Somos tu rebaño

Aquí estamos, Señor,
como ovejas que siguen al pastor,
a veces somos blancas, otras en cambio

nos sentimos la negra,
en unas ocasiones nos perdemos
y nos buscas con todo tu afán,
y en otras estamos junto a Ti,
seguras, tranquilas,
sabiendo que Tú nos llevas

a buen recaudo.

Queremos ser como las ovejas,
que te siguen por elección,

de manera adulta y pensada,
de forma única y elegida,

no infantilizados por ningún pastor,
sino invitados por Ti a la plenitud,
a la mayoría de edad,

a la decisión propia de seguirte,
a donde quiera que Tú vayas.
Somos la oveja que se pierde

y Tú abandonas a las otras,
hasta encontrarla.

Somos las ovejas fieles,
que a veces nos acostumbramos a Ti
y no gozamos de tus maravillas,

ni de la suerte de tenerte
de compañero,
ni de la alegría de vivir a tu lado.
Haznos ovejas alegres y cantarinas,
buenas compañeras de manada,
generadoras de relaciones cálidas

y de buen reparto del pasto para todos
Que no acaparemos el espacio común,
que compartamos todo lo que tenemos
que seamos tu rebaño querido,
ese que descansa, al caer la tarde,
tendido a tu alrededor,
sosegado por dentro,

por la misión cumplida.
Somos tu rebaño, Señor.

Mari Patxi Ayerra