Para la catequesis – Domingo XX de Tiempo Ordinario

XX Domingo de Tiempo Ordinario
16 de agosto 2020

Isaías 56, 1. 6-7; Salmo 66, 2-3. 5. 6 y 8; Romanos 11, 13-15. 29-32; Mateo 15, 21-28

Jesús cura la hija de la mujer cananea.

En aquel tiempo, Jesús se retiró a la comarca de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea le salió al encuentro y se puso a gritar: “Señor, hijo de David, ten compasión de mí. Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio”. Jesús no le contestó una sola palabra; pero los discípulos se acercaron y le rogaban: “Atiéndela, porque viene gritando detrás de nosotros”. Él les contestó: “Yo no he sido enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel”. Ella se acercó entonces a Jesús y postrada ante él, le dijo: “¡Señor, ayúdame!” Él le respondió: “No está bien quitarles el pan a los hijos para echárselo a los perritos”. Pero ella replicó: “Es cierto, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Entonces Jesús le respondió:“Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas”. Y en aquel mismo instante quedó curada su hija.

Reflexión

Una mujer de Caná le ruega a Jesús que cure a su hija. Los cananeos y los judíos se odiaban. Jesús la ignora, pero los discípulos también le ruegan para que ella deje de gritar. ¿Cómo responde Jesús? Jesús primero se niega diciendo que Él vino para las ovejas descarriadas de Israel solamente. Le dice a la mujer que no está bien darle el pan de los hijos a los perritos. ¿Esto suena como algo que Jesús, el Dios de Amor, le diría a alguien? No, Él quiere enseñarnos algo. ¿Qué contesta la mujer? “Es cierto, Señor; pero también los perritos se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”. ¿Qué demuestra la mujer con esta respuesta? Demuestra mucha humildad, perseverancia, y fe en Jesús. ¿Qué le contesta Jesús? “Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas” y curó a su hija. ¿Por qué creen que Jesús primero negó curarle la hija tan despectivamente? Jesús quería enseñarle a los apóstoles y a nosotros que lo importante es tener mucha humildad, perseverancia, y fe cuando oramos; y que Él vino para todos no solo por los judíos.

Actividad

En la siguiente página, colorear a Jesús con la mujer cananea. En la otra página leer oración y poner un circulo alrededor de H si refleja una actitud humilde u O si refleja una actitud Orgullosa.

Oración

Jesús, Tu eres mi Dios; Tu todo lo puedes. Ayúdame a crecer en humildad. Ayúdame a crecer en fe. Ayúdame a perseverar en la oración. Amen.