Santoral 22 de abril

Merece también nuestro afecto y devoción el Siervo de Dios, agustino, Diego Ortiz, que nació cerca de Madrid en 1532. Ingresó muy joven en la Orden agustiniana y partió para las misiones del Perú. Evangelizó a los quechuasde la zona de Cuzco y ejerció de médico con estas buenas gentes. Muerto el jefe de los incas Titu Cusi subió al trono un hermano suyo, mucho más cruel, que lo mandó ejecutar por ser enemigo de los dioses. Lo torturaron con saña y murió atravesado con un palo puntiagudo el año 1571. Después de tres siglos de abandono se volvió a abrir el proceso de canonización el 30 de abril de 1999.

Comenzamos con san Sotero y san Cayo, Papas del siglo II y III respectivamente y ambos mártires, el primero en la persecución de Marco Aurelio y san Cayo en la persecución de Diocleciano, de quien era sobrino.

La Iglesia conmemora también a Epipodio y Alejandro Mártires de Lyón, Mariább obispo y mártir de Persia, Oportuna abadesa en Normandía, Teodoro abad y obispo en Galacia y Hugo de Grenoble conmemorado por los cartujos.

A estos santos añadimos dos beatos Francisco Venimbeni, franciscano y discípulo de san Buenaventura y María Gabriela Sagheddu, cisterciense, celebrada hoy por sus hermanos. A ellos encomendamos nuestras oraciones.

Álvaro Maestro Jesús