Cómo es Jesús (Oración)

CÓMO ES JESÚS

Para la oración de hoy necesitas papel y boli.

  • Querido nieto, hoy me gustaría rezar contigo.
  • Claro que sí abuelo.
  • Repite conmigo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.
  • Hoy, en este rato de oración me gustaría darte algunas pistas para que pienses y reces sobre ellas. Tómate un poco de tiempo para cada una de ellas.
  • Espero que no sean muy difíciles.
  • Seguro que no. Pero primero vamos a escuchar la lectura de hoy.

El texto es una adaptación del evangelio de Mateo (Mt 11, 2-11):

Juan esperaba que llegase el Mesías prometido por Dios. Cuando oyó las cosas que hacía Jesús, envió a sus amigos a que le preguntasen: «Pero ¿eres tú o no eres tú el Mesías?» Jesús, en lugar de contestar directamente, les dijo: «Contadle lo que veis, que los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, y los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia el evangelio». Los amigos de Juan volvieron a contarle todo eso, mientras Jesús se quedó enseñando a sus amigos. Y les decía que Juan era un verdadero profeta, el mensajero de Dios que tenía que preparar el camino de Dios.

Juan esperaba que Jesús fuera el Mesías. Pero no sé si sabes que lo que él y los suyos esperaban realmente, era un Mesías con mucho poder. Alguien que utilizando la fuerza les liberara de la esclavitud. ¿Te imaginas a Jesús de esa manera?

Cuando Jesús contesta a los discípulos de Juan, no les dice si es o no es el Mesías. Si les dice que con lo que él hace, los más pobres encuentran la felicidad.

Ahora, escribe en tu papel palabras que describan la manera de ser y de actuar de Jesús. Compasivo, buen amigo, generoso…

Vuelve a mirar la lista. ¿En qué te pareces tú a Jesús? ¿Cuáles de esas palabras hablan de ti? Rodéalas.

Como habrás podido comprobar, Jesús no es ese Mesías que tiene mucho poder con un gran ejército y que manda sobre todos, sino que es un Mesías que a través de la dulzura, del cariño, del respeto, la cercanía, consigue transmitir un mensaje de amor a todos.

Jesús, amigo,
tú nos enseñas
la alegría
que nunca se acaba.
Ayuda,
ama,
perdona
y serás un regalo
para quienes te aman.

Para que seamos felices
Jesús nos enseña
que hay que compartir.
Para que seamos hermanos
Jesús nos enseña
a todos a amar.
Como el buen samaritano,
a amigos y extraños
querer y ayudar.
A ser felices y hermanos
Jesús nos anima hoy.

Jesús nos enseña de Nico Montero, «Proyecto Yasah»

Para terminar, repite al final de cada frase: Gracias Jesús.

Gracias, Jesús, porque nos enseñas

Porque nos enseñas que lo importante no tiene que ver con ser poderoso…
Porque nos enseñas que acoger al que lo pasa mal es sembrar semillas de esperanza…
Porque nos enseñas que perdonar a otros es curar la desconfianza hacia el que nos hace daño…
Porque nos enseñas que para ser felices basta con llevar nuestro amor más a las obras que a las palabras…

…Gracias, Jesús.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en el principio,
ahora y siempre por los siglos de los siglos.
Amén.

Anuncio publicitario