Santoral 27 de noviembre

En la fiesta litúrgica principal que conmemoramos hoy se recuerdan las apariciones de la Virgen María a Santa Catalina Labouré el 27 de noviembre de 1830, en la capilla de la casa madre de las Hijas de la Caridad. Esto dio origen a la fiesta de Santa María Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, instituida por León XIII. En la cara de la medalla aparece la Virgen Inmaculada pisando a una serpiente y de sus manos salen rayos de luz dirigidos al globo terráqueo. En el reverso la cruz rodeada de doce estrellas. Jean Guitton dijo que esta medalla es el símbolo de toda la mariología. Las Hijas de la Caridad han repartido consuelo en los hospitales ofreciendo esta medalla a los enfermos y muchas asociaciones, como la Legión de María o la Milicia de María Inmaculada, fundada por el mártir de Auschwitz P. Maximiliano Kolbe. A María Inmaculada de la Medalla Milagrosa nos encomendamos en este día.

Aparecen también en el santoral de hoy los santos Acacio, Acario, Bilhildis, Cungaris, Eusicio, Fergusto, el monje galés Galg, Juan del que se dice que un ángel le ayudaba a misa como monaguillo, Máximo, Sechnall, Secundino, Severino, Sigfrido, Valeriano y Virgilio. En Córdoba y Huelva celebran a santa Flora y Santa María, vírgenes y mártires, en León a san Facundo y san Primitivo. Mártires, los escolapios el patrocino de su santo fundador san José de Calasanz.

Hacemos memoria a la vez de los beatos Ángel Sinisio, Apolinar, Bernardino, Humilde y Marmaduz. Tampoco podemos olvidar a los doce Mártires japoneses decapitados en Nagasaki en 1619 y al sabio español mallorquín Ramón Llull, el hombre del diálogo entre judíos y cristianos, buscador incansable de la luz superior, misionero en tierras de Túnez, viajero incansable repartiendo ciencia, escritor, teólogo místico y creador de la lengua culta catalana. Fue un laico sabio y santo. Esperamos que pronto sea canonizado este mallorquín universal.

 Álvaro Maestro Jesús