Santoral 3 de febrero

Entre los hijos de San Agustín destaca hoy en el santoral el beato Esteban Ballesini. Nació en Trento (Italia) y vistió el hábito agustino a los 16 años. Suprimido su convento en 1809 por Napoleón fue nombrado inspector de enseñanza en toda la zona de Trento, atendiendo a su gran preparación filosófica y teológica. Voluntariamente renunció a este destacado puesto y se marchó a Bolonia donde seguía existiendo una comunidad agustina. Fue maestro de novicios y los últimos años de su vida los dedicó al ministerio pastoral ejerciendo su caridad especialmente con los pobres y los niños. Murió el 2 de febrero de 1840 atendiendo a los apestados de la parroquia. Fue declarado beato por san Pío X en 1904.

Comenzamos hoy recordando a un santo que tiene en todo el Occidente iglesias y cofradías dedicadas. Se trata de san Blas obispo y mártir del siglo IV, del que sólo conocemos su existencia y su martirio. Los fieles lo invocan contra el mal de la garganta porque, según una tradición antigua, curó a un muchacho que padecía de esto.

Otro santo de este día es san Oscar obispo en Escandinavia en el siglo IX. Fue un gran misionero aunque nunca tuvo grandes éxitos; sin embargo, un tiempo después los pueblos escandinavos se hacían cristianos. El santoral recuerda también a santa Claudina Thévenet, que amó profundamente a la Iglesia y la sirvió con fidelidad. estuvo siempre al lado de los pobres y fundó las Religiosas de Jesús y de María, que continúan su carisma.

Santos de este día son también Adelino abad, Anscario obispo de Hamburgo, Berlinda de Meerbeke, una santa de las más populares y veneradas en Bélgica, Celerino lector y mártir de Cartago, León de Poitiers, Lupicinio, Tigidio y Remedio, obispos, Agatángelo, Francisco Blanco y compañeros mártires del Japón y Vereburga fundadora de varios monasterios en Inglaterra.

Cantan la gloria de Dios en el cielo los beatos Helinando monje cisterciense, Nicolás Saggio capuchino, Pedro Ruffia, Joaquín de Siena, servita, Antonio Pavoni y Bartolomé Cerveri, dominicos, Juan Nelson presbítero jesuita y mártir ahorcado en Tyburn y María Elena Stollenwerk, cofundadora de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Otra beata, María Rivier, es también fundadora de las Hermanas de la Presentación de María, que se distinguió por su amor a Jesucristo y a los pobres.

Álvaro Maestro Jesús