Para la catequesis: Domingo VI de Tiempo Ordinario

6º Domingo del Tiempo Ordinario
17 febrero 2019

Jeremías 17, 5-8; Salmo 1; 1Corintios 15, 12.16-20; Lucas 6, 17.20-26

Porque de Ustedes es el Reino de Dios

En aquel tiempo, Jesús descendió del monte con sus discípulos y sus apóstoles y se detuvo en un llano. Allí se encontraba mucha gente, que había venido tanto de Judea y de Jerusalén, como de la costa de Tiro y de Sidón. Mirando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo:

«Dichosos ustedes los pobres, porque de ustedes es el Reino de Dios. Dichosos ustedes los que ahora tienen hambre, porque serán saciados. Dichosos ustedes los que lloran ahora, porque al fin reirán. Dichosos serán ustedes cuando los hombres los aborrezcan y los expulsen de entre ellos, y cuando los insulten y maldigan por causa del Hijo del hombre. Alégrense ese día y salten de gozo, porque su recompensa será grande en el cielo. Pues así trataron sus padres a los profetas. Pero, ¡ay de ustedes, los ricos, porque ya tienen ahora su consuelo! ¡Ay de ustedes, los que se hartan ahora, porque después tendrán hambre! ¡Ay de ustedes, los que ríen ahora, porque llorarán de pena! ¡Ay de ustedes, cuando todo el mundo los alabe, porque de ese modo trataron sus padres a los falsos profetas!»

Reflexión

Con la multitud detrás, Jesús habla a los apóstoles y les dice: “Dichosos ustedes los pobres…” ¿Por qué son pobres los apóstoles? (Dejaron todo para seguir a Jesús.) Jesús después les explica por qué han hecho una buena decisión en dejarlo todo para seguirlo: “de ustedes es el Reino de Dios”. ¿Cómo se imaginan al Reino de Dios? Jesús les sigue diciendo: “Dichosos ustedes los que ahora tienen hambre, porque serán saciados.” Los apóstoles a veces pasaban hambre porque no tenían casa. Iban con Jesús de pueblo en pueblo y dependían de la generosidad de otros. Jesús seguía: “Dichosos ustedes los que lloran ahora, porque al fin reirán.” Los Apóstoles posiblemente extrañaban a sus familias y a sus casas y se ponían tristes, pero Jesús les daba esperanza de que esto cambiaria. Jesús seguía: “Dichosos serán ustedes cuando los hombres los aborrezcan…por causa del Hijo del hombre.” ¿Por qué hay personas que odian a los seguidores de Jesús? (Los hacen sentirse culpables de sus pecados, pero no quieren cambiar) Jesús les quiere enseñar que no es fácil ser seguidor de Cristo, pero les promete una felicidad que nunca se acabará en el Reino de Dios. En cambio, los que noquieren seguir a Jesús, tendrán pobreza, hambre, y tristeza para toda la eternidad.

 

Actividad

Cortar palabras y pegar las que nos llevan al Reino de Dios en las frutas del árbol. Pegar en las frutas podridas en el piso las palabras que nos alejan del Reino de Dios.

Oración

Señor, Padre Santo, pon el deseo del Reino de Dios en nuestros corazones para seguirte siempre, en los tiempos buenos y en los tiempos difíciles. No dejes que las cosas de este mundo nos alejen de Ti. Amen