Clama al cielo

Mientras unos vivimos en una casa cómoda
otros hermanos a estas horas están en la calle
sin más manta que unos cartones,
sin más luz que la de las farolas.

Mientras unos comemos más que suficiente
otros, muchos, pasan hambre
y hasta se mueren,
por no tener algo que llevarse al estómago,
y nuestras neveras y armarios
rebosan de todo.

Mientras unos anda en la patera,
jugándose la vida,
en busca de comida y de una vida digna,
a otros nos sobra de todo, espacio,
casa, ropa, alimentos, amigos, asistencia
sanitaria y comodidad.

Mientras algunos están tirados por las calles,
maltratados, enfermos, drogándose
o utilizándose,
otros vivimos rodeados de gente
que nos quiere,
nos potencia y apenas vemos
a los que están sufriendo.

Mientras unos hijos tuyos, Padre,
tienen una vida que no es vida,
otros no damos la gran vida…
¡Urge que rompamos distancias
y nos encontremos!
Hay que compartir y repartir,
porque lo que a unos les sobra
es, justo, lo que a otros les falta.

Te tiene que doler el corazón, Padre,
al ver esta desigualdad en que vivimos,
tus hijos tan queridos, unos como otros.
Ayúdanos a romper las diferencias,
enséñanos a compartir las pertenencias,
impulsa en nosotros tu Amor,
para que nos tratemos todos
como hermanos.

Mari Patxi Ayerra