Oración de los fieles – Domingo XX de Tiempo Ordinario

Padre, nuestra fe no es tan grande como la de aquella cananea, pero aún así te pedimos que escuches nuestras súplicas. Repetimos:

R.- SEÑOR, TEN COMPASIÓN DE NOSOTROS.

1. – Por el Papa, los obispos y sacerdotes, para que sean fieles trasmisores de tu misericordia.

OREMOS

2. – Te pedimos Señor por todos los extranjeros para que tu revelación llegue a ellos y puedan entrar en tu monte santo.

OREMOS

3. – Por todos los pobres y desahuciados de la sociedad para que tu cuidado y compasión les llegue a través de la Iglesia.

OREMOS

4. – Por aquellos que, fuera de la Iglesia, viven según la guía de su corazón, para que como dice la primera lectura también disfruten de la alegría de la salvación.

OREMOS

5. – Por todos los que como aquella mujer sufren la enfermedad en su familia, para que la ayuda del Señor llegue pronto en forma de salud para los enfermos.

OREMOS

6. – Por todos nosotros para que descubramos aquellas personas cuya fe nos supera, aunque no sean “ovejas de Israel”.

OREMOS

Padre atiende nuestras plegarias y escucha también el grito de todo aquel que sufre. Por Jesucristo nuestro Señor.

Amen.


Pedimos al Señor que por su inmensa misericordia nos conceda la gracia de escuchar las peticiones que traemos hoy a su presencia.

R. – DANOS, SEÑOR, LA ESPERANZA Y LA PAZ.

1. – Para que la Iglesia, pueblo santo de Dios, viva en unidad, justicia, paz y amor, acogiendo a todos en sus necesidades.

OREMOS

2. – Por el Papa, los obispos, los presbíteros, los diáconos y todos los que tienen responsabilidades en la Iglesia; para que vean en ello una tarea de servicio a todos los hombres y mujeres del mundo.

OREMOS

3. – Para que el Señor infunda fortaleza a todos los que sufren en el cuerpo o en el alma, y les ayude en su recuperación.

OREMOS

3. – Para que llegue a todos los pueblos la paz y la justicia de manera que se vayan destruyendo tantas desigualdades.

OREMOS

4. – Te pedimos por todos los maltratados, los que andan perdidos, los que encuentran cerradas todas las puertas; para que el Señor los conforte con su cercanía y su amor.

OREMOS

5. – Para que Cristo, el mayor testigo de la paz, conceda a todas las familias, los pueblos, las naciones, vivir en armonía, en concordia, en entendimiento y les conceda la gracia del perdón y la reconciliación.

OREMOS

6. – Por todos los que estamos aquí para que el Señor nos ayude a aceptar con amor tantas situaciones adversas como nos llegan y nos dé su gracia para que las vivamos en aceptación y alegría.

OREMOS

Te damos gracias, Padre, porque sabemos que Tú nunca desoyes las peticiones que tus hijos te presentan con fe.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.