Oración de los fieles – Domingo V de Cuaresma

El ayuno, la oración y la limosna nos han acompañado en este desierto. Hoy te pedimos que apagues la sed de tu pueblo para que proclamemos tu alabanza. Oremos diciendo:

SEÑOR, APAGA NUESTRA SED.

1. – Por el Papa Francisco, los obispos y sacerdotes, para sigan mostrando a tu pueblo que Cristo es lo único importante. OREMOS

2. – Por los que dirigen las naciones para que velen por la Paz y la seguridad de sus pueblos. OREMOS

3. – Por todos los que se han alejado de Cristo, para que sientan las palabras de perdón que Él siempre nos da. OREMOS

4. – Por los que viven entre nosotros y que vienen de otros países para que colaboremos todos juntos en la alegría y felicidad de todos. OREMOS

5. – Por los que trabajan en medios de comunicación y en la educación, para que sientan su vocación como un servicio a los demás ejercido con verdad y dedicación. OREMOS

6. – Por todos los que compartimos tu Pan alrededor de tu mesa, para que cerca ya de la Pascua de Cristo sintamos que ésta ya está brotando entre nosotros. OREMOS

Señor, atiende con generosidad estas plegarias que tu pueblo te presenta confiado. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.


Señor venimos a tu presencia acosados por tantas piedras como se arrojan hacia nosotros. Esperamos, como la adúltera, escuchar de tu boca: ¿nadie te ha condenado? Yo tampoco, anda y no peques más. Y respondemos:

QUE TU MISERICORDIA NOS SALVE, SEÑOR.

1. – Por la Iglesia; para que el comportamiento de Jesús la lleve a vivir su enseñanza con un compromiso de vida auténtico. OREMOS

2. – Por el Papa, los obispos, los sacerdotes; para que el mensaje que envían al mundo con su testimonio, esté basado en la misericordia, que nace en un corazón convertido. OREMOS

3. – Por los que se sienten acosados, discriminados, blanco de tantos lanzadores de piedras; para que reconozcan a Jesús, como el que siempre dispersa a esa gente despiadada, mostrándoles la grandeza de su corazón. OREMOS

4. – Por todos los que sufren cualquier tipo de dolor; para que encuentren personas con coraje, que en vez de ocupar sus manos con piedras, las ocupen en ayudarles a superar sus problemas. OREMOS

5. – Por los aquí presentes; para que nos demos cuenta de que el punto de partida para ir a Dios es reconocer nuestro comportamiento deficiente y acusador que nos haga quitarnos la máscara de encima para vivir el amor a cara descubierta. OREMOS

Señor, aquí nos hemos juntado la miseria y la misericordia, como dice San Agustín; concédenos la gracia de ir remodelando nuestro corazón a ese cambio que esperas de cada uno de nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.