Liturgia – Martes III de Pascua

MARTES DE LA III SEMANA DE PASCUA, feria o SAN PEDRO CHANEL, presbítero y mártir, memoria libre o SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT, presbítero, memoria libre

Misa de la feria (blanco)

Misal: Para la feria antífonas y oraciones propias / para la memoria de san Pedro Chanel: 1ª oración propia y el resto del común de mártires (para un mártir en Tiempo de Pascua) o de pastores (para misioneros), o de la feria / para la memoria de san Luis Mª Grignion: 1ª oración propia y el resto del común de pastores (para un pastor) o de la feria; Prefacio Pascual o de la memoria.

Leccionario: Vol. II

  • Hch 7, 51 – 8, 1a. Señor Jesús, recibe mi espíritu.
  • Sal 30.A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu.
  • Jn 6, 30-35.No fue Moisés, sino que es mi Padre el que da el verdadero pan del cielo.

Antífona de entrada             Cf. Ap 19, 5; 12, 10
Alabad a nuestro Dios todos los que lo teméis, pequeños y grandes, porque ha establecido la salvación y el poder y la potestad de su Cristo. Aleluya. 

Monición de entrada y acto penitencial
El tiempo de Pascua en el que nos encontramos, nos invita en cada Eucaristía a alabar a nuestro Dios, a que lo alabemos todos sus siervos, y los que le temen, pequeños y grandes, porque ya llega la victoria, el poder y el reinado de su Mesías. Comencemos por tanto esta celebración recordando, por medio de la aspersión con el agua bendita, nuestro Bautismo; el primer paso que dimos para acercarnos a Jesucristo y en el camino de la fe.

(Aspersión con el agua bendita, bien desde el presbiterio, o por el templo)

Que Dios todopoderoso nos purifique del pecado y, por la celebración de esta Eucaristía, nos haga dignos de participar del banquete de su Reino.

Oración colecta
OH, Dios, que abres la puerta de tu reino
a los que han renacido del agua y del Espíritu,
acrecienta en tus siervos la gracia que les has dado,
para que, limpios de sus pecados,
no se vean, por tu bondad, privados de tus promesas.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles
Rey de la gloria, que, muriendo, destruyó nuestra muerte, y, resucitando, restauró la vida, pidámosle, hermanos, que escuche la oración de su Iglesia.

1.- Para que el Salvador del mundo libre de todo mal a la Iglesia, redimida con su cruz y su resurrección. Roguemos al Señor.

2.- Para que el Rey de cielos y tierra suscite abundantes vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa, que vivan únicamente para anunciar el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

3.- Para que la paz de Cristo se extienda a todas las naciones y todos los hombres participen de ella. Roguemos al Señor.

4.- Para que el Señor Jesucristo se acuerde en su reino de lo pobres y de los afligidos, de los enfermos y de los moribundos, y de los que sufren por cualquier causa. Roguemos al Señor.

5.- Para que el Salvador del mundo nos libre de todo mal, pues nos redimió con su pasión y resurrección. Roguemos al Señor.

Señor Jesucristo, que nos alegras con la solemnidad de tu resurrección, escucha las oraciones de tu pueblo y concede a cuantos te imploran alcanzar lo que santamente desean. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, las ofrendas de tu Iglesia exultante,
y a quien diste motivo de tanto gozo
concédele disfrutar de la alegría eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio pascual

Antífona de comunión          Rom 6, 8
Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él. Aleluya.

Oración después de la comunión
MIRA, Señor, con bondad a tu pueblo,
y, ya que has querido renovarlo
con estos sacramentos de vida eterna,
concédele llegar a la incorruptible resurrección
de la carne que habrá de ser glorificada.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo
Te pedimos, Señor,

que vengas en ayuda del pueblo fiel,
y en tu bondad sostengas la humana fragilidad,
para que, entregada a ti con sincero corazón,
goce de los auxilios de la vida presente y de la futura.
Por Jesucristo, nuestro Señor.