Santoral 3 de enero

Los agustinos celebran a un gran santo, que fue monje y fundador de monasterios: San Fulgencio de Ruspe del siglo V, natural del África cristiana, obispo y escritor notable. Nació en Medinet-el –Kedima (Túnez), el año 462. No fue agustino, pero sí el más fiel intérprete del pensamiento de San Agustín y defensor de sus doctrinas contra los semipelagianos. Sus escritos estaban dirigidos principalmente contra los arrianos, otros son de contenido trinitario. Es el discípulo más distinguido de San Agustín y el que introdujo en la Edad media el agustinismo. La Orden agustiniana celebra su culto por lo menos desde el 1581.

París honra hoy a su patrona Santa Genoveva, que liberó a esta ciudad del peligro de invasión por los hunos de Atila. Su fuerza y valentía nacía en la oración constante. Murió en París, después de sufrir muchas persecuciones, el 3 de enero del 502. En 1792 sus reliquias fueron quemadas. Celebraban con ello el triunfo de la revolución.

Celebramos también a los santos Antero Papa de origen griego, Daniel diácono y mártir, Florencio obispo, Goridio centurión y mártir y Teógenes mártir, arrojado al mar en el estrecho de los Dardanelos por su fe cristiana y San José María Tomasi, sacerdote teatino.

Destaca en el santoral el beato Ciriaco Elías Chavara, nacido en la región de Malabar (India), carmelita y Fundador de las Carmelitas de la Inmaculada y de la Tercera orden de Carmelitas Descalzas. Se distinguió por su vida de oración y de intimidad con Dios. Murió el año 1871 y fue beatificado por Juan Pablo II, que celebró la eucaristía en rito siro-malabar, en la misma iglesia que había sido regentada por él. Los canónigos regulares de Letrán conmemoran al beato Alano Solminihac, obispo, los dominicos a la beata Estéfana Qinzani y los cartujos al beato Aizaldo.

Álvaro Maestro Jesús