Liturgia 13 de marzo

MIÉRCOLES DE LA I SEMANA DE CUARESMA, feria

Misa de feria (morado)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio Cuaresma

Leccionario: Vol. II

  • Jon 3, 1-10. Los ninivitas habían abandonado el mal camino.
  • Sal 50. Un corazón quebrantado y humillado, oh, Dios, tú no lo desprecias.
  • Lc 11, 29-32. A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás.

_________________________________________________________________________

Antífona de entrada Sal 24, 6. 3. 22
Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas. Que no triunfen de nosotros nuestros enemigos. Sálvanos, Dios de Israel, de todos nuestros peligros.

Acto penitencial
Hermanos, apoyados y confiando en que la ternura y la misericordia del Señor son eternas, y que, los que esperan en Él no quedan defraudados, acudimos a Él al comienzo de la celebración de la Eucaristía, pidiéndole que nos salve de todos los peligros y que perdone nuestros pecados.    

Señor, ten misericordia de nosotros.
Porque hemos pecado contra Ti.

Muéstranos, Señor, tu misericordia.
Y danos tu salvación.

Oración colecta
Señor, mira, complacido a tu pueblo,
que desea entregarse a ti con una vida santa;
y a los que dominan su cuerpo con la penitencia
transfórmalos interiormente
mediante el fruto de las buenas obras.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que quiere salvar a todos los hombres, y a todos los llama en Cristo a una conversión sincera.

1.- Para que la llamada a la conversión que constantemente hace la Iglesia resuene y se escuche en nuestros pueblos y ciudades. Roguemos al Señor.
2.-  Para que los jóvenes descubran cual es la vocación a la que Dios les llama y la sigan sin temor. Roguemos al Señor.
3.- Para que en el mundo de nuestros días se llegue a poner fin al sufrimiento que provocan las guerras y las injusticias. Roguemos al Señor.
4.- Para que en todos los lugares en los que hay discordias nazcan anhelos de sincera reconciliación y concordia. Roguemos al Señor.
5.- Para que la penitencia cuaresmal nos ayude a ofrecer a Dios el sacrificio de un corazón quebrantado y humillado. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que en la resurrección de tu Hijo Jesucristo has dado al mundo un signo mayor que el del profeta Jonás, escucha nuestras súplicas y mira con clemencia a los que se acercan a ti con corazón arrepentido y humilde. Por Jesucristo nuestro Señor.    

Oración sobre las ofrendas
Te presentamos, Señor, estos dones
que tú mismo nos diste
para ofrecer en tu presencia,
y tú, que has hecho de este pan y este vino
misterio de salvación para nosotros,
haz que encontremos en ellos
una fuente de vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio de Cuaresma

Antífona de comunión Sal 5, 12
Que se alegren los que se acogen a ti, Señor, con júbilo eterno; pr´otégelos para que se llenen de gozo.

Oración después de la comunión
T
ú Señor, que no cesas de invitarnos a tu mesa,

concédenos que este banquete en el que hemos participado
sea para nosotros fuente de vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo
Te pedimos, Señor,
que descienda sobre tu pueblo la bendición copiosa,
para que la esperanza brote en la tribulación,
la virtud se afiance en la dificultad
y se obtenga la redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.