Liturgia 28 de diciembre

VIERNES. LOS SANTOS INOCENTES, mártires, fiesta

Misa de la fiesta (rojo)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Gloria. Prefacio de Navidad, embolismos propios de la Octava en las Plegarías Eucarísticas. Conveniente Plegaria Eucarística I. No se puede decir la Plegaría Eucarística IV.

Leccionario: Vol. IV

  • 1Jn 1, 5 – 2, 2. La sangre de Jesús nos limpia de todo pecado.
  • Sal 123. Hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador.
  • Mt 2, 13-18. Herodes mató a todos los niños en Belén.

_________________________________________________________________________

Antífona de entrada

Los niños inocentes murieron por Cristo, siguieron al Cordero sin mancha, a quien alaban por siempre: Gloria a ti, Señor.

Acto penitencial
Celebramos hoy la fiesta de los santos Inocentes, el nacimiento a la vida eterna de aquellos niños de Belén muertos por causa de Cristo como consecuencia del odio y el miedo ciego de Herodes. Ellos nos muestran las consecuencias terribles del afán de poder y de la falta de amor; pero nos muestran más todavía la fuerza de Dios que da vida y gloria por siempre, más allá de todo el mal que los hombres podamos poner en este mundo, más allá de toda tristeza y dolor.

Pongámonos, pues, en silencio delante de Dios, y pidiendo su perdón dispongámonos a celebrar la Eucaristía.

• Tú, Luz que ilumina a todo hombre.
• Tú, Príncipe de la Paz.
• Tú, Verbo de Dios encarnado.

Gloria

Oración colecta
O
h Dios,

los mártires inocentes pregonan hoy tu gloria
no de palabra, sino con su muerte;
concédenos dar testimonio con nuestra vida
de la fe que confesamos con los labios.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Elevemos nuestras oraciones a Dios, que existe por toda la eternidad, pero que ha querido hacerse hombre para manifestarnos su amor con un corazón humanado.

1.- Por la Iglesia, Pueblo de Dios, que se goza con el nacimiento de Jesús en nuestra carne; para que viva cada vez más su Evangelio, sea dócil al Espíritu Santo y se deje renovar por Él. Roguemos al Señor.
2.- Por las vocaciones sacerdotales al servicio de nuestra diócesis; para que el ejemplo de san Juan, que dejó las redes y a su padre para seguir a Cristo, anime a muchos jóvenes a entregar su vida por entero al anuncio de la Buena Noticia. Roguemos al Señor.
3.- Por nuestros gobernantes; para que sirvan al bien común, trabajen por la justicia y hagan posible la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos. Roguemos al Señor.
4.- Por todos los hombres que todavía no han oído hablar de Dios; para que el Verbo de Dios, que quiso poner su morada entre nosotros, se manifieste en sus corazones y lo acojan con fe. Roguemos al Señor.
5.- Por todos los que estamos celebrando la fiesta de san Juan en el marco de las fiestas de Navidad; para que recibamos la abundancia de la gracia que nos trae Jesucristo y la transmitamos a nuestros hermanos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que por el nacimiento de tu Hijo en nuestra carne has querido manifestarnos tu amor y tu cercanía; escucha nuestras oraciones y haz que, siguiendo las huellas de san Juan que supo vivir en tu amor, lleguemos un día a la plenitud de tu gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
R
ecibe, Señor, las ofrendas de tus fieles siervos

y purifícalos al celebrar piadosamente tus misterios,
con los que santificas incluso a aquellos que no te conocen.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Navidad

Antífona de comunión Ap 14, 4
Estos fueron rescatados como primicias de los hombres para Dios y el Cordero. Estos son los que siguen al Cordero adonde quiera que vaya.

Oración despúes de la comunión
C
oncede, Señor, las riquezas de la salvación

a los fieles que han recibido tu aliento santo
en la fiesta de quienes,
incapaces todavía de confesar de palabra a tu Hijo,
han sido coronados con la gracia celestial
en virtud del nacimiento de Cristo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne

— Dios, bondad infinita,
que disipó las tinieblas del mundo
con la encarnación de su Hijo
y con su nacimiento glorioso
iluminó esta noche santa
aleje de vosotros las tinieblas del pecado
y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia.

— Quien encomendó al ángel anunciar a los pastores
la gran alegría del nacimiento del Salvador
os llene de gozo
y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio.
Amén.

— Quien por la encarnación de su Hijo
reconcilió lo humano y lo divino
os conceda la paz a vosotros, amados de Dios,
y un día os admita entre los miembros de la Iglesia del cielo
Amén.

— Y la bendición de Dios todopoderoso
del Padre, del Hijo † y del Espíritu Santo,
descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.
Amén.

Despedida

Llevemos a todos la Buena Noticia: «Hoy os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor». Podéis ir en paz.