Comentario Domingo II de Cuaresma

Oración preparatoria

Oh Dios Padre: con tu Hijo Jesús subimos al monte, subimos a ti a orar, escuchar tu Palabra sobre Él, conocer tu camino sobre cada uno de nosotros. Concédenos ver, como los tres discípulos, que Jesús es único por tu resplandor divino que lo transfigura; descubrir a Jesús como camino hacia Ti y hacia los demás a través de la Palabra de Moisés, de los profetas y de los evangelios; fiarnos de Él cuando “bajamos del monte”, de estar Contigo, y nos pide que le sigamos en los gozos y dificultades de la vida diaria.

 

Mt 17, 1-9

«1Y seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y los sube a una montaña alta apartada.

2Y fue transfigurado delante de ellos y alumbraba su rostro como el sol pero sus vestidos se volvieron blancos como la luz.

3Y he aquí que se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.
4Pero respondiendo Pedro dijo a Jesús: “Señor, es bueno estar nosotros aquí. Si quieres, haré aquí tres tiendas, una para ti y una para Moisés y una para Elías”.

5Aún estando hablando él, he aquí que una nube luminosa los cubrió, y he aquí una voz desde la nube diciendo: “Este es mi Hijo amado, en quien me he complacido. Escuchadlo”.

6Y al oírla, los discípulos cayeron de bruces y tuvieron mucho miedo.

7Y se acercó Jesús y, tocándolos, dijo: “Levantaos* y no tengáis miedo”.

8Pero, al alzar sus ojos, no vieron a nadie más que a Jesús solo.

9Y al bajar de la montaña, Jesús les mandó diciendo: “No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre sea resucitado* de entre los muertos”».

PALABRA DE DIOS

 

CONTEXTO

En Mt 16,21 encontramos un corte especial, como en 4,17, que marca una etapa decisiva en el evangelio de Mateo: “Desde entonces comenzó Jesús a…”. Si en 4,17, Jesús comenzaba a proclamar el evangelio, en 16,21 Jesús comienza a manifestar a los discípulos su destino de pasión, muerte y resurrección. Es el primero de los tres grandes anuncios de su destino. Como la reacción de Pedro es equivocada (cf. 16,22-23), Jesús alecciona a los discípulos sobre las condiciones para seguirle (cf. 16,24-28). Inmediatamente después viene nuestro texto. Tras él, una curación de Jesús que no la podían hacer los discípulos (17,14-21) y el segundo anuncio de la pasión, muerte y resurrección (17,22-23).

El sentido de este relato tiene que ver, pues, con el anuncio de la pasión (y el rechazo que provoca en los discípulos), de modo que el evangelista adelanta a este momento una imagen de la resurrección: el episodio de la transfiguración.

 

TEXTO

El texto evangélico recoge la primera parte de una perícopa más amplia, que llega hasta el v. 13. Al ser una primera parte “entera”, tiene una estructura muy bien diseñada. Es una estructura concéntrica, con elementos extremos relacionados básicamente en antítesis que “rodean” una afirmación central. Así, se corresponden la subida a la montaña (v. 1) y la bajada de la montaña (v. 9); el Jesús transfigurado en compañía de Moisés y Elías (vv. 2-3) y el Jesús solo, sin ellos (vv. 7-8); la intervención de Pedro (v. 4) y la reacción de los discípulos (v. 6). El centro lo forma la voz de Dios (v. 5), cosa que no ocurre en Mc y Lc, que está al final de sus relatos. Mateo hace de la audición, no de la visión como en Mc o Lc, la causa de la reacción de los discípulos. La perícopa retoma muchos elementos de Mt 16,13-23 (la confesión de fe de Pedro y el primer anuncio de la pasión) y se relaciona también profundamente con la historia de la pasión y la pascua relatadas por Mateo. Texto clave, pues, del evangelio mateano.

 

ELEMENTOS A DESTACAR

• Es muy importante para comprender bien el relato la indicación temporal del comienzo: “Seis días después”. ¿Seis días después de qué? Pues de la confesión de Pedro: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. Pero, justo después, Jesús se pone a decir cómo es ese mesianismo: no uno que triunfa mediante la fuerza o el poder, sino un mesianismo de servicio y de entrega hasta el extremo; el Mesías debe padecer mucho, morir y resucitar al tercer día. Seis días después del primer anuncio de la pasión, y después de estas palabras de Jesús: “Si alguno quiere venir detrás de mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga”. La Transfiguración tiene el sentido de adelantar la resurrección para que no nos asuste el proyecto completo de Jesús, para que no nos eche atrás en nuestro compromiso cristiano el sufrimiento por causa del Reino, para animarnos decididamente a dicho compromiso.

• Si el domingo pasado, el escenario principal era el desierto, hoy es una montaña alta, que también aparecía en la tercera tentación. Es un lugar de encuentro privilegiado con Dios (cf. Moisés en el Sinaí, Ex 24,12ss; Elías en el Horeb, 1Re 19,8ss). En Mateo hay además otra resonancia: el monte alto al que Satanás llevó a Jesús en las tentaciones (Mt 4,8). El episodio de hoy es una respuesta divina a aquel. De la misma manera que en aquel monte Jesús eligió la obediencia filial al Padre, aquí la voz del Padre lo va a proclamar su Hijo amado. Jesús, nuestro modelo y Señor.

 

Paso 1 Lectio: ¿Qué dice el texto? Atiende todos los detalles posibles. Imagina la escena. Destaca todos los elementos que llaman la atención o te son muy significativos. Disfruta de la lectura atenta. Toma nota de todo lo que adviertas.

Paso 2 Meditatio: ¿Qué me dice Dios a través del texto? Atiende a tu interior. A las mociones (movimientos) y emociones que sientes. ¿Algún aspecto te parece dirigido por Dios a tu persona, a tu situación, a alguna de tus dimensiones?

Paso 3 Oratio: ¿Qué le dices a Dios gracias a este texto? ¿Qué te mueve a decirle? ¿Peticiones, alabanza, acción de gracias, perdón, ayuda, entusiasmo, compromiso? Habla con Dios…

Paso 4 Actio: ¿A qué te compromete el texto? ¿Qué ha movido la oración en tu interior? ¿Qué enseñanza encuentras? ¿Cómo hacer efectiva esa enseñanza?