Liturgia 7 de febrero

JUEVES DE LA IV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)
 
Misal: Cualquier formulario permitido. Prefacio común.
 
Leccionario: Vol. III-impar
• Heb 12, 18-19. 21-24. Vosotros os habéis acercado al monte Sión, ciudad del Dios vivo.
Sal 47. Oh, Dios, meditamos tu misericordia en medio de tu templo.
• Mc 6, 7-13. Los fue enviando
_________________________________________________________________________
Antífona de entrada Sal 105, 17
Sálvanos, Señor. Dios nuestro, reúnenos de entre los gentiles: daremos gracias a tu santo nombre, y alabarte será nuestra gloria.
 
Acto penitencial
Hoy vamos a pedir en la Eucaristía de un modo muy especial por las vocaciones sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.
 
• Tú que nos llamas a seguirte. Señor, ten piedad.
• Tú que nunca abandonas a tu rebaño. Cristo, ten piedad.
• Tú que estás presente en tu Iglesia. Señor, ten piedad.
 
Oración colecta
Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo,
derrama sobre tu Iglesia
el Espíritu de piedad y fortaleza,
que suscite dignos ministros de tu altar
y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Oración de los fieles
Oremos confiadamente a Dios nuestro Padre, que por medio de Jesucristo libera a todos los encarcelados por el pecado y las fuerzas del mal.
 
1.- Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
2.- Para que conceda a la Iglesia vocaciones que vivan para alabarlo y extender su Reino. Roguemos al Señor.
3.- Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
4.- Para que consuele a los que sufren y dé la salud a los enfermos. Roguemos al Señor.
5.- Para que vivamos con austeridad, valorando lo que es verdaderamente necesario. Roguemos al Señor.
 
Escucha, Señor nuestras súplicas, y concédenos un espíritu de pobreza que nos haga libres y disponibles para que así lleguemos a ser, como los apóstoles, auténticos testigos del evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Oración sobre las ofrendas
Presentamos, Señor, estas ofrendas en tu altar
como signo de nuestro reconocimiento;
concédenos, al aceptarlas con bondad,
transformarlas en sacramento de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Antífona de comunión Mt 5, 3-4
Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
 
Oración después de la comunión
Señor, alimentados con el pan de la mesa celestial
te pedimos que,
por este sacramento de amor,
germinen las semillas que esparces generosamente en el campo de tu Iglesia,
de manera que sean cada vez más numerosos
los que elijan el camino de servirte en los hermanos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Anuncio publicitario