Pescador de hombres

Señor, Tú llenas de sentido mi vida,
me buscas para cumplir una tarea,
para completar la que tú comenzaste.

Yo quiero ser de los tuyos,
dejarme seducir por Ti

y comprometerme en tu misión,
para que todos vivamos una vida mejor.

Contigo quiero ser de los que unen,
de los que generan bienestar alrededor,
de los que transforman su entorno,
de los que construyen paz y justicia.

A tu lado y con tus hermanos,
quiero construir tu reino,
llenarlo de sencillez y solidaridad,
vivir en austeridad y mansedumbre,
derrochar misericordia y calidez.

Nuestro mundo competitivo y rápido
está necesitado de profetas del Amor,
de personas equilibradas

que contagien sosiego,
de compañeros acogedores
que faciliten la vida,
de amigos fieles que te presenten a Ti,
como oferta de felicidad y plenitud,
como proyecto de vida apasionante y universal.

Juntos vamos a transformar la Tierra,
vamos a cambiar las prisas por sonrisas,
la competitividad en complementariedad,
la diferencia en valor y en riqueza,

la comunicación en encuentros,
la técnica en servicio a la persona
y el día a día en momentos
para gozar y amar.

Somos tu gente, Señor, vamos contigo.
Danos tu fuerza, contágianos tus sueños
y juntos construiremos tu Reino.

Mari Patxi Ayerra