La misa del domingo: misa con niños

Domingo III de Pascua. Ciclo A
26 de abril 2020
“JESÚS CAMINA A NUESTRO LADO”

MONICIÓN DE ENTRADA:

Según el relato evangélico, el Resucitado se hace el encontradizo con los discípulos que huyen por miedo de Jerusalén. Los dos discípulos poseen aparentemente todos los elementos necesarios para creer: conocen los escritos del Antiguo Testamento, el mensaje de Jesús, su actuación y su muerte en cruz; han escuchado también el mensaje de la resurrección. Pero les cuesta aceptarlo. Hoy, también el mismo Señor es nuestro compañero de camino, nos explica las Escrituras y permanece con nosotros al partir y compartir el pan.

CANCIÓN DE ENTRADA

Dios está aquí.
Tan cierto como el aire que respiro.
Tan cierto como la mañana se levanta.
Tan cierto como que este canto lo puedes oír.

Lo puedes oír; moviéndose entre los que pasan.
Lo puedes oír; cantando con nosotros aquí.
Lo puedes llevar; cuando por esa puerta salgas.
Lo puedes guardar; muy dentro de tu corazón

ACTO PENITENCIAL

  • Tú que siempre nos perdonas porque nos quieres mucho, tú que siempre nos perdonas. Señor ten piedad.
  • Tú que siempre nos escuchas, porque nos quieres mucho, tú que siempre nos escuchas. Cristo ten piedad.
  • Tú que siempre nos ayudas, porque nos quieres mucho, tú que siempre nos ayudas. Señor ten Piedad.

ORACIÓN COLECTA

Padre bueno del cielo, estamos muy felices, porque Jesús está vivo en medio nuestro en su Palabra y en su Cuerpo y Sangre. Te pedimos que podamos compartirlos siempre. Él que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. No era posible que la muerte tuviera dominio sobre Él

SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA

• Diálogo con los chicos ¿Qué palabras descubrimos hace un rato? Escuchar las respuestas… TRISTES – CAMINA – PALABRA – REÚNE – RESUCITÓ.

• Tomar las palabras y reconstruir el Evangelio En este domingo, Jesús resucitado se aparece a dos discípulos, que estaban tristes porque su Señor había muerto. Jesús camina con ellos y les explica todo lo que sucedió desde la Palabra. Cuando llegaban al pueblo adonde iban, los discípulos le piden que se quede con ellos. Jesús permanece con ellos y se reúne entorno a la mesa; tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se los dio. En ese momento lo reconocen. Regresan y cuentan a los Apóstoles que Jesús ¡Resucitó!

• Jesús, como un viajero más, se acerca al camino de los dos discípulos. Ellos no son capaces de reconocerlo, porque están cerrados, desilusionados, tristes y ofuscados en sus pensamientos.

• Los dos discípulos eran personas buenas, pero no habían entendido la misión que tenía Jesús, que era entregarse por amor para salvarnos.

• Lo mismo que hizo con los dos hombres, lo hace con cada uno de nosotros. También nosotros muchas veces no lo vemos, ni lo reconocemos, pero Él camina junto a nosotros y con nosotros, y nos escucha y nos habla al corazón.

• Jesús, también nos escucha, nos conoce y nos da a conocer el sueño que tiene para cada uno de nosotros. Para conocerlo es necesario hacer un poco de silencio, poner atención y ser constantes en la escucha.

• Jesús en cada Eucaristía, nos reúne para alimentarnos con su Pan de Vida.

• Los dos discípulos, después de encontrarse con Jesús resucitado y de experimentar el ardor en el corazón, dejan todo y parten en medio de la noche de vuelta a Jerusalén. Vuelven al lugar de la crucifixión, ya sin miedo y con esperanza. La cruz se convirtió para ellos en signo de Vida Nueva. Cuando se encuentran con los demás discípulos les anuncian lo que habían visto ¡Jesús Resucitó!

ORACIÓN DE LOS FIELES

A cada intención respondemos: JESÚS, QUÉDATE CON NOSOTROS…

1- Señor, para que tu Iglesia sea un lugar de diálogo y misericordia. Oremos

2- Señor, para que todos los trabajadores vivan dignamente. Oremos

3- Señor, para que seamos solidarios con los más pobres y débiles. Oremos

4- Señor, para ser fuertes y enfrentar la vida con alegría. Oremos

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Junto con el pan y el vino te ofrecemos Señor nuestros ojos y nuestro corazón para que puedan reconocerte caminando a nuestro lado. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias Señor, porque la resurrección de Jesús ilumina nuestros corazones para que compartiendo con todos tu Palabra y el Pan de tu Cuerpo podamos anunciarte a todos. Él que vive y reina por los siglos de los siglos.