Liturgia – Martes IV de Tiempo Ordinario

MARTES DE LA IV SEMANA DE TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa de la feria (verde)

Misal: Cualquier formulario permitido, Prefacio común

Leccionario: Vol. III-par.

  • 2Sam 18, 9-10. 14b. 24-25a. 31 – 19, 3. ¡Hijo mío, Absalón! ¡Quién me diera haber muerto en tu lugar!
  • Sal 85. Inclina tu oído, Señor, escúchame.
  • Mc 5, 21-43. Contigo hablo, niña, levántate.

Antífona de entrada          Sal 105, 17
Sálvanos, Señor. Dios nuestro, reúnenos de entre los gentiles: daremos gracias a tu santo nombre y alabarte será nuestra gloria.

Monición de entrada y acto penitencial
Hoy vamos a ofrecer la Eucaristía de una forma muy especial por los religiosos, esos hombres y mujeres que, fieles a la llamada de Dios, se han consagrado por entero al Señor siguiendo los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia; para que perseveren en vivir plenamente su consagración bautismal mediante la práctica de estos consejos, y sigan siendo, desde su actividad en el mundo, o retirada en el claustro, un don divino que ha recibido la Iglesia. Comencemos pues la celebración de la Eucaristía poniéndonos en la presencia del Señor, y pidiéndole humildemente perdón por todos nuestros pecados.

• Tú que te has hecho pobre por amor. Señor, ten piedad.
• Tú que has obedecido en todo la voluntad del Padre. Cristo, ten piedad.
• Tú que has vivido castamente en el cuerpo y en el espíritu. Señor, ten piedad.

Oración colecta
OH, Dios,
que inspiras y realizas todo buen propósito,
dirige a tus hijos por el camino de la salvación eterna
y haz que cuantos se entregaron a ti,
abandonándolo todo, sigan a Cristo,
renuncien al mundo y te sirvan a ti
y a sus hermanos con espíritu de pobreza
y humildad de corazón.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Oremos, hermanos, al Dios y Padre de Jesucristo, médico de las almas y de los cuerpos, y pidámosle que tenga misericordia de nosotros.

1.- Para que Dios proteja y guíe a su Santa Iglesia. Roguemos al Señor.

2.- Para que Dios nos conceda los sacerdotes necesarios. Roguemos al Señor.

3.- Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.

4.- Para que auxilie a todos los que sufren enfermedad en el cuerpo o en el alma. Roguemos al Señor.

5.- Para que nos conforte a todos y nos conserve en su servicio. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, que por medio de tu Hijo nos das la salud y la vida, escucha nuestras plegarias y enséñanos a recibir todos tus favores como un don de tu gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
PRESENTAMOS, Señor,
estas ofrendas en tu altar
como signo de nuestro reconocimiento;
concédenos, al aceptarlas con bondad,
transformarlas en sacramento de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión          Cf. Sal 144, 15
Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tú les das la comida a su tiempo.

Oración después de la comunión
CONCEDE, Señor, a tus siervos,
unidos en tu amor y partícipes de un mismo pan,
animarse mutuamente unos a otros
en la práctica de la caridad y de las buenas obras,
para que puedan presentarse en todas partes
como verdaderos testigos de Cristo por su conducta santa.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.