Santoral 18 de noviembre

Nuestro recuerdo va hoy a los santos apóstoles Pedro y Pablo en el día que la Iglesia celebra la dedicación de las basílicas de Roma. Y lo tenemos dicho que la dedicación de un templo cristiano tiene su origen en la Janukka o dedicación del templo de Jerusalén. San Pedro fue crucificado en la colina del Vaticano, junto al circo de Nerón y allí mismo sepultado. Así lo han confirmado las excavaciones hechas. Un presbítero del siglo II llamado Cayo dejó escrito: Si vas al Vaticano, si llegas a la Vía Ostiense verás los grandes trofeos de los fundadores de esta iglesia. La basílica de San Pedro es hoy el templo más grande de la Cristiandad. San Pablo fue decapitado en la Vía Ostiense y tiene también su basílica. En ella anunció Juan XXIII la celebración del concilio Vaticano II. En ellas se celebran hoy solemnes cultos por la Iglesia, que se sustenta en estas dos columnas de la fe.

El calendario cristiano de este día conmemora también a los santos Amando, Anselmo, Nazario y Odo abades, Basílica, Constante, Esiquio, Oríula, el diácono Román y Teofredo mártires, Fergusto, Máximo y Romacario obispos, Filipina Rosa virgen religiosa de la Visitación, Tomás de Emesa monje y Patroclo presbítero.

Recordamos también a cinco beatos japoneses que fueron quemados vivos en 1619, a los abades benedictinos Burguino y Guilmnio y la joven polaca, mártir de la virginidad Carolina Kózka, beatificada en 1988. Damos además gracias a Dios por el triunfo martirial de las beatas Gabriela de Hinojosa y siete compañeras mártires monjas contemplativas salesas asesinadas por odio a la fe en Madrid en 1936.

Dignos de nuestra admiración y devoción cristianas son el beato Grimaldo Santamaría, religioso pasionista muerto a los 19 años, la beata Salomé de Cracovia, virgen e igualmente el Siervo de Dios Buenaventura Codina, nacido en Hostalrich (Gerona) y, tal vez, el obispo más santo que ha tneido la diócesis de Canarias.

 Álvaro Maestro Jesús