Martirologio 28 de abril

ELOGIOS DEL 28 DE ABRIL

1.- Si la lectura tiene lugar dentro de la Liturgia de las Hojas se hace después de la oración conclusiva de Laudes o cualquiera de las horas menores.

El lector comienza inmediatamente por la mención del día.*

2.- Si la lectura no tiene lugar dentro de la Liturgia de las Hojas, reunida la asamblea, bien en el coro, bien en capítulo o bien en la mesa, el lector comienza inmediatamente por la mención del día.*

Los elogios de los santos de cualquier día han de leerse siempre el día precedente.

*El lector hace la mención del día:

Día 28 de abril

Lectura de los elogios del día

Los elogios de los santos o beatos indicados con asterisco se leen solamente en las diócesis o en las familias religiosas a las que ha sido concedido el culto de ese santo o beato. 

1. San Pedro Chanel, presbítero de la Sociedad de María y mártir, que dedicó su ministerio a atender a campesinos y niños, pero enviado después con algunos compañeros a evangelizar Oceanía occidental, llegó a la isla francesa de Futuna, donde no había aún comunidad cristiana, y a pesar de las muchas dificultades que encontró, con su singular mansedumbre convirtió a algunos a la fe, entre los cuales estaba el hijo del rey del lugar, el cual, furioso, lo mandó matar, convirtiéndole en el primer mártir de Oceanía. (1716)

2. San Luis María Grignion de Montfort, presbítero, que evangelizó las regiones occidentales de Francia, anunciando el misterio de la Sabiduría Eterna, y fundó dos congregaciones. Predicó y escribió acerca de la Cruz de Cristo y de la verdadera devoción hacia la Santísima Virgen, y, después de convertir a muchos, descansó de su peregrinación terrena en la aldea francesa de Saint-Laurent-sur-Sèvre. (1841)

3. En Béziers, en la Galia Narbonense, actualmente Francia, san Afrodisio, considerado como el primer obispo de esta sede. (s. inc.)

4. En Nicomedia, en la actual Turquía, santos Eusebio, Catalampo y compañeros, mártires. (s. inc.)

5. En la ciudad de Rávena, en la actual región italiana de Emilia-Romaña, conmemoración de san Vital. En este día, según la tradición, fue dedicada a Dios la celebre basílica de esta ciudad, en la cual, por haber defendido tenazmente la fe, este santo es venerado desde tiempo inmemorial junto a los santos mártires Valeria, Gervasio, Protasio y Ursicio. (s. inc.)

6. En Silastra, en Mesia, hoy Bulgaria, santos Máximo, Dadas y Quintiliano, mártires en la persecución desencadenada por el emperador Diocleciano. (s. IV inc.)

7. En Tarazona, en la Hispania Tarraconense, san Prudencio de Armentia, obispo. (861)

8. En Sulmona, en la región de los Abruzos, en la actual Italia, sepultura de san Pánfilo, obispo de Corfinio. (c. 700)

9*. En Poggibonsi, en la región también italiana de Toscana, beato Luquesio, que, primero ávido de riquezas, al convertirse vistió el hábito de la Tercera Orden Regular de la Penitencia de San Francisco, vendió todos sus bienes, los repartió entre los pobres y sirvió a Dios y al prójimo con espíritu evangélico, humildad y pobreza. (1260)

10*. En la aldea de Saint-Laurent-sur-Sèvre, en Francia, beata María Luisa de Jesús Trichet, que vistió el hábito religioso como primer miembro de la Congregación de Hijas de la Sabiduría, que dirigió con suma prudencia. (1759)

11. En la ciudad de Ninh-Binh, en Tonkín, hoy Vietnam, santos mártires Pablo Pham Khac Khoan, presbítero, y Juan Bautista Dinh Van Thanh y Pedro Nguyen Van Hieu, catequistas, los cuales, después de pasar tres años encarcelados y torturados para que renegasen de la fe cristiana, finalmente, bajo el emperador Minh Mang, consumaron su martirio al ser decapitados. (1840)

12*. En el campo de concentración de Mauthausen en Austria, beato José Cebula, presbítero de la Congregación de Misioneros Oblatos de María Inmaculada y mártir, que, de nacionalidad polaca, en tiempo de guerra, fue llevado a esa cárcel por quienes odiaban la fe y sometido a crueles tormentos hasta la muerte. (1941)

13. En Magenta, localidad cercana a Milán, en Italia, beata Juana Beretta Molla, madre de familia, que, esperando un hijo, no dudó en anteponer con amor la vida de la criatura a la suya propia. (1962)

El lector concluye diciendo:

Es preciosa a los ojos del Señor.

R./ La muerte de sus santos.

Si la lectura se hace en una hora menor se concluye ahora diciendo “Bendigamos al Señor” y su respuesta acostumbrada o con la conclusión que se encuentra más adelante.

Si la lectura se hace en Laudes o fuera de la Liturgia de las Horas se continúa como se recoge a continuación.

Lectura breve           Is 55, 6-7

Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras esté cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad, a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Palabra de Dios

R./ Te alabamos, Señor.

Oración

V/. Santa María y todos los santos intercedan por nosotros ante el Señor, para que obtengamos de él ayuda y salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R./ Amén.

Conclusión

V./ El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Por la misericordia de Dios las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz.

R./ Amén.

V./ Podéis ir en paz.

R./ Demos gracias a Dios.