¿Qué me quiere decir hoy Jesús? – Domingo VIII de Tiempo Ordinario

¿Les gustan las frutas? Hoy tengo una canasta llena con diferentes clases de frutas.

Aquí tengo una manzana. ¿A cuántos de ustedes les gustan las manzanas? Las manzanas no solo saben bien, sino que son saludables. Estoy seguro que has oído el refrán «Una manzana al día mantiene al médico alejado de ti».

¿Qué acerca de los guineos? Hay muchas maneras de prepararlos. Son tremendos con el cereal en el desayuno, ¿no es así? ¿Y qué del budín de guineo? ¿Habrá alguien a quien no le guste el budín de guineo? ¡Mmmm! Una de mis meriendas favoritas es la batida de guineo. ¡Ah!, ¿mencioné que los guineos tienen muchas vitaminas?

¿Cuál es una de las mejores maneras de obtener la vitamina C? ¡A través de la naranja o china, desde luego!

¿De dónde obtienes todas estas frutas deliciosas? Provienen de árboles frutales, ¿no es así? Las manzanas vienen de un árbol llamado manzano. Las naranjas, de un naranjal. Los guineos de matas de guineo.

Jesús tenía mucho que decir acerca de los frutos. Les dijo a sus seguidores que ellos estaban aquí para dar frutos. Ahora, no creo que él estuviera pensando en manzanas, naranjas y guineos. ¿Qué crees que estaba pensando Jesús cuando les dijo a sus seguidores que dieran frutos para él? (Espere que los niños contesten). Cuando Jesús dice que las personas buenas dan buen fruto, él no se refiere al fruto que se come. Implica que, si estamos siguiéndole, desearíamos hacer las cosas que le darían gozo a Dios. Haremos buenas cosas, ayudaremos a las personas, compartiremos lo que tenemos con otros y trataremos a otros con respeto.

Jesús dijo: «A cada árbol se le reconoce por su propio fruto. El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien; pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca.» ¿Qué clase de árbol frutal deseas ser? ¿Un árbol que produzca buen fruto o uno que produzca un fruto que sea malo?