Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 8/11/18

VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

V. Dios mío, ven en mi auxilio
R. Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

Himno: ENFRÍA, SEÑOR, MI BOCA

Enfría, Señor, mi boca;
Señor, reduce mi brasa;
dame, como te lo pido,
concordia de cuerpo y alma.

Frente al perverso oleaje,
ponme costado de gracia;
dame, como te demando,
concordia de cuerpo y alma.

Señor, mitiga mi angustia;
remite, Señor, mi ansia;
dame, como te la clamo,
concordia de cuerpo y alma.

No dejes que los sentidos
me rindan en la batalla;
Señor, Señor, no me niegues
concordia de cuerpo y alma. Amén.

SALMODIA

Ant 1. Que tus fieles, Señor, te aclamen al entrar en tu morada.

Salmo 131 I – PROMESAS A LA CASA DE DAVID.

Señor, tenle en cuenta a David
todos sus afanes:
cómo juró al Señor
e hizo voto al Fuerte de Jacob:

«No entraré bajo el techo de mi casa,
no subiré al lecho de mi descanso,
no daré sueño a mis ojos,
ni reposo a mis párpados,
hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una morada para el Fuerte de Jacob.»

Oímos que estaba en Efrata,
la encontramos en el Soto de Jaar:
entremos en su morada,
postrémonos ante el estrado de sus pies.

Levántate, Señor, ven a tu mansión,
ven con el arca de tu poder:
que tus sacerdotes se vistan de gala,
que tus fieles te aclamen.
Por amor a tu siervo David,
no niegues audiencia a tu Ungido.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. Que tus fieles, Señor, te aclamen al entrar en tu morada.

Ant 2. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.

Salmo 131 II.

El Señor ha jurado a David
una promesa que no retractará:
«A uno de tu linaje
pondré sobre tu trono.

Si tus hijos guardan mi alianza
y los mandatos que les enseño,
también sus hijos, por siempre,
se sentarán sobre tu trono.»

Porque el Señor ha elegido a Sión,
ha deseado vivir en ella:
«Ésta es mi mansión por siempre,
aquí viviré, porque la deseo.

Bendeciré sus provisiones,
a sus pobres los saciaré de pan;
vestiré a sus sacerdotes de gala,
y sus fieles aclamarán con vítores.

Haré germinar el vigor de David,
enciendo una lámpara para mi Ungido.
A sus enemigos los vestiré de ignominia,
sobre él brillará mi diadema.»

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor ha elegido a Sión, ha deseado vivir en ella.

Ant 3. El Señor le dio el poder, el honor y el reino, y todos los pueblos le servirán.

Cántico: EL JUICIO DE DIOS Ap 11, 17-18; 12, 10b-12a

Gracias te damos, Señor Dios omnipotente,
el que eres y el que eras,
porque has asumido el gran poder
y comenzaste a reinar.

Se encolerizaron las naciones,
llegó tu cólera,
y el tiempo de que sean juzgados los muertos,
y de dar el galardón a tus siervos los profetas,
y a los santos y a los que temen tu nombre,
y a los pequeños y a los grandes,
y de arruinar a los que arruinaron la tierra.

Ahora se estableció la salud y el poderío,
y el reinado de nuestro Dios,
y la potestad de su Cristo;
porque fue precipitado
el acusador de nuestros hermanos,
el que los acusaba ante nuestro Dios día y noche.

Ellos le vencieron en virtud de la sangre del Cordero
y por la palabra del testimonio que dieron,
y no amaron tanto su vida que temieran la muerte.
Por esto, estad alegres, cielos,
y los que moráis en sus tiendas.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor le dio el poder, el honor y el reino, y todos los pueblos le servirán.

LECTURA BREVE   1Pe 3, 8-9

Procurad todos tener un mismo pensar y un mismo sentir: con afecto fraternal, con ternura, con humildad. No devolváis mal por mal o insulto por insulto; al contrario, responded con una bendición, porque vuestra vocación mira a esto: a heredar una bendición.

RESPONSORIO BREVE

V. Nos alimentó el Señor con flor de harina.
R. Nos alimentó el Señor con flor de harina.

V. Nos sació con miel silvestre.
R. Con flor de harina.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Nos alimentó el Señor con flor de harina.

CÁNTICO EVANGÉLICO

Ant. El Señor derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes.

Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ant. El Señor derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes.

PRECES

Invoquemos a Cristo, pastor, protector y ayuda de su pueblo, diciendo:

Señor, refugio nuestro, escúchanos.

Bendito seas, Señor, que nos has llamado a tu santa Iglesia;
haz que seamos fieles a esta dignación de tu amor.

Tú que has encomendado al Papa Francisco la preocupación por todas las Iglesias,
concédele una fe inquebrantable, una esperanza viva y una caridad solícita.

Da a los pecadores la conversión, a los que caen, fortaleza,
y concede a todos la penitencia y la salvación.

Tú que quisiste habitar en un país extranjero,
acuérdate de los que viven lejos de su familia y de su patria.

Se pueden añadir algunas intenciones libres

A todos los difuntos que esperaron en ti,
concédeles el descanso eterno.

Ya que por Jesucristo somos hijos de Dios, oremos con plena confianza a Dios nuestro Padre:

Padre nuestro…

ORACION

Dios todopoderoso, te damos gracias por el día que termina e imploramos tu clemencia para que nos perdones benignamente todas las faltas que, por la fragilidad de la condición humana, en él hayamos cometido. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

CONCLUSIÓN

V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

Anuncios

Read Full Post »

Lectio: Jueves, 8 Noviembre, 2018
Tiempo Ordinario
  
1) Oración inicial
Señor de poder y de misericordia, que has querido hacer digno y agradable por favor tuyo el servicio de tus fieles; concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que pos prometes. Por nuestro Señor.
2) Lectura
Del Evangelio según Lucas 15,1-10
Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle. Los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos.» Entonces les dijo esta parábola: «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va a buscar la que se perdió, hasta que la encuentra? Cuando la encuentra, se la pone muy contento sobre los hombros y, llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos y les dice: `Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido.’ Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión.
«O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas y les dice: `Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido.’ Pues os digo que, del mismo modo, hay alegría entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.»
3) Reflexión
• El evangelio de hoy nos trae las primeras tres parábolas enlazadas entre sí por la misma palabra. Se trata de tres cosas perdidas: la oveja perdida (Lc 15,3-7), la moneda perdida (Lc 15,8-10), el hijo perdido (Lc 15.11-32). Las tres parábolas son dirigidas a los fariseos y a los doctores de la ley que criticaban a Jesús (Lc 15,1-3). Es decir que son dirigidas al fariseo o al doctor de la ley que existe en cada uno de nosotros.
• Lucas 15,1-3: Los destinatarios de las parábolas. Estos tres primeros versos describen el contexto en el que fueron pronunciadas las tres parábolas: “Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle. Los fariseos y los escribas murmuraban”. De un lado, se encontraban los cobradores de impuestos y los pecadores, del otro los fariseos y los doctores de la ley. Lucas dice con un poco de exageración: “Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle”. Algo en Jesús atraía. Es la palabra de Jesús la que los atrae (Cf. Is 50,4). Ellos quieren oírlo. Señal de que no se sienten condenados, sino acogidos por él. La crítica de los fariseos y de los escribas era ésta: “¡Este hombre acoge a los pecadores y come con él!”. En el envío de los setenta y dos discípulos (Lc 10,1-9), Jesús había mandado acoger a los excluidos, a los enfermos y a los poseídos (Mt 10,8; Lc 10,9) y a practicar la comunión alrededor de la mesa (Lc 10,8).
• Lucas 15,4: Parábola de la oveja perdida. La parábola de la oveja perdida empieza con una pregunta: “¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va a buscar la que se perdió, hasta que la encuentra?” Antes de que él mismo diera una respuesta, Jesús tiene que haber mirado a los oyentes para ver cómo respondían. La pregunta es formulada de tal manera que la respuesta no puede que ser positiva: “Sí, ¡él va en búsqueda de la oveja perdida!” Y tú ¿cómo responderías? ¿Dejarías las 99 ovejas en el campo para ir detrás de la única oveja que se perdió? ¿Quién haría esto? Probablemente la mayoría habrá respondido: “Jesús, entre nosotros, ninguno haría una cosa tan absurda. Dice el proverbio: “¡Mejor un pájaro en mano, que ciento volando!”
• Lucas 15,5-7: Jesús interpreta la parábola de la oveja perdida. Ahora en la parábola el dueño de las ovejas hace lo que nadie haría: deja todo y va detrás de la oveja perdida. Sólo Dios mismo puede tener esta actitud. Jesús quiere que el fariseo y el escriba que existe en nosotros, en mí, tome conciencia. Los fariseos y los escribas abandonaban a los pecadores y los excluían. Nunca irían tras la oveja perdida. Dejarían que se perdiera en el desierto. Prefieren a las 99 que no se perdieron. Pero Jesús se pone en lugar de la oveja que se perdió, y que en aquel contexto de la religión oficial caería en la desesperación, sin esperanza de ser acogida. Jesús hace saber a ellos y a nosotros: “Si por casualidad te sientes perdido, pecador, recuerda que, para Dios, tú vales más que las 99 otras ovejas. Dios te sigue. Y en caso de que tú te conviertes, tiene que saber que “habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión.”
• Lucas 15,8-10: Parábola de la moneda perdida. La segunda parábola: “O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas y les dice: `Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido.’ Pues os digo que, del mismo modo, hay alegría entre los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta.» Dios se alegra con nosotros. Los ángeles también se alegran con nosotros. La parábola era para comunicar la esperanza a quien estaba amenazado de desesperación por la religión oficial. Este mensaje evoca lo que Dios nos dice en el libro del profeta Isaías: “Te tengo grabado en la palma de mi mano” (Is 49,16). “Tu eres precioso a mis ojos, yo te amo” (Is 43,4)
4) Para la reflexión personal
• ¿Tú irías detrás de la oveja perdida?
• ¿Piensas que la Iglesia de hoy es fiel a esta parábola de Jesús?
5) Oración final
¡Buscad a Yahvé y su poder,
id tras su rostro sin tregua,
recordad todas sus maravillas,
sus prodigios y los juicios de su boca! (Sal 105,4-5)

Read Full Post »

nº 54: “Dios, creándolo todo y conservándolo por su Verbo, da a los hombres testimonio perenne de sí en las cosas creadas, y, queriendo abrir el camino de la salvación sobrenatural, se manifestó, además, personalmente a nuestros primeros padres ya desde el principio” (DV 3). Los invitó a una comunión íntima con Él revistiéndolos de una gracia y de una justicia resplandecientes.”

Se nos quiere describir cuáles fueron las etapas en las que Dios se reveló y lo primero que se nos dice es que ya desde el principio de la creación, ya comenzó esa manifestación de Dios, especial, que llamamos la revelación, con Adán y Eva. Más aún, aquí se ha traídouna cita de la Dei Verbum, de la Constitución sobre la revelación, el número 3, es una cita en la que nos recuerda que la primera manifestación que Dios hizo, ad extra, o sea, hacia fuera, fue la propia creación. Dios crea el mundo. Sobre el tema de la creación de Dios, creo que ya hemos tenido ocasión, pero bueno, habrá otro momento, pero cuando hablamos de que Dios crea ad extra, es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, el que crea. ¿Quién de las tres personas divinas es el creador del mundo? Las tres conjuntamente, todas las obras que Dios realiza ad extra, hacia fuera, de la Trinidad, están realizadas conjuntamente por las tres personas. Bien es verdad que generalmente solemos apropiarlo al Padre, pero también aquí, como dice en este texto, por ejemplo el prólogo del evangelio de san Juan, habla de cómo el verbo crea el mundo, o sea, la segunda persona de la Santísima Trinidad. Todo fue creado por él y para él, se dice en el prólogo del evangelio de san Juan. Hablando de por él, Jesucristo, el Verbo. Esta es la primera manifestación de Dios ad extra.

Lo creó todo y lo conservó. Podíamos decir que esta es como la primera manifestación a la que no solemos llamarle generalmente revelación, porque más bien, no sé si se podría distinguir entre revelación natural y revelación sobrenatural porque la palabra revelación de Dios siempre es sobrenatural. Nosotros hemos solido distinguir entre lo natural y lo sobrenatural y tenemos que reconocer que aunque esta distinción es necesaria, ya explicaremos en su momento por qué es necesaria, no podemos entender que aquí hay una línea de separación en la que se dice aquí termina lo natural, aquí comienza lo sobrenatural. De hecho, creo que ser cristiano consiste en vivir todo lo natural de forma sobrenatural y al mismo tiempo vivir lo sobrenatural de una forma casi natural, casi connatural en nuestra vida. O sea que esa distinción entre natural y sobre natural no podemos pretender que sea como una raya infranqueable. Por eso digo que la creación le llamamos lo natural, pero esta es fruto del amor de Dios, es fruto de una decisión suya de comunicarse a nosotros en la creación. Digamos que la creación y la conservación de la creación, que no nos olvidemos que nosotros no sólo creemos que Dios creó el mundo de la nada, sino que también conserva esa creación. Dios prolonga la creación es una especie de creación continuada, creación sostenida. Si Dios dejase de sostener con su acción creadora el mundo, desaparecería, volvería a la nada. No sólo creó, sino que mantiene, de una manera continua, esa decisión de haberlo creado. Lo mantiene en el ser. esta es su primera manifestación, que llamamos natural pero que obviamente es fruto de su gracia.

Luego está lo que se llama más explícitamente, la salvación sobrenatural o la revelación sobrenatural. Dice, queriendo abrir el camino de la salvación sobrenatural, se manifestó además personalmente a nuestros primeros padres, ya desde el principio. Esa revelación o salvación sobrenatural la comenzó con Adán y Eva. Con Adán y Eva Dios tiene ya una relación personal. Si os fijáis en el libro del Génesis, Dios hablaba con ellos cara a cara, tenían ellos una relación con Dios verdaderamente sorprendente, impresionante en aquel lugar llamado paraíso terrenal. El paraíso no era tanto el sitio, el lugar, el paraíso era la intimidad que tenían con Dios. Ha habido por ahí muchos estudiosos de la arqueología y otros lugares, que equivocadamente se han puesto a buscar el lugar en el que estaba ese paraíso terrenal, pensando que el lugar donde Adán y Eva habitaron era un lugar especialísimo y era un lugar con unas características paradisíacas. Es un error interpretar de esa manera literal el paraíso terrenal. El paraíso terrenal también es un género, una forma de expresión en el que se describe de forma bella, bellísima, atrayente, el lugar. Pero eso en el fondo es un género de expresión para describir que lo que hacía maravilloso ese lugar no eran las plantas, no eran las flores, no eran los ríos. Lo que hacía maravilloso ese lugar del paraíso terrenal era la intimidad con la que Adán y Eva vivían con Yavé. Por eso es un poco ridículo que haya algunos diciendo: están buscando el paraíso terrenal, dicen que está entre el río tal y el río cual. De vez en cuando leemos alguna noticia de esas y uno dice, bueno, a veces tenemos una comprensión de los textos bíblicos bastante superficial. Por lo tanto habían sido constituidos en gracia, como se dice. Habían sido invitados a una comunión íntima Adán y Eva con Yavé. Dice revestidos de una gracia y justicia resplandecientes. Así comienza, estos son los inicios de la revelación. Desde el principio Dios se da a conocer.

Read Full Post »

En esta tercera parte, trato finalmente sobre los aspectos más prácticos que hacen referencia al modo de llevar a cabo la dirección espiritual. Antes de iniciar un viaje, es necesario realizar todos los preparativos. ¿Qué necesito para tener dirección espiritual? ¿De qué se habla en ese diálogo tan particular? Abordamos primero, por consiguiente, algunas cuestiones preliminares.
Cuenta conmigo, Fulgencio Espa

Read Full Post »

131. Miremos a Jesús: su compasión entrañable no era algo que lo ensimismara, no era una compasión paralizante, tímida o avergonzada como muchas veces nos sucede a nosotros, sino todo lo contrario. Era una compasión que lo movía a salir de sí con fuerza para anunciar, para enviar en misión, para enviar a sanar y a liberar. Reconozcamos nuestra fragilidad pero dejemos que Jesús la tome con sus manos y nos lance a la misión. Somos frágiles, pero portadores de un tesoro que nos hace grandes y que puede hacer más buenos y felices a quienes lo reciban. La audacia y el coraje apostólico son constitutivos de la misión.

Read Full Post »

1.- ¡Cuidado con los escribas!… devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos… Se acercó (al templo) una pobre viuda y echó dos reales. Jesús llamando a sus discípulos, les dijo: Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir. El valor de la limosna no se puede medir, desde el punto de vista religioso, por la cantidad de lo que se da, sino por la intención y circunstancias sociales y religiosas del que la da. Si uno da mucha limosna, pero lo hace por vanidad, o por intereses sociales propios, o por cualquier otro motivo personal y egoísta, su limosna puede aprovechar, evidentemente, al que la recibe, pero, desde el punto de vista religioso, no tiene valor especial para el que la da. El ejemplo que nos pone el mismo Jesús en este relato evangélico, según san Marcos, no puede ser más expresivo: los “escribas” que dan de lo que les sobra y devoran los bienes de las viudas con pretexto de largos rezos, es valorado negativamente; en cambio, los dos reales de la viuda pobre, que da todo lo que tiene para vivir es valorado por Jesús como una gran virtud religiosa. Nosotros, por supuesto, no debemos deducir de estos ejemplos que la toda la limosna que dan los ricos carece de valor religioso, mientras que toda la limosna que dan los pobres es religiosamente muy valiosa. Tampoco en el tema de la limosna podemos decir que todos los ricos son malos y todos los pobres buenos. Como nos dirá más de una vez san Pablo, nuestras limosnas deben ir dirigidas siempre al bien de aquellos a los que se las damos, nunca a los intereses personales y egoístas que nosotros tengamos. Seamos generosos todos, que nuestra generosidad económica es un buen medidor de toda nuestra religiosidad personal. Además, que, como ya nos decían los clásicos “hay más ganancia en el dar que en el recibir”. No debemos, ni podemos pensar que debemos dar todo lo que tenemos, sino que con nuestras limosnas debemos tratar siempre de contribuir a que nuestra sociedad sea un poco más justa y menos desigual de lo que es. Tampoco entendamos la limosna sólo como un tema de dinero; se puede ayudar al prójimo necesitado y dar limosna de otras muchas maneras. Lo importante, repito, es ser generoso; después que cada uno de nosotros examinemos hasta dónde llega nuestra generosidad.

2.- El profeta Elías se puso en camino hacia Sarepta. La figura del profeta Elías tenía una significación muy grande en tiempos de Jesús. Hoy en el libro de los Reyes se presenta al profeta pidiendo una limosna a una viuda pobre y, además, extranjera, no judía. El profeta recompensa a esta pobre viuda haciendo que ni la harina, ni el aceite de la alcuza se vacíen. Bien, para nosotros lo importante es considerar el valor universal de la limosna ante Dios. Hacer limosna ante Dios siempre es bueno, la haga quien la haga. Lo importante es, como ya hemos dicho, que la limosna se haga con intención recta y pensando siempre más en el bien de la persona que la recibe, que en el propio bien personal. Más pobres que la viuda de Sarepta no creo que seamos ninguno de nosotros. Hagamos, pues, limosna todos nosotros en la medida de nuestras posibilidades. Dios nos lo recompensará.

3.- Cristo se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos. En esta lectura de la carta a los Hebreos se sigue insistiendo en el valor universal del sacerdocio de Cristo. Cristo quita los pecados del mundo, como decimos todos los días antes de comulgar. Todos nosotros, por el bautismo, participamos del sacerdocio de Cristo; pidamos, pues, todos nosotros a Dios para que nos perdone a todos nuestros pecados y nos salve, como hizo el mismo Cristo, nuestro único y eterno sacerdote.

Gabriel González del Estal

Read Full Post »

Y en sus enseñanzas decía: «Guardaos de los maestros de la ley, a los que les gusta pasearse con vestidos ostentosos, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; devoran los bienes de las viudas pretextando hacer largas oraciones. Ellos serán juzgados muy severamente». Sentado frente al tesoro, estaba mirando cómo la gente echaba en las arcas. Muchos ricos echaban mucho. Pero llegó una viuda pobre y echó unos céntimos. Llamó a sus discípulos y les dijo: «Os aseguro que esa pobre viuda ha echado más que todos, pues todos han echado de lo que les sobra; en cambio, ella ha echado de su indigencia todo lo que tenía para vivir».
Marcos 12, 38-44
Comentario del Evangelio
Seguro que alguna vez habéis dado algo de dinero para alguna campaña de solidaridad o habéis llevado al colegio un kilo de arroz o unas latas de conserva para ayudar a las personas que no tienen para comer.
Muchas veces damos cosas que no nos hacen mucha falta o que nos sobran. Pero la viuda no da de lo que le sobra. La viuda da de lo poco que tiene, de lo que necesita para vivir. Y Jesús nos dice que eso es lo verdaderamente importante.
Es decir, no es más solidario el que más dinero pone o el que más cosas hace, sino el que da su dinero y su tiempo cuando no lo tiene, cuando lo necesita para cosas muy importantes en su vida. Esa es la verdadera generosidad.
Para hacer vida el Evangelio¿Eres una persona generosa? Cuéntanos un ejemplo de tu vida donde se vea que eres una persona generosa o también nos puedes contar un ejemplo de tu vida donde se vea que te cuesta compartir.¿Por qué debemos compartir los cristianos no lo que nos sobra, sino lo que necesitamos?Escribe un compromiso que te ayude a ser una persona generosa como la viuda del Evangelio.
Oración
Conviértenos a tu manera de actuar,
cámbianos el corazón ansioso,
límpianos de presunciones infantiles

y haznos de comportarnos como hermanos.
Solos no conseguimos ser sencillos.

Te necesitamos para que nos bajes
de los pedestales, de los púlpitos
que nos construimos por inseguridad,
y de la necesidad infantil de ser
más que el hermano.
Que hagamos al otro sentirse importante,
que nos echemos a un lado para dejar pasar,
que potenciemos lo mejor del hermano

y siempre nos tratemos en plan familiar.
Haznos como Tú, Jesús, generadores de igualdad,

que juguemos con el otro la vida, sin ganar,
que no necesitemos ser ni tener más que nadie,
sino que, sencillamente, nuestro valor sea

el Amor.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: