Santoral 21 de noviembre

Abre hoy el santoral con un misterio mariano: La Presentación de la Virgen María en el Templo. Los evangelios apócrifos nos cuentan que cuando la Virgen María era niña sus padres Joaquín y Ana, la llevaron al Templo de Jerusalén y la dejaron allí consagrada a Dios para que por cierto tiempo aprendiera sus deberes para con él. Los autores de la vida espiritual encuentran  aquí muy ricas enseñanzas y son muchas las madres y mujeres de la vida religiosa que quieren imitar a María y así se lo enseñan a sus alumnas. Para ellas es la fiesta de la «Niña María». La Iglesia Oriental celebra también desde antiguo la dedicación de María al Señor. Recuerdan también a María nuestros hermanos del Salvador que la tienen por patrona con el nombre de Nuestra Señora Reina de la Paz. Hoy le piden todos y nosotros nos unimos a ellos que nunca dividan al país las luchas fraticidas del pasado.

Viene después San Gelasio Papa de origen africano, pero romano de cultura y secretario de dos papas que le habían precedido en la sede de Pedro. Le tocó reorganizar la Iglesia, defenderla contra los cismas y herejías y reformar al clero demostrándose en todo como uno de los grandes papas. Fue escritor fecundo y hombre de gran caridad con los pobres y necesitados.

Recuerda también el santoral a Alberto, Agapio, Amalberga, Celso y Clemente, Columbano, Demetrio y Honorio, Heliodoro, Hilario, Honorio, Eutiquio, Mauro y Rufo. En este día de 1999 fueron canonizados Cirilo Bertrán y Jaime Hilario Barbal, más ocho compañeros de la Escuela Cristiana e Inocencio de la Inmaculada, pasionista, mártires todos durante la guerra civil española, Benedetto Nenni hospitalario de San Juan de Dios, fundador e la Hermandad hospitalaria del Sagradeo Corazón de Jesús y Tommaso da Cori, presbítero capuchino, canonizado el 21 de noviembre de 1999.

Añadimos a estos santos los beatos Nicolás Justiniani, italiano y María de Jesús Crucificado Petkovic, beatificada en Croacia el 6 de junio de 2003.

 Álvaro Maestro Jesús