente para nosotros que conocemos las guerras de hoy. Sólo la segunda guerra mundial (1939 a 1945) causó 54 millones de muertos. En aquel tiempo, las guerras eran como la competitividad comercial entre las empresas de hoy que luchan para obtener más beneficios.
• Lucas 14,33: Conclusión para el discipulado. La conclusión es una sola: seguir a Jesús es una cosa seria. Hoy, para mucha gente, ser cristiano no es una opción personal, ni una decisión de vida, sino un simple fenómeno cultural. No se les pasa por la cabeza tomar una opción. Quien nace brasileño, es brasileño. Mucha gente es cristiana porque nació así y muere así, sin haber tenido nunca la idea de optar y de asumir lo que ya es por nacimiento.
4) Para la reflexión personal
• Ser cristiano es cosa seria. Tengo que calcular bien mi manera de seguir a Jesús. ¿Cómo acontece esto en mi vida?
• “Odiar a los padres”; Comunidad o familia. ¿Cómo combinas las dos cosas? ¿Consigues armonizarlas?
5) Oración final
Yahvé es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
Yahvé, el refugio de mi vida,
¿ante quién temblaré? (Sal 27,1)

Read Full Post »

Marcos 7, 1-23

<

p style=”text-align:justify;”>«71Y se reúnen ante él los fariseos y algunos escribas procedentes de Jerusalén.
2Y, viendo que algunos de sus discípulos comían los panes con manos impuras, es decir, no lavadas…, 3(porque los fariseos y todos los judíos no comen si antes no se han lavado las manos hasta el codo, aferrándose a la tradición de los ancianos; 4y [al volver] de la plaza, si no se inmergen [bautizan] no comen; y hay otras muchas cosas recibidas a las que se aferran, [como las] inmersiones [bautizos] de vasos y jarras y de utensilios de cobre y de camas).
5Y le preguntan los fariseos y los escribas: “¿Por qué tus discípulos no caminan según la tradiciónde los ancianos, sino que comen el pancon manos impuras?”.

A la sorprendente demostración del poder sanador de Jesús en la orilla occidental del Mar de Galilea (6,53-56), de población predominantemente judía, le sigue una discusión entre él y dos grupos relacionados de líderes judíos, los fariseos y algunos escribas. El pasaje se encuentra vinculado de una manera poco intensa con los precedentes mediante el tema del «tocar» (cf. 6,56), implicado en la controversia en torno a las manos no lavadas, y por el plural «los panes» (hogazas de pan) de 7,2, con el que se retoma el motivo de los panes que aparecía en 6,30-44 y en 6,52.

En su forma actual, este pasaje se encuentra estructurado en una serie de preguntas y respuestas:

A) 7,1-5: fariseos y escribas preguntan a Jesús por qué sus discípulos violan la tradición

B) 7,6-8: Jesús les dice que su tradición es una enseñanza meramente humana

B) 7,9-13: Jesús les dice que ellos violan otro pasaje del Antiguo Testamento

C) 7,14-15: Jesús dice a la muchedumbre que nada que viene de fuera mancha

A’) 7,17: En la casa, los discípulos le preguntan sobre la parábola

B’) 7,18-19: Jesús les dice que no son las cosas externas las que manchan

<

p style=”text-align:justify;padding-left:30px;”>B’) 7,20-23: Jesús dice que las cosas que manchan son las que vienen de dentro


<

p style=”text-align:justify;”>Este esquema muestra que existe un paralelismo básico entre 7,1-15 y 7,17-23: cada sección comienza con una pregunta, que recibe después dos respuestas relacionadas (A, B y B; A’, B’ y B’). Este es el modelo que habíamos hallado en 2,23-26. El paralelismo se rompe en 7,14-15 (C), donde aparece la tercera respuesta a la primera pregunta, una respuesta que se dirige a un grupo distinto del formado por aquellos que habían preguntado (se dirige a la muchedumbre, no a los fariseos y escribas).
El comentario se dividirá en cuatro secciones: el desafío de los fariseos (7,1-5); la primera refutación de Jesús, partiendo de la Escritura (7,6-8); la segunda refutación de Jesús, también acudiendo a la Escritura (7,9-13); la proclamación de Jesús sobre la pureza (7,14-15).

7, 1-5: Desafío de los fariseos. El pasaje comienza con unos versículos introductorios que ofrecen el punto de partida para el debate posterior conforme al estilo típico de las controversias, presentando a los oponentes de Jesús, que son los fariseos y los escribas, con su objeción sobre las prácticas de comida de los discípulos de Jesús. El lector atento puede descubrir ya una amenaza implícita en la descripción de los fariseos y de los escribas (en 7,1), ya que les muestra juntándose (synagontai) en contra de Jesús, indicando además que los escribas han venido de Jerusalén. El verbo «juntarse» se utiliza en Sal 2,2 (versión griega LXX) para indicar la manera en que los gobernantes unen sus fuerzas en contra del Señor y de su ungido (el christos). En esa línea, el uso que aquí se hace de esa palabra puede constituir una manera sutil de recordar la profecía escriturística de la oposición al Mesías de Dios por parte de las autoridades. Además, en otros dos salmos se utiliza el mismo verbo para referirse a los malvados que conspiran contra los justos para quitarles la vida (Sal 31,13 y Sal 35,25). Y el hecho de que los escribas bajen de Jerusalén hace que aparezcan como originarios del centro de la oposición, es decir, de la ciudad donde Jesús será ejecutado, de manera que ese descenso puede ya entenderse como opuesto al ascenso querido por Dios y que Jesús debe realizar, subiendo de Galilea a Jerusalén.

Después, el evangelio describe cómo la hostilidad de los fariseos y de los escribas se concreta en una pregunta desafiante sobre la pureza ritual: «¿Por qué tus discípulos no caminan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen el pan con manos impuras?». El Antiguo Testamento no manda que los laicos se laven las manos; eso han de hacerlo tan solo los sacerdotes antes de ofrecer un sacrificio (Ex 30,18-21; 40,31; cf. Lv 15,11). Sin embargo, parece que en su tradición los fariseos han extendido a los no sacerdotes la exigencia del lavatorio de manos, partiendo del supuesto de que cada judío debería vivir como un sacerdote y de que cada casa judía debería convertirse en un templo. Esta tradición es la que forma la base para el desafío que los fariseos y escribas plantean contra Jesús.

Read Full Post »

Ponerse en camino

«Si abres tu corazón y tu mente con disponibilidad», continuaba san Juan Pablo II en las palabras que dirigió a los jóvenes suizos, «descubrirás “tu vocación”, es decir, el proyecto que Dios, en su amor, desde siempre tiene preparado para ti”.
A la escucha de Dios le corresponde la respuesta del hombre. Como Abraham en el Génesis, Dios llama por el nombre, y tiene un encargo particular para cada uno. Dios pidió al Santo Patriarca que saliera de su tierra, que dejara la casa de su padre para ir al encuentro de la tierra que Él le iba a mostrar (cfr. Gn  12, 1). Abraham escuchó a Dios, y por eso mismo le obedeció.
Es bien conocida, pero no por eso menos oportuna, la relación que existe entre las palabras latinas escuchar (audire)y obedecer (ob-audire, saber escuchar). La escucha nunca es una disciplina pasiva. Quien escucha es movido interiormente a la acción, y, si es responsable con lo percibido, obra aquello que en conciencia es movido a hacer.
La escucha de Dios fue también la responsable de la audaz liberación de la opresión egipcia. Moisés «conoce» a Dios en esa zarza que arde sin consumirse (cfr. Ex 3, 2-4). Mediante la escucha de su palabra, entiende el encargo, la vocación, que Dios tiene para él: encabezar al pueblo en su camino hacia la tierra prometida, lugar donde, ya libres, podrán dar el verdadero culto al Dios verdadero. Moisés escucha y obedece.
La llamada de Dios ha sido escuchada por multitud de hombres del Antiguo y Nuevo Testamento, así como en el transcurrir de la historia de la Iglesia. Adquiere expresiones multiformes, como el propio san Juan Pablo II hacía notar en su homilía a los jóvenes suizos. De entre ellas, la primera que glosó el Pontífice fue el matrimonio, sacramento y vocación cristiana. «Podrás formar una familia, fundada en el matrimonio como pacto de amor entre un hombre y una mujer que se comprometen a una comunión de vida estable y fiel. Podrás afirmar con tu testimonio personal que, a pesar de las dificultades y los obstáculos, se puede vivir en plenitud el matrimonio cristiano como experiencia llena de sentido y como “buena nueva” para todas las familias».
Pero el matrimonio no es el único camino en este tiempo del Espíritu. La vocación al celibato en medio del mundo, a la virginidad en la vida religiosa o al celibato sacedotal, son caminos vigentes desde el comienzo de la Iglesia misma. «Si Dios te llama», advertçia el anciano Pontífice, «podrás ser sacerdote, religioso o religiosa, entregando con corazón indiviso tu vida a Cristo y a la Iglesia, transformándote así en signo de la presencia amorosa de Diso en el mundo de hoy. Podrás ser, como muchos otros antes que tú, apóstol intrépido e incansable, vigilante en la oración, alegre y acogedor en el servicio a la comunidad».
«Sí, también tú podrías ser uno de ellos. Sé muy bien que ante esta propuesta titubeas. Pero te digo: ¡No tengas miedo! Dios no se deja vencer en generosidad. Después de casi sesenta años de sacerdocio, me alegra dar aquí, ante todos vosotros, mi testimonio: ¡es muy hermoso poder consumirse hata el final por la causa del reino de Dios!»
Para alcanzar su meta, tanto Abraham como Moisés tuvieron que pasar mil aventuras y más dificultades. Ponerse en camino: este es el consejo último de san Juan Pablo II. Una vez que se ha escuchado la voz de Dios, ya sea para elementos determinantes de la vida, ya para realidades más concretas y pequeñas del día a día, la reacción debe serponerse en camino. Saber que queda un trecho por delante, y no desanimarse en el empeño. Conocer, porque lo sabemos, que en ese peregrinar habrá cansancios, ampollas, desasosiegos, angustias e incomprensiones. «”¡Ponte en camino!”. No te limites a discutir; no esperes para hacer el bien las ocasiones que tal vez no se presenten nuncan. ¡Ha llegado el tiempo de la acción!».

 

Cuenta conmigo, Fulgencio Espa

Read Full Post »

¡Cuántas veces nos sentimos tironeados a quedarnos en la comodidad de la orilla! Pero el Señor nos llama para navegar mar adentro y arrojar las redes en aguas más profundas (cf. Lc 5,4). Nos invita a gastar nuestra vida en su servicio. Aferrados a él nos animamos a poner todos nuestros carismas al servicio de los otros. Ojalá nos sintamos apremiados por su amor (cf. 2 Co5,14) y podamos decir con san Pablo: «¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9,16).

Read Full Post »

Oración

Señor y Hermano Jesús:
Tú dijiste que “tu Padre nos enviaría en tu nombre el
Espíritu Santo y que Él nos recordaría lo que nos
enseñaste y nos los explicaría todo”.
Tú conoces la pobreza y la aridez de nuestro corazón.
Te pedimos que tu Espíritu nos lo refresque, nos lo
ilumine, nos haga entender tu Evangelio.
Nos lleve sobre todo a fiarnos de Ti y de tu Padre,
a seguirte en fe confiada y amorosa,
y a poner nuestro grano de arena para construir paz y vida en nuestro
entorno. AMEN, ASI SEA.

 

Mc 12, 38-44

«38Y decía en su enseñanza: “Guardaos de los escribas, que gustan pasear con ropajes y ser saludados en las plazas; 39y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; 40los que devoran las casas de las viudas y lo disimulan con largas oraciones. Éstos recibirán una condena más abundante”.

41Y, sentándose frente al arca del Tesoro, miraba cómo la muchedumbre echaba dinero en el arca del Tesoro. Y muchos ricosechaban mucho. 42Y llegando una viuda pobre echó dos moneditas, o sea, una cuarta parte de as.

43Y llamando a sus discípulos, les dijo: “En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. 44Porque todos han echado de lo que les sobraba pero ésta ha echado, de lo que necesitaba, todo lo que tenía, todo lo de su vida”».

¡PALABRA DEL SEÑOR!

 

CONTEXTO

En el evangelio de hoy llegamos al final de la larga instrucción (enseñanza, v. 38) de Jesús a los discípulos. Desde la primera curación del ciego de Betsaida (Mc 8,22-26) hasta la curación del ciego Bartimeo en Jericó (10,46-52), los discípulos han caminado con Jesús hacia Jerusalén, recibiendo de él muchas instrucciones sobre la pasión, muerte y resurrección, y las consecuencias para la vida del discípulo. Al llegar a Jerusalén (11,1), los discípulos están presentes en el incidente de Jesús en el Templo (11,15-19), y en sus fuertes controversias con los sumos sacerdotes y con los escribas (11,27-12,12), con los fariseos, los herodianos y los saduceos (12,13-27), con los doctores de la ley (12,28-37). Ahora, en nuestro texto, aparece una durísima crítica contra los escribas, y otra enseñanza de Jesús a los discípulos. Tras este texto, comenzará el discurso escatológico (cap. 13) y el inicio de la pasión y muerte de Jesús. Algo de definitivo acompaña a este evangelio de hoy, que antecede a dos finales (de la historia humana -discurso escatológico- y de Jesús -la pasión-)

 

TEXTO

Consta de dos pequeñas perícopas: (1) Vv. 38-40: instrucciónde Jesús a cuenta de los escribas (los dos términos, ‘enseñanza’ y ‘escribas’ hacen inclusión con 11,18. Jesús llama la atención de los discípulos sobre el comportamiento hipócrita y prepotente de los doctores de la ley, descritos con 5 acciones que son el ‘contramodelo’ discipular. Jesús termina advirtiendo lo que espera a un estilo tal: una condena más abundante (rigurosa). (2) Vv. 41-42: instrucción de Jesús a cuenta de la viuda pobre: sus dos leptas (monedas de calderilla de cobre que equivale a 0,025 denarios) valen más que lomucho dejado por los ricos. Para los discípulos, lo mucho era más útil para la caridad que esa calderilla de la viuda (cf. episodio de la multiplicación de los panes: 6,37). Pero Jesús tiene criterios diferentes. El gesto de la viuda es el ‘modelo’ discipular y enseña dónde los discípulos, aquéllos y nosotros, debemos procurar ver la manifestación de la voluntad de Dios: en los pobres y en el compartir de lo necesario.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• Leído en conjunto, el texto nos ofrece un camino equivocado y otro acertado para realizar la voluntad de Dios Padre, para seguir a Jesús en el camino del discipulado. Elequivocado nos lo proporciona el personaje de los ‘escribas’,que tienen una amplia y negativa presencia en los capp. 11- 12. Su dedicación a la Ley de Dios les llevaba a una posición de superioridad respecto a los demás, y a una oposición feroz a la imagen de Dios desvelada por Jesús. El acertado lo brindaun modelo ‘tipo’ de pobre en el mundo bíblico: un viuda (‘pobre’ es casi una redundancia). La abundancia en la descripción de los primeros contrasta con la sobriedad de lasegunda: la ‘cantidad’ y la ‘calidad’ tienen una perspectivadiversa a los ojos de Jesús.

• La limosna era muy importante en el mundo judío. Erauna ‘buena obra’ necesaria para el verdadero cumplimiento dela religión (cf. Dt 15,11; Mt 6,2-4). Así se reconocía que todos los bienes son de Dios y que nosotros somos simples administradores. El compartir y la solidaridad era una característica básica de las primeras comunidades cristianas (cf. Hch 2,44-45; 4,34-35). Vale cualquier limosna; pero Jesús privilegia la de la viuda, que compartió todo lo que tenía, lo necesario para vivir.

• Notemos los dos pares de modelos de identificación: en el conjunto de este evangelio, escribas // viuda pobre; en la segunda unidad textual, todos echan parte // una echa todo. De los dos modelos, debemos optar por uno: ¿cuál nos estimula más? ¿cómo adoptarlo?

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?

Read Full Post »

XXXII Domingo del Tiempo Ordinario
11 de Noviembre 2018

1Rey 17, 10-16; Salmo 145; Hebreos 9, 24-28; Marcos 12, 38-44

La ofrenda de la viuda pobre

En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos.

Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir”.

 

Reflexión

Jesús dice que la mujer ha dado más que los demás, porque ellos habían dado lo que les sobraba y ella dio lo que tenía para vivir. ¿Por qué la viuda dio tanto? Porque ama mucho a Dios, y agradece todo lo que ha hecho por ella. ¿Por qué es importante dar de lo que tenemos? (La Iglesia necesita de nosotros para comunicar el mensaje de amor de Jesús.) ¿Que hace la Iglesia por otros? (ayuda a los pobres, construye colegios, hospitales…) ¿Qué tienes tú que puedas compartir con otros? (talento, tiempo, tesoro) ¿Se les hace difícil dar lo que tienen? ¿Se dan cuenta de los sacrificios que sus padres hacen para darles lo necesario? ¿Han visto algún amigo o alguien de la comunidad entregar algo muy valioso para ellos? Compartir.

 

Actividades

Leer el evangelio mientras los niños lo actúan. Ponerles pañuelos o corbatas de mucho color para los ricos y uno sencillo para la viuda y Jesús. Animar a los niños a recoger monedas y lo donen a la Iglesia.

 

Oración

Señor, de tu generosidad hemos recibido la vida y todo lo que somos y tenemos. Abre Tú las puertas de nuestros corazones para que aprendamos a ser generosos poniendo todo lo nuestro al servicio de los demás. Amen.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: