Tú me amas

No me termino de convencer, Señor,
de que Tú tienes más interés en mí que yo mismo.
Que tienes para mí un gran proyecto,
una propuesta de felicidad completa,
un sueño de plenitud y armonía,
una tarea que cumplir para este mundo.

Tú me haces la oferta de vida abundante,
a cambio, yo sólo tengo que dejarme llevar
fiarme plenamente de tus planes,
y alimentar mi vida en relación contigo,
para no distraerme del camino
que me lleva a la felicidad completa.

Tengo yo que ser más constante
en el tiempo que tenemos para los dos,
en orar con constancia cada día,
en apartarme de todo para hablarnos,
en ser fiel a nuestra relación,
para que tu amor sea el que me dinamice
el que me convenza de lo que he elegido,
el que me vuelva prudente y osado,
el que me llene de sensatez y sabiduría,
el que me vaya marcando el camino
que he de seguir cada día.

Toma Tú la iniciativa
de nuestros encuentros, Señor.
Sé Tú el que provoque la oración,
el que me impulse a retirarme,
el que me hable al corazón para gustar de Ti,
el que me enseñe a alcanzar tu conocimiento
y el que no me deja despistarme con frivolidades.
Sabes que soy frágil, Señor, vuélveme fiel a Ti.

Mari Patxi Ayerra