Martirologio 30 de marzo

ELOGIOS DEL 30 DE MARZO

1.- Si la lectura tiene lugar dentro de la Liturgia de las Hojas se hace después de la oración conclusiva de Laudes o cualquiera de las horas menores.

El lector comienza inmediatamente por la mención del día.*

2.- Si la lectura no tiene lugar dentro de la Liturgia de las Hojas, reunida la asamblea, bien en el coro, bien en capítulo o bien en la mesa, el lector comienza inmediatamente por la mención del día.*

Los elogios de los santos de cualquier día han de leerse siempre el día precedente.

*El lector hace la mención del día:

Día 30 de marzo

Lectura de los elogios del día

Los elogios de los santos o beatos indicados con asterisco se leen solamente en las diócesis o en las familias religiosas a las que ha sido concedido el culto de ese santo o beato. 

1. En Asti, en la región Transpadana, actualmente Italia, san Segundo, mártir. (s. inc)

2. En Tesalónica, ciudad de Macedonia, en la actual Gracia, san Domnino, mártir. (s. IV)

3. En Senlis, en la Galia Lugdunense, hoy Francia, san Régulo, obispo. (s. IV)

4. Conmemoración de muchos santos mártires, que en Constantinopla, en tiempo del emperador Constancio, por orden del obispo arriano Macedonio fueron desterrados o torturados con toda clase de suplicios. (s. IV)

5. En el monte Sinaí, en Egipto, san Juan, abad, que compuso la célebre obra Escala del Paraíso, para la instrucción de los monjes, en la que señalaba el camino del progreso espiritual a modo de una ascensión por treinta peldaños hacia Dios, debido a lo cual recibió el sobrenombre de “Clímaco”. (649)

6. En Siracusa, ciudad de la región italiana de Sicilia, san Zósimo, obispo, que primero, fue humilde custodio del sepulcro de santa Lucía y después, abad del monasterio de esta población. (c. 600)

7*. En Coventry, en Inglaterra, santa Osburga, primera abadesa del monasterio de este lugar. (c. 1018)

8. Cerca de Aquino, en la región del Lacio, san Clino, abad del monasterio de san Pietro della Foresta. (d. 1030)

9. En Aguilera, en el reino de Castilla, san Pedro de Valladolid Regalado, presbítero de la Orden de Hermanos Menores, que, insigne por su humildad y el rigor de la penitencia, construyó dos cenobios, en los que debían vivir doce hermanos en total soledad. (1456)

10*. En Vercelli, ciudad del Piamonte, en Italia, beato Amadeo IX, duque de Saboya, que durante su gobierno fomentó por todos los medios la paz y, con su ayuda y celo, sostuvo las causas de los pobres, las viudas y los huérfanos. (1472)

11. En la aldea de Su-Ryong, en Corea, santos mártires Antonio Daveluy, obispo, Pedro Aumaître, Martín Lucas Huin, presbíteros, y José Chang Chu-gi, Tomás Son Cha-son y Lucas Hwang Sok-tu, catequistas, que por su fe en Cristo murieron decapitados. (1866)

12*. En Nápoles, en Italia, beato Luis (Arcángel) Palmentieri de Casoria, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que, impulsado con el ardor de la caridad hacia los pobres de Cristo, instituyó dos congregaciones, a saber, los Hermanos de la Caridad y las Hermanas Franciscanas de Santa Isabel. (1885)

13. En Turín, también en Italia, san Leonardo Murialdo, presbítero, que fundó la Congregación de San José, para educar en la fe y la caridad cristianas a los niños abandonados. (1900)

14. En la aldea de San Julián, en el territorio de Guadalajara, en México, san Julio Álvarez, presbítero y mártir, que en la cruel persecución contra la religión atestiguó con su sangre su fidelidad a Cristo. (1927)

15*. Cerca de Viena, en Austria, beata María Restituta (Helena) Kafka, virgen, de la Congregación de las Hermanas Franciscanas de la Caridad Cristiana y mártir, la cual, originaria de Morovia,  ejerció el servicio de enfermera en un hospital y, detenida en tiempo de guerra por los enemigos de la fe, murió decapitada. (1943)

El lector concluye diciendo:

Es preciosa a los ojos del Señor.

R./ La muerte de sus santos.

Si la lectura se hace en una hora menor se concluye ahora diciendo “Bendigamos al Señor” y su respuesta acostumbrada o con la conclusión que se encuentra más adelante.

Si la lectura se hace en Laudes o fuera de la Liturgia de las Horas se continúa como se recoge a continuación.

Lectura breve           Is 55, 6-7

Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras esté cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad, a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Palabra de Dios

R./ Te alabamos, Señor.

Oración

V/. Santa María y todos los santos intercedan por nosotros ante el Señor, para que obtengamos de él ayuda y salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R./ Amén.

Conclusión

V./ El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Por la misericordia de Dios las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz.

R./ Amén.

V./ Podéis ir en paz.

R./ Demos gracias a Dios.