La misa del Domingo: Misa con niños

DOMINGO I de ADVIENTO (C)
«Es Adviento, ¡ánimo!»

2 de diciembre de 2018

 

(Con el inicio del Adviento se abre una preciosa oportunidad de catequesis y de celebración en preparación a la navidad. Se trata, en el fondo, de revivir los mismos sentimientos que tuvo el pueblo de Israel mientras esperaba al Mesías.

En cuanto a los detalles ambientales procuraremos a la vez sobriedad y claridad de los signos: un paño morado para el ambón, la corona de adviento u otro adorno con ramas y cuatro velas de colores, algún cartel o proyección con frases de adviento, de espera, de esperanza, algún símbolo o dibujo de un “camino” a recorrer hasta el portal de Belén, quizás una Biblia abierta durante todo el adviento en un lugar destacado…

Se puede usar también alguna proyección con imágenes alusivas al evangelio del domingo.

Un signo para la celebración: La corona de adviento (cuatro velas con adorno de ramas verdes u otro modo de colocación). Como detalle, cada domingo puede encender la vela un representante de una actividad de la parroquia; por ejemplo: un domingo, Cáritas; otro, una catequista; otro, un niño de catequesis de primera comunión; otro, una representante del grupo de confirmación.

Canciones para la celebración: “Ven, ven Señor, no tardes” (Gabarain). “Preparad el camino al Señor” (del musical Goodspel).

 

1. MOTIVACIÓN

Niño 1: Hola, amigos. Hoy venimos a la eucaristía con la sensación de que algo nuevo va a comenzar.

Niña 2: Sí, amigos y amigas. Comienza el adviento. Un tiempo para entrenarse y llegar con fuerza a la navidad.

Niño 1: Durante estos domingos nos va a acompañar este signo: la corona de adviento. Cada domingo encenderemos una vela. Significa que la luz de Jesús está más cerca.

Niña 2: Con ganas vamos a comenzar el camino del adviento, el camino que nos llevará a la navidad. Cantamos como familia que sabe celebrar.

2. CANTO: “Ven, ven Señor, no tardes”.

Ven, ven, Señor, no tardes,
ven, ven, que te esperamos.
Ven, ven, Señor, no tardes,
ven pronto, Señor.

Al mundo le falta vida,
al mundo le falta luz;

al mundo le falta el cielo,
al mundo le faltas Tú.

Envuelto en sombría noche
el mundo, sin paz, no ve;
buscando va una esperanza,
buscando, Señor, tu fe.

3. SALUDO DEL SACERDOTE

(Saluda y motiva el encendido de una vela de la “corona de adviento”. Si lo cree más oportuno lo puede hacer con más calma en el momento de la homilía. Puede encender la primera vela un representante de una actividad parroquial, que es anunciada)

4. PETICIÓN DE PERDÓN

  • Porque necesitamos acercarnos más a ti, Jesús. SEÑOR, TEN PIEDAD.
  • Porque necesitamos arrepentirnos de lo que no hacemos bien. CRISTO, TEN

    PIEDAD.

  • Porque el adviento es un camino de superación y mejora. SEÑOR, TEN PIEDAD.

5. PRIMERA LECTURA (La propia del día. Jeremías 33, 14-16)
(En estos domingos de Adviento escucharemos cómo hablaban los profetas, personajes que iban anunciando la llegada de Jesús, el Salvador).

Lectura del Libro del Profeta Jeremías:

Mirad que llegan días – oráculo del Señor – en que cumpliré la promesa que hice a la casa de Israel y a la de Judá.

En aquellos días y en aquella hora suscitaré a David un vástago legítimo, que hará justicia y derecho en la tierra.

En aquellos días se salvará Judá y en Jerusalén vivirán tranquilos y la llamarán así: “Señor-nuestra-justicia”.

Palabra de Dios

6. CANTO de Adviento (Es la primera vez que se canta en este tiempo. Motivarlo bien. Ir “entrando” en el canto y en su significado)

Preparad el camino al Señor,
y escuchad la palabra de Dios (varias veces).

Voz que clama en el desierto,
“preparad el camino al Señor”,
haced rectas todas las sendas,
preparad el camino al Señor.

7. EVANGELIO. Lucas 21, 25-36 “Permaneced despiertos”.En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

“Habrá señales en el sol, la luna y las estrellas. En la tierra, las naciones estarán confusas y angustiadas por el ruido terrible del mar y de las olas. Los hombres se morirán de miedo pensando en lo que ha de suceder al mundo, pues hasta las fuerzas celestiales se tambalearán.

Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiecen a suceder estas cosas, ¡animo y levantad la cabeza! Porque se acerca vuestra liberación. Permaneced despiertos orando en todo momento”.

Palabra del Señor

8. COMENTARIO

  • Nos preparamos. Toda fiesta grande tiene su preparación. Eso es el adviento.
  • Las lecturas de hoy nos animan a “estar despiertos”, “ánimo”, el Señor viene.
  • Estamos “en vela”, con la luz encendida. Se puede encender ahora la primera vela de la corona de adviento, si no se ha encendido al comenzar la celebración o explicar su significado.
  • El representante de alguna actividad parroquial, que ha encendido la primera vela, puede explicar algo de lo que hacen en su grupo y cómo van a preparar la navidad.
  • Actualizar el deseo de que Jesús nazca en un mundo como el que hoy vivimos: con sus noticias buenas y menos buenas.

9. PETICIONES

1. Por toda la humanidad, ante lo que hemos visto estos días pedimos por la paz entre los pueblos y el respeto de las personas. Roguemos al Señor.

2. PorquienesformamoslaIglesia,paraquesepamosverlallegadadeJesúsenlos diversos acontecimientos de la historia. Roguemos al Señor.

3. Por las familias que están divididas y los hijos tristes, para que en estas navidades se den gestos de cercanía. Roguemos al Señor.

10. ACCIÓN DE GRACIAS

(Se puede leer esta oración como Acción de Gracias o cantar una canción propia del momento de adviento).

Gracias porque estás junto a nosotros

En este día, Jesús, te queremos dar
gracias porque sabemos que estás junto a nosotros.
Tú nos dices que estemos atentos a tu llegada,
pero nosotros sabemos que ya estás aquí:

Te vemos en el rostro del niño que está solo;
te vemos en las personas ancianas,
que nos piden una sonrisa.
Te vemos en los jóvenes que se abren camino en la vida,
en los estudiantes, en los que trabajan, en los que son felices…

Te vemos en las noticias de la tele
y en las esperanzas de un mundo con problemas…

Tú estás ya aquí, en nuestras casas y en las calles…

Pero quieres venir con más amor:
quieres venir, de nuevo, en la próxima navidad.

Mi corazón te espera, Señor. Ven una vez más, Señor.

11. PARA LA VIDA

(Colocar en casa algún signo que nos recuerde que estamos en adviento: un dibujo, alguna figura del belén de navidad…)

Iñaki Lete, sdb