¿Qué me quiere decir hoy Jesús? – Domingo XXXIII de Tiempo Ordinario

Jesús vuelve a hablar del fin de nuestras vidas. Y les dice a sus discípulos que si bien «nadie conoce ni el día ni la hora, (…) solamente el Padre!, a todos nos llegará ese fin en el que «la luz del sol se apagará». Ese será el momento en que Dios elegirá a quienes vayan con Él a la dicha eterna.

Hay personas que andan asustando a la gente con el cuento de que conocen la fecha en la que el mundo se acabará. Jesús fue muy claro en decir que nadie, -excepto Dios-, sabe cuando ocurrirá esto. Pero lo que sí es un hecho, es que a todos se nos acabará nuestro propio mundo el día en que muramos.

Jesús quiere que tengamos muy presente el fin de nuestras vidas, no para atemorizarnos, sino para animarnos a aprovecharla al máximo amando a los que nos rodean: haciendo nuestros trabajos con amor; ofreciendo a Dios nuestras tristezas; ayudando a quien nos necesita; demostrando el cariño que sentimos a nuestra familia…

Cada vez que sientas flojera por hacer el bien, o ganas de hacer el mal, recuerda que Dios nos dio la vida para amar, y quién sabe si tengas otra oportunidad para demostrar tu amor a esa persona que hoy tienes frente a ti.

Si hoy fuera el último día de tu vida… ¿Qué harías para demostrar tu amor?