Liturgia – San Antonio Abad

VIERNES. SAN ANTONIO, abad, memoria obligatoria

Misa de la memoria (blanco)

Misal: Antífonas y oraciones propias. Prefacio común o de la memoria.

Leccionario: Vol. III-par

  • 1Sam 8, 4-7. 10-22a. Os quejaréis a causa del rey, pero el Señor no os responderá.
  • Sal 88. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.
  • Mc 2, 1-12. El Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados.

Antífona de entrada             Cf. 91, 13-14
El justo crecerá como palmera, se alzará como cedro del Líbano: plantado en la casa del Señor, crecerá en los atrios de nuestro Dios. 

Monición de entrada y acto penitencial
Conmemoramos hoy la memoria de san Antonio, abad. Nació en Egipto hacia el año 250. A la muerte de sus padres, cuando tenía dieciocho años, siguiendo la indicación del Evangelio sobre la distribución de las riquezas, repartió todos sus bienes entre los pobres y se retiró a la soledad de la región de Tebaida, en Egipto, donde llevó una vida ascética. Trabajó para reforzar la acción de la Iglesia, sostuvo a los confesores de la fe durante la persecución desencadenada bajo el emperador Diocleciano, apoyó a san Atanasio contra los arrianos y reunió a tantos discípulos que mereció ser considerado el fundador de la vida monástica. Entregó su alma a Dios el año 356.

• Tú que nos invitas a dejarlo todo y a seguirte. Señor, ten piedad.
• Tú que en el silencio del desierto nos haces oír tu voz. Cristo, ten piedad.
• Tú que nos llamas a vivir siempre en amistad contigo. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
que concediste a san Antonio, abad,
servirte en el desierto con una vida admirable,
concédenos, por su intercesión, que,
negándonos a nosotros mismos,
te amemos siempre y sobre todas las cosas.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Acudamos confiados ahora a Dios, nuestro Padre que quiere levantarnos de nuestra postración, y presentémosle nuestras plegarias.

1.- Por toda la Iglesia, por nuestra comunidad parroquial y todas las comunidades cristianas en el mundo. Roguemos al Señor.

2.- Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.

3.- Por nuestros gobernantes y por todos los que tiene responsabilidades en la sociedad. Roguemos al Señor.

4.- Por los enfermos que sufren parálisis y dependen para todo de los demás. Roguemos al Señor.

5.- Por nosotros, pobres pecadores, e indignos siervos de Dios. Roguemos al Señor.

Dios y Padre de misericordia, que enviaste a tu Hijo para sanar los corazones y los cuerpos enfermos, escucha nuestras oraciones y perdona con tu amor misericordioso todos nuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor,
los dones de nuestro servicio que presentamos sobre tu altar
en la conmemoración de san Antonio, abad,
y concédenos que,
libres de las ataduras terrenas,
seas tú nuestra única riqueza.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Mt 19, 21
Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres y luego ven y sígueme, dice el Señor.

Oración después de la comunión
SEÑOR, haz que,
 alimentados provechosamente con tus sacramentos,
superemos las asechanzas del enemigo,
como concediste a san Antonio obtener admirables victorias
sobre el poder de las tinieblas.
Por Jesucristo, nuestro Señor.