Yo soy la puerta de las ovejas

«Os aseguro que el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino saltando por otra parte, es un ladrón y un salteador. Pero el que entra por la puerta es el pastor de las ovejas. El guarda le abre la puerta y las ovejas reconocen su voz; él llama a sus ovejas por sus nombres y las saca fuera. Y cuando ha sacado todas sus ovejas, va delante de ellas, y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les puso esta semejanza, pero ellos no entendieron qué quería decir.

Por eso Jesús se lo explicó así: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y salteadores, pero las ovejas no les hicieron caso. Yo soy la puerta; el que entra por mí se salvará; entrará y saldrá y encontrará pastos. El ladrón sólo entra para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante. 

Juan 10, 1-10

PARA MEDITAR

Yo soy la puerta, nos dice Jesús. Jesús nos deja muy claro que él es la puerta para conocer a Dios y ser su amigo. No hay atajos para llegar a Dios. Jesús es el camino. Hay veces que los que somos creyentes nos olvidamos que Jesús es la puerta. Y hay mucha gente que no reconoce a Jesús como la puerta, como alguien que les puede ayudar en sus vidas. Nosotros podemos hacer muchas cosas porque otras personas se puedan acercar a conocer a Jesús, que es la puerta para conocer la fe, para conocer a Dios.

PARA HACER VIDA EL EVANGELIO

  • Cuenta una situación de tu vida en la que Jesús ha sido muy importante para ti.
  • ¿En qué puede ayudar Jesús a las personas que lo están pasando mal? ¿Cómo les podemos ayudar nosotros a que descubran a Jesús?
  • Escribe un compromiso para que esta semana puedas conocer un poco más a Jesús.

 

ORACIÓN

Tú nos invitas a no andar preocupados,
pues cada día tiene bastante con su propio trajín;
Tú nos recuerdas que los lirios del campo
no se preocupan por su vestuario…
y ni Versace les habría diseñado un traje más bello
Tú nos entusiasmas con la construcción
de tu Reino,
con esas relaciones nuevas y fraternas
que cambiarían el mundo
y todos saldríamos ganando.
Tú nos animas a vivir una vida plena,
a salir de la mediocridad,
porque Tú has venido para que tengamos Vida en abundancia.
Tú eres todo para nosotros, la razón de nuestra existencia,
la brújula de nuestro viaje, la linterna
que ilumina el camino,
la puerta que nos lleva al encuentro con el Padre.
No es posible, Señor, que alguien viva
sin disfrutarte,
no dejes que ninguna oveja se escape sin tu Amor.