Dios te cuida (Oración)

DIOS TE CUIDA

 Hola Jesús. un día más me acerco a ti y a tus palabras, para que tu vida me enseñe algo nuevo. Antes de escuchar lo que tengas que decirme, me preparo por fuera y por dentro. Por fuera haciendo silencio y buscando una postura cómoda, respirando despacio y, si me ayuda, cerrando los ojos. por dentro dejando a un lado, por un rato, las cosas que me preocupen y los pensamientos que me distraigan de escucharte.

La lectura es una adaptación del evangelio de Lucas (Lc 21, 5-9):

Había gente que estaba un día en el templo, que era un lugar magnífico, muy hermoso y grande, y no paraban de alabarlo y admirarlo. Entonces Jesús se dio cuenta de que sólo les llamaba la atención lo vistoso, el triunfo y el brillo. Y por eso les dijo: «Oye, no seáis zoquetes. Esto no durará para siempre. Algún día será destruido». Ellos le preguntaron: «¿Cómo sabremos que va a ser destruido?» Jesús les dijo: «Mirad, va a haber tiempos difíciles. Habrá guerras y revoluciones. Os perseguirán. Lo pasaréis mal en mi nombre. No penséis que ser seguidor mío es muy fácil. Y no penséis que yo os prometo que nunca va a haber problemas. Veréis pueblos enfrentados con pueblos, y en muchos países habrá epidemias y hambre.  A vosotros os perseguirán, y os llevarán a juicio. Incluso las familias estarán dividas en mi nombre. Pero justo entonces es cuando tenéis que ser valientes y decir que creéis en mí». Los que oían a Jesús miraban con cara de susto. Entonces, él les dijo: «No tengáis miedo de todo esto que os anuncio. Porque Dios cuidará de vosotros. Sed fieles y perseverantes».

Jesús llama zoquetes a los que se han quedado mirando la brillantez del templo y les avisa que llegarán tiempos duros, que lo pasarán mal por seguirle, que habrá problemas, hambre, guerra…

No me extraña que los que le oían pusieran cara de susto. ¿Por qué cuenta esas cosas Jesús? Yo creo que lo hace para que no nos engañemos. Que no nos quedemos embobados mirando las cosas brillantes, sin atender a lo que pasa desapercibido. Porque también en mi mundo pasa. Hay personas que son populares y brillantes y otros más humildes. Piensa por un momento en las personas más sencillas, a lo mejor en tu clase, familia, en muchos lugares.

¿Y lo de las tormentas y la guerra? ¿Por qué lo dice? Lo dice porque es verdad. A veces seguir a Jesús y mirar el mundo de otra manera causa problemas a las personas. Pero fíjate en que Jesús termina dando ánimos. Después de contarnos todo lo malo que puede pasar, nos pide que no tengamos miedo, que tengamos confianza y no nos rindamos. Porque Dios cuidará de nosotros.

Y nosotros cuidaremos unos de los otros, porque como dice la canción, a quien confía en el Señor, la misericordia lo rodea.

A quien confía en el Señor,
la misericordia lo rodea.
A quien confía en el Señor,
la misericordia lo rodea.

Confianza interpretado por Ain Karem, «Con él la fiesta empezó.»

Terminamos este rato de oración repitiendo, después de cada frase tú cuidas de mí, Señor.

Tú cuidas de mí, Señor

Cuando a mi alrededor hay división o peleas que me asustan …Tú cuidas de mí, Señor.

Cuando tengo miedo porque en la tele veo guerras y enfrentamientos …Tú cuidas de mí, Señor.
Cuando yo mismo exploto de enfado o riño con otros …Tú cuidas de mí, Señor.
Cuando ser de los tuyos me da vergüenza porque pienso que no gustará a otros …Tú cuidas de mí, Señor.

<

p style=»text-align:justify;»>Padre nuestro,
que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
Amén.