Se acerca vuestra liberación

«Habrá señales en el sol, en la luna y en los astros; las naciones estarán angustiadas en la tierra y enloquecidas por el estruendo del mar y de las olas; los hombres, muertos de terror y de ansiedad por lo que se le echa encima al mundo, pues las columnas de los cielos se tambalearán. Entonces verán al hijo del hombre venir en una nube con gran poder y majestad. Cuando comiencen a suceder estas cosas, tened ánimo y levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación». «Cuidad de que vuestros corazones no se emboten por el vicio, la borrachera y las preocupaciones de la vida, y caiga de improviso sobre vosotros este día como un lazo, porque así vendrá ese día sobre todos los habitantes de la tierra. Estad alerta y orad en todo momento para que podáis libraros de todo lo que ha de venir y presentaros ante el Hijo del hombre».

Lucas 21, 25-28.34-36

Comentario del Evangelio

Es el primer domingo de Adviento. Los cuatro domingos anteriores a la Navidad, donde los cristianos nos prepararmos para el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios.
Hoy el Evangelio nos dice que Jesús va a venir, porque Jesús es nuestra gran esperanza, es la Esperanza. Y dice el Evangelio que viene para liberarnos. Para liberar a todas las personas de las esclavitudes que tenemos. En este mundo hay muchas personas que viven como esclavos, que son explotadas física y mentalmente. Hay muchas esclavitudes en el mundo contra las que tenemos que luchar, para que las personas sean libres, plenamente libres.

 

Para hacer vida el Evangelio

• Escribe alguna noticia o realidad que conozcas de personas que viven esclavas de otras, de personas que no son libres porque otras personas las explotan.

• ¿Por qué es tan importante para los cristianos la libertad? ¿Qué podemos hacer los cristianos con las exsclavitudes que suceden en este mundo?

• Escribe un compromiso para poner algo de tu parte para luchar contra las esclavitudes de este mundo.

Oración

Tú, Señor, sabes por dónde anda mi mente.
Tú conoces qué es lo que me distrae.
Tú estás al tanto de lo que me ocupa
 y preocupa.
Tú lees en mis adentros mejor que yo mismo.
Límpiame de miedos, apegos y caprichos,
libérame de deseos infinitos

y de gastos superfluos;
hazme sensible al dolor de mis hermanos
y ayúdame a trabajar por la justicia para que todos vivan bien.
Quiero estar derecho, alzar la cabeza, dar la mano

y esperar junto a mis hermanos
tu liberación que se acerca.
Desagóbianos, sosiéganos por dentro, haznos despertar,
para esperarte con alegría y gozar juntos de tu presencia.

Anuncio publicitario